Puig­de­mont, «pre­pa­ra­do» para no vol­ver nun­ca

El ex ‘pre­si­dent’ y sus ex ‘con­se­llers’ di­cen que no re­gre­sa­rán a Es­pa­ña «sin ga­ran­tías»

El Mundo - - ESPAÑA - PA­BLO R. SUANZES BRU­SE­LAS CO­RRES­PON­SAL

El ex pre­si­dent Car­les Puig­de­mont y sus cua­tro ex con­se­llers no re­gre­sa­rán a Ca­ta­lu­ña. No de mo­men­to y no «has­ta que ha­ya ga­ran­tías» de que no van a ser de­te­ni­dos y de que pue­dan realizar una «cam­pa­ña elec­to­ral nor­mal» y re­co­ger sin pro­ble­mas su ac­ta de dipu­tados. Así lo ex­pli­ca­ron ayer en Bru­se­las en una rue­da de pren­sa en la que ce­le­bra­ron co­mo una vic­to­ria aplas­tan­te la de­ci­sión del juez Lla­re­na de re­ti­rar la eu­ro­or­den que pe­sa­ba con­tra ellos. «Des­de el mo­men­to en que to­mo las de­ci­sio­nes es­toy pre­pa­ra­do para to­das las con­se­cuen­cias. To­do lo he he­cho a con­cien­cia», afir­mó Puig­de­mont an­te la pre­gun­ta de si es­tá men­ta­li­za­do para la po­si­bi­li­dad de que­dar­se para siem­pre en Bél­gi­ca.

La de ayer fue la pri­me­ra rue­da de pren­sa des­de la del 31 de oc­tu­bre, la ce­le­bra­da con pre­ca­rios me­dios el día des­pués de su lle­ga­da a la ca­pi­tal bel­ga. Des­de en­ton­ces han ig­no­ra­do o ve­ta­do sis­te­má­ti­ca­men­te a los me­dios en es­pa­ñol. Esta vez la sa­la, en el ho­tel Hu­sa Pre­si­dent Park, es­ta­ba me­jor ha­bi­li­ta­da pe­ro la pre­sen­cia in­ter­na­cio­nal fue mu­cho me­nor. Me­dios es­pa­ño­les y bel­gas, pe­ro ca­si nin­guno del res­to de Eu­ro­pa. Y sí se per­mi­tió pre­gun­tar en cas­te­llano.

Los miem­bros del Go­vern ce­sa­do fue­ron va­gos a la ho­ra de res­pon­der a cuán­do, có­mo y qué creen que pa­sa­rá si re­gre­san. Pe­ro no al ana­li­zar la cues­tión ju­rí­di­ca. «Ya al ve­nir a Bru­se­las nues­tra in­ten­ción era la de vol­ver lo más rá­pi­da­men­te po­si­ble. Es­tar jun­to a nues­tra familia y los ciu­da­da­nos. Si los ca­ta­la­nes nos eli­gen co­mo dipu­tados en nom­bre del Par­la­men­to y el Go­bierno te­ne­mos el de­ber de vol­ver. ¿Se­rá po­si­ble? ¿Se res­pe­ta­rá el re­sul­ta­do elec­to­ral? Si las elec­cio­nes, los ciu­da­da­nos, a tra­vés de las ur­nas, di­cen que quie­ren el mis­mo go­bierno ce­sa­do con el gol­pe del 155 se res­pe­ta­rá? Hay que co­no­cer la res­pues­ta an­tes de de­ci­dir vol­ver, lo pen­sa­re­mos dos ve­ces», ex­pli­có Puig­de­mont.

Los cin­co pre­sen­ta­ron la de­ci­sión del juez Lla­re­na co­mo un in­dis­cu­ti­ble triun­fo, una vic­to­ria in­ape­la­ble que mos­tra­ría la de­bi­li­dad de la cau­sa abier­ta con­tra ellos. «Que ten­gan que re­ti­rar el man­da­to in­di­ca que no eran cons­cien­tes de que no te­nían ba­se para esas gra­ves acu­sa­cio­nes o que la eu­ro­or­den fue una cha­pu­za ju­rí­di­ca. O am­bas co­sas. Cuan­do las le­yes las ha­cen ellos y la jus­ti­cia la ad­mi­nis­tran ellos son muy va­lien­tes. Se atre­ven con ca­si to­do el mun­do. Si eres de la ul­tra­de­re­cha no vas a la cár­cel ni con con­de­na fir­me. Pe­ro cuan­do ya no pue­den con­tro­lar to­da la ca­de­na ni tie­nen jue­ces amigos ni fis­ca­les que afi­nan y tie­nen to­das las mi­ra­das del mun­do ya no son tan va­lien­tes y sa­ben que pue­den ha­cer el ri­dícu­lo», afir­mó el ex pre­si­dent.

«La es­tra­te­gia de po­ner en la es­ce­na in­ter­na­cio­nal lo que es­tá pa­san­do, de po­ner­nos en ma­nos de una jus­ti­cia in­de­pen­dien­te y de po­der de­fen­der­nos en li­ber­tad, de po­der ha­cer­lo en el res­pe­to y la dig­ni­dad que no nos han es­ta­do dan­do a los com­pa­ñe­ros en­car­ce­la­dos, era la es­tra­te­gia ade­cua­da, útil», va­lo­ra­ron.

No qui­sie­ron ha­cer cá­ba­las elec­to­ra­les ape­nas ho­ras an­tes de un ac­to de cam­pa­ña en el mis­mo ho­tel en el que es­tu­vo Ar­tur Mas. Y en la vís­pe­ra de la ma­ni­fes­ta­ción con­vo­ca­da en Bru­se­las por la ANC y Òm­nium, pe­ro sí una pre­vi­sión: «Tie­nen mie­do de la mi­ra­da del mun­do. Em­pie­zan re­ti­ran­do la eu­ro­or­den y aca­ba­rán re­ti­ran­do el 155».

El aná­li­sis del ex con­se­ller Co­mín fue más sin­gu­lar. «Es un buen día para no­so­tros y uno muy ma­lo para el Go­bierno es­pa­ñol. El dra­ma del Es­ta­do es con­fun­dir la jus­ti­cia cons­ti­tu­cio­nal y la pe­nal. En un Es­ta­do de de­re­cho a un Go­bierno de­mo­crá­ti­ca­men­te ele­gi­do por prin­ci­pio no se le tie­ne que per­se­guir pe­nal­men­te por sus de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas», ase­gu­ró.

REUTERS

Car­les Puig­de­mont jun­to a Ar­tur Mas, ayer, en Bru­se­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.