«Que no hi­cie­se na­da ellos pue­den in­ter­pre­tar­lo co­mo que es­toy so­me­ti­da o co­mo que no»

En­fren­te, los cin­co abo­ga­dos de la de­fen­sa, en el mo­men­to más com­pro­me­te­dor para la jo­ven que de­nun­ció una vio­la­ción co­lec­ti­va du­ran­te los San­fer­mi­nes de 2016, cuan­do ella te­nía 18 años y se to­pó con los miem­bros de ‘La Ma­na­da’. EL MUN­DO ha ac­ce­di­do a la

El Mundo - - ESPAÑA - ANA MA­RÍA ORTIZ

C., la jo­ven que acu­sa de vio­la­ción a los cin­co chi­cos de La Ma­na­da, aco­me­te la par­te más du­ra del in­te­rro­ga­to­rio, an­te las de­fen­sas, a las 12.40 ho­ras del mar­tes 13 de no­viem­bre. De la trans­crip­ció­nón no se pue­de de­du­cir el tono de la con­ver­sa­ción: muy cor­dial, tan­to por par­te de los le­tra­dos de­fen­so­res co­mo por par­te de ella, quien res­pon­de con de­ter­mi­na­ción. Al aca­bar las de­fen­sas, se­rá el ma­gis­tra­do Ri­car­do Gon­zá­lez, quien ha emi­ti­do esta se­ma­na un vo­to dis­cre­pan­te al de sus dos com­pa­ñe­ros a fa­vor de la li­ber­tad pro­vi­sio­nal de los acu­sa­dos, quien so­li­ci­te for­mu­lar­le va­rias pre­gun­tas.

[Agustín Mar­tí­nez Be­ce­rra, abo­ga­do de Pren­da, Bo­za y Es­cu­de­ro].

Abo­ga­do.– Des­pués de to­das las pre­gun­tas del mi­nis­te­rio fis­cal [lo pu­bli­ca­do ayer por EL MUN­DO], nos que­dan una se­rie de du­das.

C.– De acuer­do.

A.– A us­ted se le in­di­có que si que­ría un abo­ga­do o un psi­có­lo­go. ¿Y us­ted qué con­tes­tó?

C.– Que no al psi­có­lo­go y del abo­ga­do creo que lue­go lo pe­dí.

A.– Qui­sie­ra ha­cer po­co me­nos que un re­la­to pa­ra­le­lo des­de el prin­ci­pio. Cuan­do us­ted lle­ga al ban­co, ¿le pre­gun­ta­ron su nom­bre?

C.– No.

A.– En la pá­gi­na 19 de su de­cla­ra­ción in­di­có que el chi­co que es­ta­ba sen­ta­do ha co­men­za­do a ha­blar, pre­gun­tán­do­le que qué ha­cía en San­fer­mi­nes, có­mo se lla­ma­ba y de dón­de era. ¿Eso se lo in­ven­tó la Po­li­cía?

C.– Pue­de ser que me pre­gun­ta­ra mi nom­bre, pe­ro… De lo que me acuer­do es de que la con­ver­sa­ción iba de «me­nu­da fies­ta». No sé si en al­gún mo­men­to le di­je: «Soy C., de Ma­drid, ten­go 18 años y es­tu­dio tal».

A.– ¿Y pue­de que ellos tam­bién le di­je­ran a us­ted el su­yo?

C.– No, sus nom­bres no los sé. A.– ¿En nin­gún ca­so re­cuer­da un co­men­ta­rio pi­can­te?

C.– No lo re­cuer­do, la ver­dad, no. A.– ¿Us­ted no re­cuer­da que uno de ellos le in­di­ca­ra que era cin­tu­rón ne­gro co­mien­do co­ños?

C.– No, no lo re­cuer­do, lo sien­to. A.– Cuan­do cru­za la ca­lle del Mo­nu­men­to, la más ilu­mi­na­da y con más trán­si­to, ¿por qué no do­bló ha­cia esa ca­lle y si­guió por una ca­lle os­cu­ra si se sen­tía aco­sa­da?

C.– Re­pi­to: para mí, es­ta­ba yen­do ha­cia el co­che, ale­ján­do­me de ellos.

A.– ¿[Cuan­do pa­ra­ron en un ho­tel] No es­cu­chó que que­rían una ha­bi­ta­ción in­clu­so para fo­llar?

