Ba­rra­bás, can­di­da­to

El Mundo - - OPINIÓN - F. JI­MÉ­NEZ LO­SAN­TOS

NO SÉ si el juez Lla­re­na sol­ta­rá hoy a los gol­pis­tas ca­ta­la­nes, pe­ro me te­mo lo peor. Si fue ca­paz de re­ci­bir­los di­cien­do: «Tran­qui­los, que es­to no es la Au­dien­cia Na­cio­nal», y el CGPJ no lo apar­tó del ca­so y abrió los trá­mi­tes pre­cep­ti­vos para echar­lo de la ca­rre­ra, ima­gino que con­ti­nua­rá pre­va­rig alu­pan­do al ser­vi­cio de esa acre­di­ta­da agen­cia de co­lo­ca­cio­nes ju­di­cia­les que re­su­mi­mos en las si­glas PPOE y que gra­cias a los al­tos tri­bu­na­les que con­tro­la ha con­ver­ti­do la Jus­ti­cia en un mu­la­dar.

Ya pue­den es­for­zar­se los jue­ces y fis­ca­les de­cen­tes, que sin du­da son ma­yo­ría, des­nor­ta­da y sin for­ma­ción gra­ma­ti­cal, es­pe­jo de la ju­rí­di­ca, pe­ro in­de­pen­dien­te, como prue­ba la ab­so­lu­ta in­cer­ti­dum­bre que rei­na en Es­pa­ña an­te cual­quier sen­ten­cia. Si lo que de bue­na fe, equi­vo­ca­do o no, sa­le de un juz­ga­do nor­mal y lue­go se ve fa­tal­men­te re­vo­ca­do por un al­to tri­bu­nal que es­tá ba­jo la ju­ris­dic­ción la­bo­ral de los par­ti­dos po­lí­ti­cos que po­nen y qui­tan jue­ces, y que im­pul­san o fre­nan sus ca­rre­ras, adiós in­de­pen­den­cia ju­di­cial.

Na­die du­da de la Jus­ti­cia por­que los jue­ces se equi­vo­quen. To­dos nos equi­vo­ca­mos al­gu­na vez, sal­vo Ma­teu Lahoz, que se equi­vo­ca siem­pre. Lo ma­lo es cuan­do los jue­ces no se equi­vo­can li­bre­men­te, sino al ser­vi­cio de los par­ti­dos que les co­lo­can en la si­tua­ción más de­li­ca­da, la de agra­de­cer­les el car­go. Eso no es equi­vo­ca­ción, sino cri­men de le­sa ciu­da­da­nía. Y a eso va­mos, o a eso te­me­mos que irá hoy el juez Lla­re­na.

La ra­zón es que el PP y el PSOE, bau­tis­tas y ver­du­gos de las al­tas ma­gis­tra­tu­ras, de­ci­die­ron un día, trá­gi­co para la na­ción es­pa­ño­la, que la for­ma de afron­tar el gol­pis­mo ca­ta­lán que con­ve­nía a sus in­tere­ses era con­vo­car a to­da prisa elec­cio­nes y de­jar para des­pués de las ur­nas el jui­cio a los gol­pis­tas, que, na­tu­ral­men­te, están desa­rro­llan­do su cam­pa­ña en la ven­ta­jo­sí­si­ma con­di­ción de ba­rra­ba­ses, es de­cir, de fa­mo­sos de­lin­cuen­tes re­di­mi­bles por el vo­to po­pu­lar.

Lo que me­nos les ha im­por­ta­do al Go­bierno y al PSOE –y te­mo que al juez– es la hu­mi­lla­ción que para to­dos los es­pa­ño­les su­pon­drá ver a los gol­pis­tas rién­do­se de no­so­tros mien­tras pre­pa­ran su pró­xi­ma in­ten­to­na. Y, por fa­vor, que no nos ha­blen de los ma­les de la pri­sión pre­ven­ti­va. A na­die se le ocu­rrió que Mi­lans del Bosch de­bía vol­ver con sus tan­ques mien­tras lle­ga­ba el jui­cio. Y no que­ría rom­per Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.