El ‘evo­lis­mo’ y los don­jua­nes

El Mundo - - OPINIÓN - POR LUIS MI­GUEL FUEN­TES

A SE­RRAT, ve­ne­ra­ble y al­go bu­da, no lo pu­so Évo­le de sim­ple ‘te­lo­ne­ro’ de Mas y ZP. No eran tan im­por­tan­tes los pre­si­den­tes, que re­cor­da­ban a un pi­que re­tro-cu­tre de Epi y Ro­may, co­mo su po­si­ción an­te Se­rrat, ca­ta­lán de azu­le­jo, vie­jo y bueno co­mo un mé­di­co vie­jo y bueno, y ya un po­co abue­lo con ‘es­pe­tec’ de la nos­tal­gia. Mas y ZP, dos es­fin­ges, re­pre­sen­ta­ban la eter­ni­dad de pos­tu­ras irre­con­ci­lia­bles: el so­be­ra­nis­mo mo­sai­co y el cons­ti­tu­cio­na­lis­mo fa­raó­ni­co pe­leán­do­se con ar­gu­men­tos cien­tí­fi­cos, geo­grá­fi­cos, mo­ra­les, his­tó­ri­cos, co­mo dos avia­do­res. Pe­ro Se­rrat era el sa­bio equi­li­brio, la sín­te­sis ama­ble, emo­ti­va y pan­tu­fla. O sea, el ‘evo­lis­mo’: No soy in­de­pen­den­tis­ta pe­ro la ley no se pue­de apli­car en Ca­ta­lu­ña sin com­pla­cer nues­tra de­li­ca­da sen­ti­men­ta­li­dad. Por eso Évo­le le hi­zo a Se­rrat el test del equi­li­bris­ta: so­bre el 155, los po­lí­ti­cos en­car­ce­la­dos («in­jus­ta­men­te») y las car­gas del 1-O, y que hay que con­tes­tar con es­cán­da­lo, preo­cu­pa­ción y do­lor.

ZP, con su son­ri­sa de ca­la­ba­za dul­ce, es ca­si tan culpable de lo que ha pa­sa­do co­mo Mas, pe­ro de­fen­dió la ley (aun­que no tan bri­llan­te­men­te co­mo Mar­ga­llo en ‘Al Ro­jo Vi­vo’, de­jan­do a Ig­na­cio Es­co­lar al ni­vel de un im­pre­sor de ca­mi­se­tas o un ‘ska­ter’ con ‘lo­ro’). Ar­tur Mas di­jo que con la en­mien­da a su Es­ta­tut el TC los «ex­pul­só de la Cons­ti­tu­ción» (la ley, que no en­tien­de a los de­lin­cuen­tes, les obli­ga así a de­lin­quir), y que si­gue sien­do in­de­pen­den­tis­ta por­que no ve «pro­yec­to al­ter­na­ti­vo» pa­ra el fu­tu­ro de Ca­ta­lu­ña. ¿Y pa­ra los ex­tre­me­ños con tre­nes de car­bo­ni­lla? Cuán­to can­sa su egoís­mo nar­ci­sis­ta.

Pe­ro fue Cris­ti­na Pardo la que, bri­llan­te y lú­gu­bre­men­te, nos lle­vó al ori­gen de to­do: la hui­da an­te el ‘tres per cent’ y el tin­gla­do de los Pu­jol. Con tino, ‘Ma­las com­pa­ñías’ mu­si­ca­ba aque­lla pri­me­ra acu­sa­ción de Ma­ra­gall con la ober­tu­ra de Don Gio­van­ni. El tí­tu­lo com­ple­to del dra­ma jo­co­so de Mo­zart es ‘Il dis­so­lu­to pu­ni­to, os­sia il Don Gio­van­ni’. Ve­re­mos si los di­so­lu­tos ter­mi­nan cas­ti­ga­dos, aun­que no los tra­gue el in­fierno co­mo en la ópe­ra. De mo­men­to, se pre­pa­ran dá­di­vas y pre­mios pa­ra su jus­to con­sue­lo. Si el ‘evo­lis­mo’ se ilus­tra­ba con vie­jos ga­llos o te­le­ñe­cos, Ice­ta nos de­mos­tra­ba con Ana Pas­tor y Ber­tín Os­bor­ne que él es el ver­da­de­ro neo­pu­jo­lis­mo, con sus «puen­tes» y su «re­con­ci­lia­ción». El te­lón que siem­pre bus­ca­ron es­tos don­jua­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.