C.– No. Pe­ro no me sor­pren­dió que bus­ca­ran ha­bi­ta­ción por­que dor­mir cua­tro per­so­nas en un co­che ....

A.– ¿Y le in­di­ca­ron que us­ted po­día des­can­sar en esa ha­bi­ta­ción? C.– No, no di­je­ron na­da, la ver­dad. A.– ¿[An­tes de en­trar al por­tal] Es­ta­ba en el pe­rí­me­tro [de la puer­ta]?

C.– No re­cuer­do… No es­tá­ba­mos es­con­di­dos. Y tam­po­co sé don­de es­ta­ba el res­to por­que yo es­ta­ba, re­pi­to, dán­do­me un be­so con uno. Si los otros es­ta­ban es­con­di­dos, no lo sé.

A.– Cuan­do uno se aso­ma al por­tal, ¿qué es lo que di­ce?

C.– Va­mos, va­mos.

A.– ¿Y us­ted lo es­cu­cha a esa dis­tan­cia, pe­ga un gri­to, pe­ga una voz?

C.– No sé. Yo oi­go un «va­mos, va­mos» y es cuan­do yo es­toy dán­do­me un be­so con uno de ellos y en­ton­ces, co­mo me ha­bía acer­ca­do ha­cia él aga­rrán­do­me la mano y otro chi­co fue­ron los dos que me lle­va­ron de las mu­ñe­cas [den­tro del por­tal].

A.– ¿Intentó gri­tar «¿qué ha­céis?»? C.– Me sor­pren­dió mu­cho la for­ma en que me co­gie­ron, pe­ro yo no me ima­gi­na­ba que iba a su­ce­der lo que pa­só, sin­ce­ra­men­te lo que pen­sa­ba es que íba­mos a en­trar al por­tal por­que que­rían fu­mar­se un po­rro. A.– ¿Ha­bían ha­bla­do de dro­ga? C.– No, pe­ro… Me re­fie­ro a que no pen­sa­ba en lo que ocu­rrió.

A.– ¿No es más cier­to que us­ted es­ta­ba jun­to a ellos es­pe­ran­do que Jo­sé Án­gel Pren­da pu­die­ra fran­quear el por­tal para en­trar to­dos y man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les?

C.– No, yo es­ta­ba ahí pa­ra­da dán­do­me un be­so con uno de ellos.

A.– ¿Po­dría ex­pli­car có­mo al­guien que se sien­te in­ti­mi­da­da y que de­ci­de cam­biar de rum­bo, es­pe­ra a que una per­so­na ac­ce­da a un por­tal y co­mien­za a be­sar­se con uno de ellos?

C.– Yo no es­toy en nin­gún mo­men­to así es­pe­ran­do… Yo es­toy dán­do­le un be­so a un chi­co.

A.– In­sis­to, des­de el mo­men­to en el cual es­cu­cha us­ted ese «va­mos, va­mos», ¿intentó sol­tar­se o iba de la mano [del chi­co al que be­sa­ba]?

C.– Me sor­pren­dió la for­ma, la brus­que­dad, en la que me aga­rra­ron, pe­ro tam­po­co gri­té por­que es que no sa­bía que iba a pa­sar es­to.

A.– ¿[Den­tro del por­tal] iba us­ted sien­do arras­tra­da?

C.– Yo iba aga­rra­da por ellos du­ran­te el por­tal y cuan­do lle­go a la puer­ta in­te­rior es­tá abier­ta y… No lo sé si ahí iba aga­rra­da o no.

A.– ¿Ya le ha­bían ta­pa­do la bo­ca? C.– La cosa es que cuan­do en­tra­ron, me in­tro­du­je­ron en el por­tal, me di­je­ron «ca­lla» y me hi­cie­ron así (se lle­va la mano a la bo­ca).

A.– ¿Qué con­ver­sa­ción ha­bía? C.– No sé de qué es­tá­ba­mos ha­blan­do, pe­ro me di­je­ron «ca­lla».

A.– ¿No es más cier­to que us­ted di­jo va­mos a ca­llar por­que va­mos a man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les? C.– No.

A.– ¿Tras­pa­sa la puer­ta in­te­rior del por­tal sien­do arras­tra­da?

