El juez impu­ta a man­dos de los Mos­sos por su pa­si­vi­dad el 1-O

Un juz­ga­do de Sa­ba­dell ci­ta a sub­ins­pec­to­res, ins­pec­to­res y co­mi­sa­rios por de­ne­gar au­xi­lio a agen­tes, que pi­die­ron «re­fuer­zos» va­rias ve­ces

El Mundo - - PORTADA - ES­TE­BAN URREIZTIETA

El Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 2 de Sa­ba­dell ha or­de­na­do a la di­rec­ción de los Mos­sos d’Es­qua­dra que iden­ti­fi­que en un pla­zo de cin­co días a los «ins­pec­to­res, sub­ins­pec­to­res y co­mi­sa­rios» que es­ta­ban en las sa­las re­gio­na­les du­ran­te la jor­na­da del 1-O para ci­tar­los como impu­tados por un de­li­to de desobe­dien­cia a la au­to­ri­dad ju­di­cial.

La de­ci­sión la adop­ta des­pués de to­mar de­cla­ra­ción a nu­me­ro­sos agen­tes que han re­ve­la­do que pi­die­ron «ins­truc­cio­nes y re­fuer­zos» a sus su­pe­rio­res sin re­ci­bir res­pues­ta al­gu­na.

«Co­mu­ni­ca­mos cin­co ve­ces du­ran­te el día y nos con­tes­ta­ron ‘re­ci­bi­do’ sin más in­di­ca­cio­nes», se­ña­la­ron los agen­tes en sus de­cla­ra­cio­nes. «Las de­ci­sio­nes so­bre el te­rreno las to­ma­mos no­so­tros al com­pro­bar que los man­dos no nos con­tes­ta­ban». Uno de ellos ha ex­pli­ca­do que «la fal­ta ab­so­lu­ta de me­dios» lle­gó al ex­tre­mo de que tu­vie­ron que pre­cin­tar un co­le­gio don­de se iba a vo­tar de ma­ne­ra ile­gal en el re­fe­rén­dum ile­gal «con una pe­ga­ti­na».

«Co­mu­ni­ca­mos cin­co ve­ces y nos con­tes­ta­ron ‘re­ci­bi­do’, sin más»

El Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 2 de Sa­ba­dell ha co­men­za­do a impu­tar a ins­pec­to­res, sub­ins­pec­to­res y co­mi­sa­rios de los Mos­sos d’Es­qua­dra por per­mi­tir el re­fe­rén­dum ile­gal del pa­sa­do 1 de oc­tu­bre. El ma­gis­tra­do ha or­de­na­do a la ac­tual di­rec­ción del Cuer­po iden­ti­fi­car «en un pla­zo má­xi­mo de cin­co días» a los res­pon­sa­bles de algunas de las de­no­mi­na­das Sa­las Re­gio­na­les del Cuer­po que se en­car­ga­ron de trans­mi­tir las ór­de­nes ope­ra­ti­vas a los agen­tes des­ple­ga­dos en los pun­tos de vo­ta­ción.

A to­dos ellos les em­pla­za­rá para que de­cla­ren de in­me­dia­to acu­sa­dos de un de­li­to de «desobe­dien­cia a la au­to­ri­dad ju­di­cial». Al mis­mo tiem­po, tam­bién ha otor­ga­do el mis­mo pla­zo de cin­co días al cuer­po de Mos­sos d’Es­qua­dra «para que re­mi­tan al juz­ga­do co­pia de las ins­truc­cio­nes que por es­cri­to se hu­bie­ran en­tre­ga­do a los agen­tes».

La de­ci­sión del juez tie­ne lugar des­pués de to­mar de­cla­ra­ción du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas a nu­me­ro­sos po­li­cías au­to­nó­mi­cos re­par­ti­dos en los co­le­gios elec­to­ra­les de la zo­na. To­dos ellos han des­ve­la­do, tal y como ade­lan­tó EL MUN­DO, que se pu­sie­ron en con­tac­to sin éxi­to con sus res­pon­sa­bles a lo lar­go de la jor­na­da a tra­vés de la emisora. En di­chas co­mu­ni­ca­cio­nes so­li­ci­ta­ron, una y otra vez, «ins­truc­cio­nes y re­fuer­zos» y re­ci­bie­ron la ca­lla­da por res­pues­ta.

