El fin de Com­panys

El Mundo - - OPINIÓN - LUIS MA­RÍA AN­SON

TRAS LA gue­rra in­ci­vil, el dic­ta­dor Francisco Fran­co so­li­ci­tó de la Ges­ta­po la de­ten­ción y ex­tra­di­ción de Luis Com­panys, refugiado en La Bau­le-les-Pins, pueblo de la Fran­cia ocu­pa­da por la Wehr­macht de Hitler. Tras una pantomima de jui­cio, el cau­di­llo co­me­tió la atro­ci­dad de fu­si­lar a Com­panys el 15 de oc­tu­bre de 1940 en el fo­so San­ta Eu­la­lia del Cas­ti­llo de Mont­juic.

El des­pro­pó­si­to franquista na­da tie­ne que ver con la pe­ri­pe­cia real de Luis Com­panys. La Jus­ti­cia de la II Re­pú­bli­ca Es­pa­ño­la le con­de­nó a 30 años de cár­cel. La pos­ver­dad se ha ocu­pa­do de en­mas­ca­rar la reali­dad de lo que ocu­rrió y de que so­lo se ha­ble del fu­si­la­mien­to que fir­mó el dic­ta­dor Fran­co.

Com­panys no pro­cla­mó la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña, co­mo han he­cho el ex­pre­si­den­te fe­lón Car­los Puig­de­mont, el es­qui­vo Oriol Jun­que­ras y la tai­ma­da Car­men For­ca­dell. Lo que pro­cla­mó el 6 de oc­tu­bre de 1934 fue el «Es­ta­do ca­ta­lán den­tro de la Re­pú­bli­ca Federal es­pa­ño­la». Ful­mi­nan­te reac­ción en Ma­drid del Go­bierno de la na­ción. El pre­si­den­te, Ale­jan­dro Le­rroux, hom­bre de la iz­quier­da ra­di­cal y ca­rac­te­ri­za­do por un an­ti­mi­li­ta­ris­mo vis­ce­ral, sus­pen­dió de for­ma to­tal la Au­to­no­mía de Ca­ta­lu­ña, de­cla­ró el Es­ta­do de gue­rra y or­de­nó al general Ba­tet que ocu­pa­ra la Ge­ne­ra­li­dad y de­tu­vie­ra al Go­vern. El mi­li­tar cum­plió las ór­de­nes re­ci­bi­das, ca­ño­neó el edi­fi­cio de la Ge­ne­ra­li­dad, pro­du­jo va­rias do­ce­nas de muer­tos y cen­te­na­res de he­ri­dos y en­car­ce­ló a Luis Com­panys y a to­do su Go­bierno, sal­vo al con­se­je­ro de Go­ber­na­ción, Jo­sep Den­cás, que, al me­jor es­ti­lo Puig­de­mont, se es­ca­pó va­le­ro­sa­men­te por las al­can­ta­ri­llas de la pla­za de San Jai­me.

El 31 de ma­yo de 1935, la Jus­ti­cia de la II Re­pú­bli­ca con­de­nó a Com­panys y sus cóm­pli­ces a 30 años de pri­sión y per­ma­nen­te in­ha­bi­li­ta­ción. Esta es la ver­dad, la pu­ra ver­dad, la so­la ver­dad. El ar­tícu­lo 155 de la ac­tual Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la es­tá a cien años luz de la con­tun­den­cia con que ac­tuó, pri­me­ro el Go­bierno, pre­si­di­do por Le­rroux, y des­pués la Jus­ti­cia de la II Re­pú­bli­ca Es­pa­ño­la. Tras su «vic­to­ria» de 1936, el Frente Po­pu­lar de­cre­tó una am­nis­tía de la que se be­ne­fi­ció Com­panys. En­tre­co­mi­llo «vic­to­ria» por­que Ma­nuel Ál­va­rez Tar­dío, en un li­bro in­cues­tio­na­ble, ha de­mos­tra­do el pu­che­ra­zo que per­mi­tió el triun­fo fren­te­po­pu­lis­ta en aque­llas elec­cio­nes, la tram­pa que con­di­cio­nó 50 es­ca­ños y que al­te­ró gra­ve­men­te el desa­rro­llo de la His­to­ria de Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.