C.– Yo no re­cuer­do que ti­ra­ran. Re­cuer­do có­mo ti­ra­ron de mí para en­trar al por­tal, pe­ro no en esa zona. A.– ¿La fuer­za uti­li­za­da fue le­ve? C.– Sí, sí, pe­ro eso tam­bién lo he di­cho, que no me aga­rra­ron con fuer­za que, por ejem­plo, el chi­co con el que me es­ta­ba dan­do un be­so me te­nía la mano aga­rra­da; lle­va­ba to­do el ra­to dán­do­me la mano.

A.– Nos si­tua­mos en esa es­ca­le­ra. ¿La sube sin que la aga­rren?

C.– Sí sí sí.

A.– ¿No pre­gun­ta dón­de va?

C.– No… No pen­sé que iba a ocu­rrir lo que pa­só.

A.– Y si­guió vo­lun­ta­ria­men­te.

C.– Te­nía de­lan­te a un chi­co y de­trás ha­bía gen­te. Por mu­cho que fue­ra vo­lun­ta­rio o no, me cho­ca­ba.

A.– Ni se re­sis­tió ni intentó huir. C.– No.

A.– Vuel­ve us­ted a su­bir esos tres pel­da­ños, in­sis­to, ya se ve una pa­red que se­ría el fi­nal del ca­mino… ¿no se sien­te aco­sa­da y pi­de ex­pli­ca­ción?

C.– Cuan­do va­mos a en­trar al cu­bícu­lo re­cuer­do sen­tir ya un po­co de in­ti­mi­da­ción por­que veo co­mo que de ahí ya no pue­do sa­lir.

A.– ¿Has­ta ese mo­men­to us­ted no ha­bía sen­ti­do in­ti­mi­da­ción?

C.– Cuan­do me me­ten en el por­tal con esa brus­que­dad sien­to en plan de… Pe­ro [in­ti­mi­da­ción] has­ta en­ton­ces no… Cuan­do me ta­pa­ron la bo­ca tam­bién me sor­pren­dió, pe­ro no sen­tí mie­do has­ta que me vi sin sa­li­das. No sé si me he ex­pli­ca­do.

A.– Sí, se ha ex­pli­ca­do per­fec­ta­men­te. ¿No es más cier­to que cuan­do en­tran en ese cu­bícu­lo pri­me­ro le prac­ti­can se­xo oral a us­ted?

C.– No. Lo que re­cuer­do es que me veo ro­dea­da por cua­tro chi­cos y de re­pen­te no­to co­mo me qui­tan la ri­ño­ne­ra y el su­je­ta­dor... Y ya es en­ton­ces cuan­do me aga­rran de la ca­ra para que le hi­cie­ra la fe­la­ción a uno. Y yo no­ta­ba de re­pen­te co­mo una pre­sión en la ca­de­ra y me ba­ja­ban los leg­gins, pe­ro yo… A par­tir de ahí es cuan­do yo cie­rro los ojos.

A.– ¿Le prac­ti­ca­ron se­xo oral? C.– Que yo re­cuer­de, no.

A.– ¿Los 15-20 mi­nu­tos que du­ró, man­tu­vo los ojos ce­rra­dos?

C.– Yo sé que yo ce­rré los ojos por­que me sen­tí muy blo­quea­da y lo que que­ría era sa­lir de ahí.

A.– ¿La luz es­ta­ba en­cen­di­da? C.– Yo re­cuer­do la luz en­cen­di­da. Para mí, es­tu­vo en­cen­di­da to­do el ra­to [des­de que en­tra­ron al por­tal].

A.– En ese mo­men­to que us­ted se da cuen­ta, que lo que se pre­ten­de son man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les, ¿no di­ce «oye, qué pa­sa»?

C.– Es que me sen­tía muy in­ti­mi­da­da. En­ton­ces, me so­me­to a ellos por­que no, no sa­bía… Me que­dé blo­quea­da. No su­pe có­mo…

A.– ¿No intentó ha­blar, de­cir «pe­ro, ¿qué ha­céis?», gri­tar, na­da?

C.– No, me blo­queé y lo que úni­co que pu­de ha­cer fue so­me­ter­me y ce­rrar los ojos para que pa­sa­se to­do.

A.– ¿No es más cier­to que en lu­gar de que­dar­se blo­quea­da lo que co­men­za­ron fue­ron re­la­cio­nes se­xua­les con­sen­ti­das entre los seis? C.– No.

