La Guar­dia Ci­vil pi­de re­fuer­zos para con­te­ner la fron­te­ra ceu­tí

Re­cla­ma un in­cre­men­to del 25% en la plan­ti­lla de an­ti­dis­tur­bios para fre­nar las ava­lan­chas pro­vo­ca­das por la cre­cien­te pre­sión mi­gra­to­ria

El Mundo - - PORTADA - FER­NAN­DO LÁ­ZA­RO

La pre­sión mi­gra­to­ria que se pro­du­ce en Es­pa­ña des­de ha­ce me­ses tie­ne su pun­to más ca­lien­te en Ceu­ta, don­de las ma­fias han vuel­to a po­ner sus ojos y re­tor­nar a las ru­tas tra­di­cio­na­les, ale­ján­do­se de la zo­na de Ita­lia. Por es­te motivo, la Guar­dia Ci­vil con­si­de­ra esen­cial re­for­zar esa zo­na y ha pe­di­do ya al Mi­nis­te­rio del In­te­rior que se in­cre­men­te el nú­me­ro de es­pe­cia­lis­tas en ha­cer fren­te a dis­tur­bios y en el con­trol de ma­sas. Re­cla­ma que se en­víe de for­ma per­ma­nen­te otro Mó­du­lo de In­ter­ven­ción Rá­pi­da. Ac­tual­men­te están des­ti­na­dos tres mó­du­los. In­te­rior ya anun­ció su in­ten­ción de re­for­zar la se­gu­ri­dad en la fron­te­ra con más me­dios hu­ma­nos y ma­te­ria­les.

Ceu­ta se ha con­ver­ti­do en una de las má­xi­mas preo­cu­pa­cio­nes para el Mi­nis­te­rio del In­te­rior. Es­ta Ciu­dad Au­tó­no­ma es uno de los fo­cos prin­ci­pa­les de cap­ta­ción para el yiha­dis­mo. Aho­ra, ade­más, la en­tra­da irre­gu­lar de in­mi­gran­tes se ha dis­pa­ra­do en los últimos me­ses, con­vir­tién­do­se en un gran pro­ble­ma de se­gu­ri­dad.

Por eso, los ana­lis­tas de la Guar­dia Ci­vil tie­nen cla­ro que hay que ha­cer un es­fuer­zo con­tun­den­te de re­cur­sos hu­ma­nos y ma­te­ria­les para tra­tar de fre­nar es­ta pre­sión mi­gra­to­ria. En­tre lo que con­si­de­ran prio­ri­ta­rio es­tá el re­fuer­zo de la fron­te­ra con un im­por­tan­te nú­me­ro de efec­ti­vos es­pe­cia­li­za­dos en la in­ter­ven­ción, de esos gru­pos que dia­ria­men­te tie­nen que po­ner­se fren­te a las cir­cuns­tan­cias más di­fí­ci­les. Se tra­ta de las an­ti­guas uni­da­des an­ti­dis­tur­bios.

Se­gún ex­pli­ca­ron a es­te pe­rió­di­co fuen­tes del Ins­ti­tu­to Ar­ma­do, en las úl­ti­mas se­ma­nas, los ana­lis­tas de la Guar­dia Ci­vil han ela­bo­ra­do un in­for­me en el que re­cla­man que «con ca­rác­ter per­ma­nen­te» se en­víe a Ceu­ta un nue­vo Mó­du­lo de In­ter­ven­ción Rá­pi­da (MIR). Al me­nos, otra vein­te­na de agen­tes que, con ca­pa­ci­dad de mo­vi­mien­to a lo lar­go de la fron­te­ra, per­mi­ta con­tro­lar las úl­ti­mas ava­lan­chas que des­de me­dia­dos de año se su­ce­den de for­ma con­ti­nua.

En la ciu­dad au­tó­no­ma hay tres gru­pos MIR de for­ma per­ma­nen­te, el mis­mo nú­me­ro que en Me­li­lla. La Guar­dia Ci­vil re­cla­ma que tam­bién de for­ma per­ma­nen­te se aña­da al me­nos uno más, lo que su­po­ne au­men­tar en un 25% la plan­ti­lla de es­pe­cia­lis­tas de­di­ca­dos a dar co­ber­tu­ra al des­plie­gue ha­bi­tual de In­te­rior en la fron­te­ra de Ceu­ta. Por­que es en es­ta lo­ca­li­dad don­de el au­men­to de la pre­sión mi­gra­to­ria más se es­tá sin­tien­do. El pro­pio di­rec­tor ge­ne­ral del Ins­ti­tu­to Ar­ma­do, en una com­pa­re­cen­cia en el Con­gre­so, tras­la­dó la gran preo­cu­pa­ción que exis­te en su De­par­ta­men­to so­bre la se­gu­ri­dad en Ceu­ta y Me­li­lla. Anun­ció que te­nía pre­vis­to au­men­tar los «re­cur­sos hu­ma­nos y ma­te­ria­les» para afron­tar es­te re­to. Por­que, como des­ta­can des­de el Mi­nis­te­rio del In­te­rior, du­ran­te 2017 las ci­fras de lle­ga­da en las ciu­da­des au­tó­no­mas prác­ti­ca­men­te se han du­pli­ca­do.