Es­te pe­rió­di­co ha te­ni­do ac­ce­so a nue­vos tes­ti­mo­nios, cu­yo con­te­ni­do se re­pi­te de ma­ne­ra cons­tan­te. Se­gún los agen­tes in­te­rro­ga­dos, los man­dos no les die­ron in­di­ca­ción al­gu­na du­ran­te los

brie­fings ma­ti­na­les «ni de re­qui­sar ur­nas, ni de dón­de en­tre­gar­las, ni de pre­cin­tar los co­le­gios elec­to­ra­les». Úni­ca­men­te, pre­ci­san, se li­mi­ta­ron a «prohi­bir­les» el uso de la fuer­za para «ga­ran­ti­zar la paz so­cial». «Se re­mar­có que no se hi­cie­se uso de la de­fen­sa para no pro­vo­car si­tua­cio­nes que al­te­ra­sen la paz so­cial». Sub­ra­yan­do que la uti­li­za­ción de la mis­ma só­lo de­bía pro­du­cir­se en «si­tua­cio­nes lí­mi­te».

Asi­mis­mo, han ex­pli­ca­do que en nin­gún mo­men­to les fue no­ti­fi­ca­do por par­te de sus su­pe­rio­res, en aque­llas reunio­nes, el au­to del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ca­ta­lu­ña (TSJC) im­pi­dien­do la con­sul­ta ile­gal del 1-O. «Tam­po­co se nos le­yó ni se nos dio co­pia», agre­gan.

Una vez so­bre el te­rreno, los mos­sos re­la­tan que se en­con­tra­ron con con­cen­tra­cio­nes de de­ce­nas de per­so­nas que se ne­ga­ban a iden­ti­fi­car a los res­pon­sa­bles de las vo­ta­cio­nes y que les prohi­bían el ac­ce­so a los cen­tros es­co­la­res. «Co­mu­ni­ca­mos a la Sa­la Re­gio­nal lo que su­ce­día», ha es­pe­ci­fi­ca­do uno de los agen­tes al juez du­ran­te los últimos días. «Lo hi­ci­mos a pri­me­ra ho­ra, a me­dia ma­ña­na, al me­dio­día y a las cin­co de la tar­de. En to­tal, en unas cin­co oca­sio­nes, y en otras tres o cua­tro tu­vi­mos co­mu­ni­ca­cio­nes fa­lli­das. La Sa­la nos dio por res­pues­ta ‘re­ci­bi­do’ sin más in­di­ca­cio­nes», ase­gu­ró al ma­gis­tra­do.

«Éra­mos cons­cien­tes de que la in­for­ma­ción que dá­ba­mos a la Sa­la se trans­mi­tía a un Cen­tro de Coor­di­na­ción (CECOR) for­ma­do por unos man­dos que eran quienes de­ci­dían si ha­bía que en­viar re­fuer­zos o no, se­gún las in­for­ma­cio­nes re­ci­bi­das», pro­si­guen.

Es­ta si­tua­ción de in­de­fi­ni­ción desem­bo­có en que los agen­tes de la po­li­cía au­to­nó­mi­ca se vie­ron obli­ga­dos a de­ci­dir el plan de ac­tua­ción uni­la­te­ral­men­te, sin con­tar con sus su­pe­rio­res. «Las de­ci­sio­nes so­bre el te­rreno fue­ron nuestras den­tro de nues­tra ca­pa­ci­dad», agre­gan los mos­sos. «De ha­ber ha­bi­do allí un par de fur­go­nes de or­den pú­bli­co las co­sas hu­bie­ran ocu­rri­do de mo­do di­fe­ren­te», de­nun­cian. «Por nues­tra ex­pe­rien­cia, cuan­do se pre­vé que va a ha­ber una con­cen­tra­ción de gen­te no se man­da só­lo a una pa­tru­lla sino que se en­vían uni­da­des de in­ter­ven­ción o de or­den pú­bli­co».