A.– ¿Le in­sul­ta­ron?

C.– No, que yo re­cuer­de, no. A.– ¿La ame­na­za­ron con cau­sar­le al­gún da­ño si no ac­ce­día a lo que us­ted di­ce, re­la­cio­nes no con­sen­ti­das? C.– No.

A.– No la ame­na­za­ron. En ese mo­men­to, us­ted se en­con­tra­ba, per­mí­ta­me la pre­gun­ta, ¿ex­ci­ta­da?

C.– No me acuer­do. No. Me aca­ba­ba de dar un be­so con un chi­co, pe­ro no co­mo para es­tar ex­ci­ta­da. A.– ¿Us­ted sin­tió do­lor?

C.– Es que no re­cuer­do na­da de las re­la­cio­nes, por eso no pue­do precisar si fue anal o va­gi­nal la pe­ne­tra­ción ni cuán­tas re­la­cio­nes hi­ce. Sim­ple­men­te sé lo que ocu­rrió pe­ro no…

A.– En­tien­do que us­ted es­ta­ba su­fi­cien­te­men­te lu­bri­ca­da para po­der man­te­ner re­la­cio­nes sin sen­tir do­lor. C.– Sí, o sea, no sé. A.– Per­mí­ta­me un pa­rén­te­sis, ¿esa es su ma­ne­ra ha­bi­tual de sen­tar­se? [La de­cla­ran­te tie­ne el pie iz­quier­do en la ba­se de la silla, ba­jo la pier­na de­re­cha, en pos­tu­ra de se­mi yoga. Es­tá sen­ta­da así to­da la de­cla­ra­ción] C.– Per­dón.

A.– Si el pre­si­den­te se lo per­mi­te... [Pre­si­den­te del tri­bu­nal: «Se pue­de sen­tar co­mo desee»].

A.– La pre­gun­ta era, y per­mí­ta­me el pa­rén­te­sis, es que ésa era exac­ta­men­te la mis­ma for­ma que te­nía us­ted de sen­tar­se en el ban­co cuan­do fue aten­di­da por la Po­li­cía.

C.– Es la for­ma más có­mo­da. Es ver­dad que aho­ra a lo me­jor no es la me­jor for­ma…

A.– Mien­tras que el pre­si­den­te… [Pre­si­den­te: «Na­die le ha di­cho na­da. Sién­te­se co­mo se sien­ta más có­mo­da, de ver­dad». Y ella vuel­ve a la po­si­ción de se­mi yoga]

C.– Es co­mo me sien­to más có­mo­da al sen­tar­me, sí.

A.– Cuan­do es­ta­ban man­te­nien­do re­la­cio­nes, ¿no to­ma­ba ini­cia­ti­va, por ejem­plo, de aga­rrar un pe­ne?

C.– Yo es que de las re­la­cio­nes se­xua­les no me acuer­do. Si hi­ce al­go, en plan lo que us­ted ha ex­pli­ca­do, pu­do ser sim­ple­men­te… No sé, tam­po­co lo lla­ma­ría ins­tin­to, pe­ro no fue a pos­ta. Sim­ple­men­te es­ta­ba in­ten­tan­do que pa­sa­ra.

A.– ¿Se si­túa en lo que es la rea­li­za­ción de un be­so ne­gro…?

C.– Sí, sí, sí

A.– ¿Y que lo hi­cis­te?

C.– Es que no re­cuer­do ha­cer­lo, pe­ro si exis­ten fo­to­gra­fías es que lo hi­ce. Si yo eso no lo pon­go en du­da… Pe­ro si lo hi­ce fue por el es­ta­do de shock en el que es­ta­ba, en el que yo me so­me­tí com­ple­ta­men­te a ellos por­que no sa­bía có­mo ac­tuar.

A.– ¿Re­ci­bis­te al­gu­na in­di­ca­ción de que lo te­nías que ha­cer?

C.– Vuel­vo a re­pe­tir­lo, yo to­do lo que hi­ce fue so­me­ter­me a ellos. Me so­me­tí a ellos y to­do lo que ellos me de­cían pues lo ha­cía.

A.– ¿No es más cier­to que le in­di­có al úl­ti­mo [en ir­se del cu­bícu­lo], «¿dón­de va­mos, va­mos a se­guir»? C.– No.