A la bue­na cli­ma­to­lo­gía se su­ma el au­men­to de la vi­gi­lan­cia eu­ro­pea en el me­di­te­rrá­neo ita­liano y en las cos­tas de Li­bia. Ade­más, du­ran­te va­rios me­ses, Ma­rrue­cos ha te­ni­do se­rios con­flic­tos in­ter­nos y ha te­ni­do que de­di­car más es­fuer­zos po­li- cia­les a «lo su­yo» que a pro­te­ger la fron­te­ra.

Es­tos fac­to­res han pro­vo­ca­do que las re­des de­di­ca­das al trá­fi­co de se­res hu­ma­nos ha­yan re­to­ma­do las ru­tas clásicas para ac­ce­der a Eu­ro­pa des­de los paí­ses sub­saha­ria­nos. Y esas ru­tas clásicas pa­san de nue­vo por Ceu­ta y Me­li­lla.

La preo­cu­pa­ción de los ope­ra­ti­vos de la Guar­dia Ci­vil es má­xi­ma. Y por eso, los ana­lis­tas en­tien­den que de­be pro­du­cir­se «ya» es­te re­for­za­mien­to de per­so­nal. Pe­ro acla­ran que no de­be ser una so­lu­ción even­tual, sino que ese en­vío de más efec­ti­vos tie­ne que ser per­ma­nen­te, in­cluir­los en el con­tin­gen­te que la Guar­dia Ci­vil de­be man­te­ner a dia­rio en esa ciu­dad au­tó­no­ma.

Ya el pa­sa­do mes de agos­to, el Eje­cu­ti­vo tu­vo que or­de­nar el cie­rre tem­po­ral de la fron­te­ra. Se ce­rró el trá­fi­co de mer­can­cías y de por­tea­do­res dia­rio.

El mi­nis­tro del In­te­rior, Juan Ig­na­cio Zoi­do, anun­ció el pa­sa­do mes de sep­tiem­bre, du­ran­te una com­pa­re­cen­cia en el Con­gre­so, que el Go­bierno lle­va­ría a ca­bo una «gran in­ver­sión» para el pe­rí­me­tro fron­te­ri­zo de Ceu­ta y en el pues­to fron­te­ri­zo de El Ta­ra­jal. Se ha­bló de mo­der­ni­za­ción de la va­lla y de la co­lo­ca­ción de nue­vas cá­ma­ras de se­gu­ri­dad.

Ade­más, des­de el Mi­nis­te­rio se abrió la puer­ta a au­men­tar el con­trol de la zo­na a tra­vés de dro­nes que cap­ta­ran a ma­yor dis­tan­cia los mo­vi­mien­tos mi­gra­to­rios in­mi­nen­tes, y per­mi­tie­ran a las fuer­zas de se­gu­ri­dad ac­tuar con más an­te­la­ción. Pe­ro es­te proyecto se des­car­tó por el po­ten­te vien­to de la zo­na, que ha­ce im­po­si­ble es­te ti­po de pa­tru­lla­je aé­reo.

Tam­bién es­tu­vo so­bre la me­sa du­ran­te el pa­sa­do ve­rano re­cu­rrir al vehícu­lo de la Po­li­cía que dis­po­ne de un ca­ñón de agua, como he­rra­mien­ta in­ti­mi­da­to­ria en la fron­te­ra. Al­ma­ce­na has­ta 7.000 li­tros de agua y cuen­ta con una pa­la an­ti­ba­rri­ca­da. Pe­ro In­te­rior des­car­tó es­ta ini­cia­ti­va po­li­cial.

El au­men­to de la pre­sión mi­gra­to­ria no se es­tá pro­du­cien­do úni­ca­men­te en Ceu­ta y Me­li­lla. A las cos­tas de Mur­cia y de Málaga tam­bién están lle­gan­do im­por­tan­tes bol­sas de in­mi­gran­tes, lo que ha pro­vo­ca­do que In­te­rior ha­ya abier­to la pri­sión ma­la­gue­ña de Ar­chi­do­na para alo­jar­los, con fuer­tes crí­ti­cas por par­te del De­fen­sor del Pue­blo.

Es­ta pre­sión mi­gra­to­ria ha pro­vo­ca­do que Es­pa­ña ha­ya re­ci­bi­do en 2017 un 44% más de in­mi­gran­tes que el año pa­sa­do. Se­gún In­te­rior, 3.204 han en­tra­do por Ceu­ta y Me­li­lla. Y otros 19.983 lo han he­cho por mar, so­bre to­do por las cos­tas an­da­lu­zas (más de 14.000 en pa­te­ras).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.