Eu­ro­li­be­ra­dos

El Mundo - - OPINIÓN - ¡QUIA! ARCADI ES­PA­DA

LA GE­NIA­LI­DAD tác­ti­ca del juez Lla­re­na que Es­pa­ña ce­le­bra es­tá car­ga­da de ma­las no­ti­cias, y voy a enu­me­rar­las:

1. Un Es­ta­do de­mo­crá­ti­co de­ja de per­se­guir a un gru­po de pre­sun­tos de­lin­cuen­tes, hoy fu­ga­dos, que cons­pi­ra­ron para des­truir­lo.

2. Si co­mo in­si­núa el au­to de re­ti­ra­da de la eu­ro­or­den, el juez bel­ga ha­bría con­clui­do con­tra el cri­te­rio del fis­cal que Puig­de­mont no de­bía ser juz­ga­do, se­gún el có­di­go pe­nal de Bél­gi­ca, por los de­li­tos de re­be­lión y se­ce­sión, lo me­jor que pue­de ha­cer Eu­ro­pa es asu­mir que no exis­te ni co­mo te­rri­to­rio mo­ral ni co­mo te­rri­to­rio ju­rí­di­co.

3. Al no ago­tar la vía de los re­cur­sos ni pro­pi­ciar, en con­se­cuen­cia, la pre­sión es­pa­ño­la y de otros Es­ta­dos eu­ro­peos so­bre Bél­gi­ca, el juez Lla­re­na asu­me de fac­to que Es­pa­ña es un Es­ta­do de de­re­cho de ba­ja ca­li­dad, cu­yas de­ci­sio­nes ju­di­cia­les pue­den ser efi­caz­men­te im­pug­na­das por otro Es­ta­do miem­bro de la Unión. Es así que ma­ña­na di­rá un puig­de­mont: «La Jus­ti­cia es­pa­ño­la no se atre­ve ni a ser exa­mi­na­da por otros tri­bu­na­les eu­ro­peos».

4. En el bal­bu­cean­te au­to de su­pre­sión de la eu­ro­or­den, don­de co­mo para dar­se áni­mos es­cri­be el juez que «los in­ves­ti­ga­dos pa­re­cen [sic] ha­ber mos­tra­do su in­ten­ción de re­tor­nar a Es­pa­ña», se in­sis­te en la ne­ce­si­dad de no co­lo­car en «peor de­re­cho» a los en­car­ce­la­dos que a los fu­ga­dos an­te la hipótesis de que los pri­me­ros res­pon­die­ran por de­li­tos más gra­ves que los se­gun­dos. Una hipótesis sin du­da abe­rran­te. Pe­ro los ciu­da­da­nos es­pa­ño­les hu­bié­ra­mos es­pe­ra­do de un juez del Su­pre­mo es­tu­dio y de­di­ca­ción para con­tra­rres­tar­la y no la con­for­ta­ble vía de la sus­pen­sión de la eu­ro­or­den. Por lo de­más com­pá­re­se el peor de­re­cho de los en­car­ce­la­dos con esta vi­da de los eu­ro­li­be­ra­dos so­lo pri­va­da de pi­sar la na­ción ho­lla­da por los ocu­pan­tes.

5. In­di­rec­ta­men­te, el juez Lla­re­na da co­ber­tu­ra le­gal al es­ta­ble­ci­mien­to de un go­bierno ca­ta­lán en el exi­lio. La su­pre­sión de cual­quier me­di­da cau­te­lar y una li­ber­tad de mo­vi­mien­tos ca­si ili­mi­ta­da per­mi­ti­rán que Puig­de­mont te­le­di­ri­ja la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na si los in­de­pen­den­tis­tas ob­tie­nen ma­yo­ría el 21 de di­ciem­bre. Y que ce­le­bre en Bru­se­las, se­ma­nal­men­te, las rue­das de pren­sa pos­te­rio­res a las reunio­nes de go­bierno. ¡Por no ha­blar de las pro­pias reunio­nes de go­bierno! La evi­den­cia in­su­fri­ble de una vi­da glo­bal y una jus­ti­cia lo­cal.

6. Unos cuan­tos mi­les de in­de­pen­den­tis­tas via­jan hoy vo­ci­fe­ran­tes a Bru­se­las. Pe­ro ya no ha­brá ne­ce­si­dad. El eu­ro­li­be­ra­do Puig­de­mont ya pue­de dar mí­ti­nes en Ca­ta­lu­ña. En la lla­ma­da Ca­ta­lun­ya Nord, na­tu­ral­men­te. Se aven­tu­ra un emo­cio­nan­te cie­rre de cam­pa­ña en Per­pi­ñán. Con­tra­ria­men­te a lo que su­po­nía­mos no se­rá Puig­de­mont el ho­lo­gra­ma. Se­rá la Jus­ti­cia el ho­lo­gra­ma.

«Un Es­ta­do de­mo­crá­ti­co de­ja de per­se­guir a un gru­po de pre­sun­tos de­lin­cuen­tes, hoy fu­ga­dos, que cons­pi­ra­ron para des­truir­lo»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.