Ca­de­na per­pe­tua para un co­bar­de

El Mundo - - OPINIÓN - POR IÑA­KI GIL Luis Ma­ría An­son, de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la.

HA SI­DO el ma­yor jui­cio de la his­to­ria de Ar­gen­ti­na. Cin­co años de pro­ce­so, 29 ca­de­nas per­pe­tuas para una de las prác­ti­cas más ab­yec­tas de la dic­ta­du­ra, los vue­los de la muer­te. Unas 4.000 per­so­nas, ile­gal­men­te de­te­ni­das, fue­ron ti­ra­das al mar des­de avio­nes. Vi­vas, des­nu­das y dro­ga­das con pen­to­tal. Des­apa­re­ci­dos sin ras­tro.

Entre los reos, Jor­ge Acos­ta ‘el Ti­gre’ y Al­fre­do As­tiz ‘el Án­gel de la muer­te’, ros­tros del ré­gi­men sur­gi­do del gol­pe de 1976. El pri­me­ro di­ri­gió un Gru­po de Ta­reas (GT) de la Es­cue­la Me­cá­ni­ca de la Ar­ma­da, con­ver­ti­da en cen­tro de de­ten­ción clan­des­tino. EL GT 3.3.2. en­car­gó a As­tiz (Mar del Pla­ta, 1950), li­cen­cia­do de la Es­cue­la Na­val, que se in­fil­tra­ra en las Ma­dres de Pla­za de Ma­yo.

Na­ció así Gus­ta­vo Ni­ño, su­pues­to fa­mi­liar de un des­apa­re­ci­do. Ojos azu­les, gua­po, ‘el Rubio’ se ga­nó su con­fian­za. Las acom­pa­ña­ba a la Igle­sia de San­ta Cruz y ju­ga­ba con los ‘boy scouts’ de la pa­rro­quia. Lle­ga­do el día, se­ña­la­ba a las víc­ti­mas con un abra­zo o un be­so.

Así des­apa­re­cie­ron los 12 de San­ta Cruz, entre ellos, las tres fun­da­do­ras de las Ma­dres de Pla­za de Ma­yo y dos mon­jas fran­ce­sas. Era di­ciem­bre de 1977. Un mes des­pués, el GT 3.3.2. de­tu­vo a la es­po­sa de uno de los jefes de los Mon­to­ne­ros, un gru­po gue­rri­lle­ro sur­gi­do de la iz­quier­da pe­ro­nis­ta. As­tiz se que­dó en la ca­sa a la es­pe­ra de ca­zar a otra di­ri­gen­te. Para su des­gra­cia, quien lle­gó fue una jo­ven sue­ca de 17 años, Da­mar Ha­ge­lin. Lo­gró huir, pe­ro As­tiz le dis­pa­ró en ple­na ca­lle. Sus se­cua­ces pa­ra­ron un ta­xi y la me­tie­ron en el ma­le­te­ro. De­ma­sia­dos tes­ti­gos. Aún fue vis­ta con vi­da en la ESMA, don­de su ras­tro se per­dió.

Cuan­do Ar­gen­ti­na in­va­dió las Mal­vi­nas, en 1982, As­tiz fue des­ti­na­do a las Geor­gias del Sur, tam­bién ba­jo so­be­ra­nía bri­tá­ni­ca. Los ar­gen­ti­nos ca­pi­tu­la­ron en 23 días y la Ro­yal Navy dis­tri­bu­yó una foto de As­tiz, con bar­ba y tra­je de co­man­do, fir­man­do la ren­di­ción a bor­do del Ply­mouth.

‘Dia­rio 16’, don­de tra­ba­ja­ba un ar­gen­tino de gran co­ra­zón hui­do de la dic­ta­du­ra, Car­los Bra­dac, re­ve­ló quién era el ma­ri­ne ren­di­do: «Un co­no­ci­do tor­tu­ra­dor en­tre­gó las Geor­gias», ti­tu­ló en su portada el 27 de abril de 1982.

Sue­cia y Fran­cia pi­die­ron la ex­tra­di­ción pe­ro Mar­ga­ret That­cher se ne­gó. De acuer­do con la Con­ven­ción de Gi­ne­bra, en­tre­gó al pri­sio­ne­ro de gue­rra a Ar­gen­ti­na.

«Nun­ca pe­di­ré per­dón por de­fen­der a mi pa­tria», de­cla­ró As­tiz en el jui­cio. El in­for­me so­bre las Geor­gias se­ña­ló: «Se rin­dió sin re­sis­ten­cia». Pe­ro sa­lió im­pu­ne; esas ho­jas des­apa­re­cie­ron. Cruel, irre­den­to y co­bar­de a per­pe­tui­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.