A.– ¿Se que­jó o pi­dió ayu­da, aun­que fue­ra en tono que no lo es­cu­cha­ra na­die?, ¿re­qui­rió pa­rar o al­go?

C.– Es que el bloqueo que yo sen­tía era tan gran­de que no pu­de ha­cer na­da, sim­ple­men­te so­me­ter­me a ellos y ha­cer lo que de­cían y ce­rré los ojos y es­pe­ré a que eso pa­sa­ra.

A.– Es us­ted una chi­ca jo­ven, uni­ver­si­ta­ria, ¿no se plan­teó que lo pri­me­ro que te­nía que realizar es de­nun­ciar que ha­bía si­do agre­di­da se­xual­men­te, bus­car ayu­da?

C.– Por eso bus­ca­ba el mó­vil, para po­der lla­mar a X, para po­der pe­dir­le la ayu­da, pe­ro no lo te­nía.

A.– ¿Qué le di­ce a las dos per­so­nas pri­me­ras que se en­cuen­tra?

C.– No lo sé exac­ta­men­te por­que mi es­ta­do de ner­vios era… Les di­je que me ro­ba­ron el mó­vil y re­cuer­do de­cir así co­mo «han si­do ellos». Y lue­go ya que vi­nie­ra la Po­li­cía.

A.– ¿Pe­ro es­ta­ba muy ner­vio­sa por­que le ha­bían ro­ba­do el mó­vil?

C.– No, por­que me ha­bían agre­di­do se­xual­men­te.

A.– ¿Y por qué no di­ce eso lo pri­me­ro a las per­so­nas que le ayu­dan?

C.– No, no sé por qué no se lo di­je pri­me­ro, no pue­do ex­pli­car­lo. Yo es­ta­ba muy ner­vio­sa.

[Le en­tre­gan a la de­nun­cian­te las imá­ge­nes de su re­des del in­for­me de un de­tec­ti­ve pri­va­do]

C.– Hay al­gu­nas que no son col­ga­das por mí sino gen­te que me ha eti­que­ta­do en al­gu­nas fo­tos.

A.– ¿Cuan­tos días des­pués de los he­chos cuel­ga us­ted la foto de Pam­plo­na con su ami­go X?

C.– Pues… Aquí lo po­ne, el 11 de ju­lio, creo que la col­gué ese día.

A.– ¿Po­dría ex­pli­car ahí una foto en la cual apa­re­ce us­ted in­di­can­do, por su co­men­ta­rio, «oje­ras far­lo­pe­ras»? ¿Sa­be lo que es la far­lo­pa?

C.– Sí, tam­bién es una can­ción. «Oje­ras far­lo­pe­ras» es una par­te de una can­ción.

A.– Ajá. Y la utiliza, per­fec­to. Se­ño­ría, no hay más pre­gun­tas.

Pre­gun­ta la le­tra­da que acom­pa­ña a Je­sús Pé­rez (de­fien­de al guar­dia ci­vil A. M. G.)

[Pre­si­den­te del tri­bu­nal: le ro­ga­ría­mos que no fue­ran reite­ra­ti­vos con las pre­gun­tas]

A.– ¿Có­mo se en­cuen­tra, C.? C.– Ner­vio­sa, pe­ro su­pon­go que un tri­bu­nal im­po­ne a to­do el mun­do. A.– ¿Có­mo se lla­ma su te­ra­peu­ta? C.– X. Es de una aso­cia­ción que se lla­ma X, que es para mu­je­res que han su­fri­do vio­len­cia se­xual de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid.

A.– ¿Por qué no em­pe­zó el tra­ta­mien­to has­ta sep­tiem­bre?

C.– Me en­con­tra­ba mal pe­ro tam­bién me fui con la ma­dre de X, que es psi­có­lo­ga, a la pla­ya para que ella me pu­die­ra ayu­dar por­que tam­bién yo que­ría con­ti­nuar mi vi­da.

A.– Si us­ted se en­con­tra­ba mal, na­die «va­mos a bus­car ayu­da»…?

C.– Es que yo fui la que di­je que em­pe­za­ría en sep­tiem­bre, que sí que lo es­ta­ba pa­san­do muy mal y que lo iba a pa­sar mal… A ver, sa­bía que lo iba a pa­sar mal pe­ro no tan mal co­mo lo pa­sé, tam­bién lo ten­go que de­cir. Que­ría ir a mi pueblo, que­ría se­guir ha­cien­do co­mo mi vi­da nor­mal, por de­cir­lo de al­gu­na for­ma.