En su de­ta­lla­do re­la­to des­ta­can asi­mis­mo la «fal­ta ab­so­lu­ta de me­dios» que pa­de­cie­ron. «El ma­te­rial se nos dio a pos­te­rio­ri, no en el pri­mer mo­men­to, y tu­vi­mos que uti­li­zar una pe­ga­ti­na para el pre­cin­to de una puer­ta», ejem­pli­fi­can. «El pre­cin­to tu­vie­ron que traér­nos­lo otros com­pa­ñe­ros por­que no es­ta­ba en el ma­te­rial que nos die­ron en la Sa­la Re­gio­nal para ese día».

De ma­ne­ra pa­ra­le­la a la ci­ta­ción de los man­dos po­li­cia­les, el Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro dos de Sa­ba­dell, uno de los más ac­ti­vos en la in­ves­ti­ga­ción del 1-O, ha da­do ade­más un pla­zo má­xi­mo de cin­co días para que se iden­ti­fi­quen y sean ci­ta­dos como impu­tados los res­pon­sa­bles de los co­le­gios elec­to­ra­les «en­tre los días 27 de sep­tiem­bre y uno de oc­tu­bre de 2017».

Es­tos tes­ti­mo­nios se su­man a los re­ve­la­dos ha­ce unos días por EL MUN­DO en otros juz­ga­dos ca­ta­la­nes. En ellos, los mos­sos acu­san a los «al­tos man­dos y co­mi­sa­rios» de «abo­car­les a una si­tua­ción in­go­ber­na­ble» pro­vo­ca­da por «las ins­truc­cio­nes re­ci­bi­das por par­te de los su­pe­rio­res je­rár­qui­cos del cuer­po». Vién­do­se en­vuel­tos en con­se­cuen­cia, tal y como han des­cri­to, «en unas con­di­cio­nes ab­so­lu­ta­men­te inima­gi­na­bles».

Di­chas de­cla­ra­cio­nes han per­mi­ti­do co­no­cer que por par­te de los man­dos del cuer­po «fue­ron con­ce­di­dos to­do ti­po de per­mi­sos a los agen­tes de las uni­da­des de in­ter­ven­ción en ca­sos de al­te­ra­ción del or­den pú­bli­co (Bri­ga­da Mó­vil y el Área de Re­cur­sos Ope­ra­ti­vos)». Sus in­te­gran­tes «po­drían ha­ber da­do un im­por­tan­te so­por­te po­li­cial a los com­pa­ñe­ros». De es­ta for­ma se im­pi­dió, por cul­pa del de­fi­cien­te dis­po­si­ti­vo, «un me­jor cie­rre de los co­le­gios elec­to­ra­les y la in­cau­ta­ción de los efec­tos per­te­ne­cien­tes al re­fe­rén­dum».

El sin­di­ca­to de Po­li­cías de Ca­ta­lu­ña (SPC) ha so­li­ci­ta­do for­mal­men­te a la Fis­ca­lía Su­pe­rior de Ca­ta­lu­ña que re­quie­ra al De­par­ta­men­to de In­te­rior de la Ge­ne­ra­li­tat para que «emi­ta un in­for­me de­fi­ni­ti­vo so­bre el dis­po­si­ti­vo or­ga­ni­za­do y pla­ni­fi­ca­do para el 1 de oc­tu­bre de 2017, con apor­ta­ción de las ins­truc­cio­nes, nor­mas, cri­te­rios o in­di­ca­cio­nes pro­por­cio­na­dos por los agen­tes». Pe­ro tam­bién ha re­que­ri­do, a tra­vés de su le­tra­do Ja­vier Aran­da, que se pro­ce­da a la ci­ta­ción de «los má­xi­mos res­pon­sa­bles del De­par­ta­men­to de In­te­rior o a aque­llas per­so­nas en­car­ga­das de la con­fec­ción y coor­di­na­ción del ope­ra­ti­vo del 1 de oc­tu­bre».

REUTERS

Dos agen­tes de los Mos­sos d’Es­qua­dra pa­san por de­lan­te de la es­cue­la pri­ma­ria Rei­na Vio­lant la vís­pe­ra del 1-O.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.