El PDeCAT im­pe­di­rá a Car­les Puig­de­mont to­mar de­ci­sio­nes tras las elec­cio­nes del 21-D

El par­ti­do se dis­tan­cia del per­so­na­lis­mo de su lí­der y asu­mi­rá la es­tra­te­gia de pac­tos tras los co­mi­cios

El Mundo - - PORTADA - VÍC­TOR MONDELO

Cuan­do Car­les Puig­de­mont rec­ti­fi­có y anun­ció su dis­po­si­ción a pre­sen­tar­se como can­di­da­to a las elec­cio­nes del 21-D, el PDeCAT no tu­vo más re­me­dio que po­ner­se en ma­nos del ex pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, que se atre­vió a con­su­mar el desafío al Es­ta­do y pro­cla­mar uni­la­te­ral­men­te la in­de­pen­den­cia. A pe­sar de que su in­ten­ción era dar un gi­ro de 180 gra­dos y vol­ver a la mo­de­ra­ción, la for­ma­ción he­re­de­ra de Con­ver­gèn­cia per­mi­tió a Puig­de­mont con­fec­cio­nar una lis­ta per­so­na­lis­ta, sin ras­tro al­guno de las si­glas del par­ti­do y pla­ga­da de in­de­pen­dien­tes. Pe­ro las con­ce­sio­nes fi­na­li­za­rán una vez ce­le­bra­dos los co­mi­cios, se­gún anun­ció ayer la coor­di­na­do­ra ge­ne­ral de los neo­con­ver­gen­tes, Mar­ta Pas­cal.

La nú­me­ro dos del PDeCAT ad­vir­tió a Puig­de­mont de que, una vez re­ba­sa­do el 21-D, «las gran­des de­ci­sio­nes de es­tra­te­gia, de pac­tos elec­to­ra­les, de di­rec­ción política y de vo­ta­cio­nes las to­ma­rá la di­rec­ción del PDeCAT».

El avi­so –rea­li­za­do a tra­vés de una en­tre­vis­ta al dia­rio Ara– lle­ga des­pués de que el can­di­da­to de Junts per Ca­ta­lun­ya ame­na­za­ra el sá­ba­do con con­ver­tir los co­mi­cios au­to­nó­mi­cos con­vo­ca­dos en apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción en «una se­gun­da vuel­ta del 1-O», en una suer­te de ple­bis­ci­to a la le­ga­li­dad vi­gen­te.

Es­te plan­tea­mien­to cho­ca fron­tal­men­te con el rea­li­za­do por el PDeCAT tras la in­ter­ven­ción de la Ge­ne­ra­li­tat por par­te del Go­bierno cen­tral. La for­ma­ción pre­si­di­da por Ar­tur Mas fue la pri­me­ra en aban­do­nar la vía uni­la­te­ral y en re­co­no­cer que lle­var a la prác­ti­ca la rup­tu­ra con el res­to de Es­pa­ña era una qui­me­ra de im­po­si­ble apli­ca­ción.

Sin embargo, la nue­va Con­ver­gèn­cia se ha to­pa­do con un Puig­de­mont afe­rra­do a la ra­di­ca­li­dad y trans­for­ma­do en el úni­co as­pi­ran­te a la Pre­si­den­cia de la Ge­ne­ra­li­tat dis­pues­to a man­te­ner el pul­so con el Es­ta­do tras el 21-D dan­do con­ti­nui­dad al pro­cés en los tér­mi­nos pre­vios a la apli­ca­ción del 155.

El PDeCAT ob­ser­va có­mo, mien­tras tan­to, Oriol Jun­que­ras pro­me­te man­te­ner­se den­tro del cau­ce cons­ti­tu­cio­nal si le per­mi­ten sa­lir de pri­sión y có­mo el dis­cur­so de ERC se mo­du­la para ga­nar la cen­tra­li­dad del ban­do in­de­pen­den­tis­ta al re­nun­ciar ex­plí­ci­ta­men­te a po­ner fe­cha a la se­ce­sión.

De ahí que, a par­tir del 22 de di­ciem­bre, Pas­cal quie­ra re­cu­pe­rar las rien­das para re­con­quis­tar el ca­ta­la­nis­mo mo­de­ra­do y ale­jar­se de una vez por to­das de com­pa­ñe­ros de via­je tan in­có­mo­dos como la CUP que, al igual que Puig­de­mont, abo­ga por «ha­cer efec­ti­va la re­pú­bli­ca ca­ta­la­na en ba­se a los re­sul­ta­dos del 1-0».

La ad­ver­ten­cia de Pas­cal es el enési­mo en­fren­ta­mien­to pú­bli­co en­tre la can­di­da­tu­ra de Puig­de­mont y el PDeCAT, cuan­do to­da­vía no ha da­do co­mien­zo la cam­pa­ña elec­to­ral. La pri­me­ra di­ver­gen­cia fue, pre­ci­sa­men­te, la no in­clu­sión de la coor­di­na­do­ra ge­ne­ral de la nue­va Con­ver­gèn­cia en las lis­tas de Junts per Ca­ta­lun­ya. Una de­ci­sión que to­mó la pro­pia Pas­cal a pe­sar de que es el ros­tro más vi­si­ble de su par­ti­do y la res­pon­sa­ble de pi­lo­tar la re­no­va­ción de la for­ma­ción jun­to a su mano de­re­cha, David Bon­vehí, que tam­bién rehu­só fo­mar par­te de la can­di­da­tu­ra del pre­si­dent de­pues­to.

El se­gun­do cho­que lle­gó cuan­do tras­cen­dió que el PDeCAT só­lo apor­ta­rá a la cam­pa­ña de Puig­de­mont los re­cur­sos mar­ca­dos por ley. Es de­cir, la sub­ven­ción por ca­da dipu­tado y el por­cen­ta­je co­rres­pon­dien­te por vo­tos y elec­to­res lo­gra­dos en las elec­cio­nes del 27 de sep­tiem­bre de 2015. El equi­po del can­di­da­to ha te­ni­do que pa­gar de su bol­si­llo gas­tos como los via­jes a Bru­se­las para di­se­ñar la cam­pa­ña.

Tam­po­co Junts per Ca­ta­lun­ya uti­li­za la se­de del PDeCAT para ur­dir su es­tra­te­gia elec­to­ral. La can­di­da­tu­ra del ex pre­si­dent se ha he­cho con un cuar­tel ge­ne­ral pro­pio, ayer inau­gu­ra­do ofi­cial­men­te con una nue­va in­ter­ven­ción de Puig­de­mont por vi­deo­con­fe­ren­cia des­de Bru­se­las. Un día an­tes de vol­ver a com­pa­re­cer an­te la Jus­ti­cia bel­ga para va­lo­rar su ex­tra­di­ción, pro­me­tió «res­ta­ble­cer el Go­vern le­gí­ti­mo» tras las elec­cio­nes y re­cu­pe­rar «es­truc­tu­ras de Es­ta­do» como las de­le­ga­cio­nes de la Ge­ne­ra­li­tat en el ex­tran­je­ro.

PAU BA­RRE­NA / AFP

Una pe­rio­dis­ta gra­ba la in­ter­ven­ción por vi­deo­con­fe­ren­cia de Puig­de­mont emitida ayer en la se­de de JxCat.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.