A.– ¿Le han pres­cri­to al­gún ti­po de medicación o tra­ta­mien­to? C.– Para po­der dor­mir.

A.– ¿[En sus pre­gun­tas so­bre los he­chos] Pe­ro la pre­gun­ta es si la ti­ran al sue­lo?

C.– No me em­pu­jan al sue­lo. A.– ¿Le agre­die­ron? C.– Se­xual­men­te, sí.

A.– ¿Se des­ma­yó us­ted en al­gún mo­men­to?

C.– No, es­ta­ba en shock cons­tan­te, pe­ro no me des­ma­yé.

A.– ¿La lle­va­ron [has­ta que de­cla­ró an­te el juez] a un pi­so con su ami­go X?

C.– Sí.

A.– ¿Quién les lle­va al pi­so? C.– Nos lle­va la Po­li­cía y la tra­ba­ja­do­ra so­cial a X y a mí.

A.– Cuan­do lle­ga al pi­so, ¿lla­ma a sus pa­dres para de­cir­les qué ha­bía pa­sa­do?

C.– Sí. Co­jo el mó­vil de X y lla­mo, creo que fue con el mó­vil de X. Lla­mo a mi ma­dre y le di­go: «Ma­má, que me han ro­ba­do el mó­vil, pe­ro que es­tá to­do bien, no te preo­cu­pes». A mis pa­dres no les di­go… Es que no sé exac­ta­men­te lo que les di­je, pe­ro no les di­je… Les di­je: «Ma­má, pa­pá, apar­te de que me han ro­ba­do el mó­vil…». Y me di­jo mi pa­dre al­go y le di­je: «Pues han ve­ni­do cua­tro chi­cos y me ha pa­sa­do es­to».

[In­ter­vie­ne Je­sús Pé­rez, tam­bién le­tra­do de A. M. G.]

A.– Cuan­do ha di­cho us­ted que se que­da en el alo­ja­mien­to, ¿ese alo­ja­mien­to fue pues­to por el Ayun­ta­mien­to de Pam­plo­na?

[Pre­si­den­te del tri­bu­nal: «Se­ñor, esa pre­gun­ta…»]

A.– La re­ti­ro en­ton­ces. A los efec­tos de cos­tas pro­ce­sa­les...

[Pre­si­den­te: «El alo­ja­mien­to no es es­tá in­clui­do en las cos­tas»]

A.– Aún así, ¿pue­de con­tes­tar? [Si­len­cio].

A.– Pues no hay más pre­gun­tas. [In­ter­vie­ne aho­ra Juan Ca­na­les, que de­fien­de al mi­li­tar Al­fon­so Ca­be­zue­lo]

A.– Us­ted ha re­fe­ri­do va­rias ve­ces que us­ted se so­me­te, ¿cier­to?

C.– Sí.

A.– ¿Le di­je­ron ellos en al­gún mo­men­to que se so­me­tie­ra?

C.– No, pe­ro al ver­me en la in­ca­pa­ci­dad de po­der reaccionar… O sea, mi res­pues­ta fue so­me­ter­me. Ellos no me di­je­ron «so­mé­te­te».

A.– O sea, us­ted ha­ce ese plan­tea­mien­to des­de su pun­to de vis­ta.

C.– Cla­ro, me so­me­to por­que yo es­toy blo­quea­da, pe­ro yo no sé si ellos me di­cen «so­mé­te­te».

A.– ¿Pen­só en al­gún mo­men­to que al­gu­nas imá­ge­nes se po­dían ha­ber gra­ba­do con su mó­vil?

C.– Yo no sa­bía que ha­bían he­cho un ví­deo, en­ton­ces, no pen­sa­ba que iba a ser con mi mó­vil.

A.– ¿No se­rá más cier­to que, cuan­do se da cuen­ta que no tie­ne el mó­vil, re­la­cio­na: me han po­di­do gra­bar y que esas imá­ge­nes pue­den es­tar col­ga­das en las re­des so­cia­les.

C.– No, yo sim­ple­men­te que­ría mi mó­vil para lla­mar a X, por­que es la per­so­na de con­fian­za que te­nía en Pam­plo­na.

A.– ¿Fue el mo­ti­vo de po­ner la de­nun­cia el que no en­con­tra­ra el te­lé­fono mó­vil?

C.– No, el mo­ti­vo de la de­nun­cia es que yo hi­ce una cosa que no que­ría ha­cer.

[In­ter­vie­ne Ri­car­do Javier Gon­zá­lez, uno de los tres jue­ces]

Juez.– So­la­men­te tres-cua­tro pre­ci­sio­nes. Reite­ra­da­men­te, el co­men­ta­rio a las con­tes­ta­cio­nes que ha ido dan­do es que la si­tua­ción le su­pu­so un shock, se que­dó blo­quea­da y se so­me­tió. Que no sin­tió da­ño, que no hu­bo fuer­za fí­si­ca y que tam­po­co hu­bo ame­na­zas, sino que fue la si­tua­ción de shock la que us­ted te­nía y que su­ce­dió lo que su­ce­dió.

C.– Sí.

J.– Bien, esa es la per­cep­ción su­ya. La pre­gun­ta que le ha­go es: ¿An­te esa si­tua­ción, des­de el pun­to de vis­ta de los acu­sa­dos, qué ma­ni­fes­ta­ción hi­zo us­ted, de ca­ra a ellos, para que su­pie­sen que us­ted es­ta­ba en si­tua­ción de shock y que es­ta­ban te­nien­do esa si­tua­ción de re­la­cio­nes se­xua­les sin con­sen­ti­mien­to por su par­te?, ¿có­mo pu­die­ron ellos… si us­ted hi­zo al­go, ma­ni­fes­tó al­go, ver­ba­li­zó al­go…?

C.– No, no. O sea, yo ce­rré los ojos… No ha­bla­ba, no es­ta­ba ha­cien­do na­da, es­ta­ba so­me­ti­da y con los ojos ce­rra­dos. Si eso… Es­ta­ba con los ojos ce­rra­dos y sin ha­cer na­da, ni de­cir na­da ni na­da. En­ton­ces, si…

J.– No es­toy va­lo­ran­do, sólo pi­do una des­crip­ción de los he­chos, por­que so­mos, ob­via­men­te, quie­nes te­ne­mos que re­sol­ver. No va­lo­ro na­da, quie­ro sim­ple­men­te pun­tua­li­zar, des­de mi pun­to de vis­ta, ex­tre­mos que pu­die­ran ser re­le­van­tes. Des­de ese pun­to de vis­ta, su per­cep­ción ya la ha comentado. Que­ría sa­ber si, des­de el pun­to de vis­ta de los pro­ce­sa­dos, ¿hi­zo us­ted, en al­gún mo­men­to, al­gún ges­to, al­gu­na ma­ni­fes­ta­ción, al­gu­na ac­tua­ción su­ya?

C.– No ha­blé, no, no, no gri­té, no hi­ce na­da. En­ton­ces, que yo ce­rra­ra los ojos y no hi­cie­ra na­da, lo pue­den in­ter­pre­tar co­mo que es­toy so­me­ti­da o co­mo que no.

J.– En cual­quier ca­so, da­ño, do­lor du­ran­te ese epi­so­dio ha que­da­do cla­ro que no sin­tió us­ted.

C.– Es que no me acuer­do si en ese mo­men­to… Lo úni­co que es­ta­ba con los ojos ce­rra­dos y pen­san­do en que se aca­ba­ra.

J.– En que se aca­ba­se la si­tua­ción.

«A la pa­re­ja que me ayu­dó no sé por qué no le di­je, lo pri­me­ro, que me ha­bían agre­di­do se­xual­men­te» «De­nun­cié por­que yo hi­ce una cosa que no que­ría. ¿Que si me agre­die­ron? Se­xual­men­te, sí» «A mis pa­dres les di­go: ‘Apar­te del ro­bo del mó­vil... Pues han ve­ni­do cua­tro chi­cos y ha pa­sa­do es­to’»

ILUS­TRA­CIÓN: ULISES CU­LE­BRO

Abo­ga­dos de ‘La Ma­na­da’, en el jui­cio ce­le­bra­do en Pam­plo­na.

EFE

El abo­ga­do de la de­nun­cian­te lle­ga al Pa­la­cio de Jus­ti­cia de Na­va­rra el pa­sa­do 27 de no­viem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.