«Je­ru­sa­lén es la ca­pi­tal de Is­rael»

Do­nald Trump se con­vier­te en el pri­mer lí­der mun­dial en re­co­no­cer la ca­pi­ta­li­dad is­rae­lí de la Ciu­dad San­ta Anun­cia el tras­la­do de su em­ba­ja­da des­de Tel Aviv, en un movimiento que rom­pe con dé­ca­das de po­lí­ti­ca exterior es­ta­dou­ni­den­se

El Mundo - - MUNDO -

EEUU se ha con­ver­ti­do en el pri­mer país del mun­do que re­co­no­ce la ciu­dad de Je­ru­sa­lén co­mo ca­pi­tal del Es­ta­do de Is­rael. Así lo anun­ció ayer el pre­si­den­te, Do­nald Trump, en un movimiento que rom­pe con la po­lí­ti­ca de la pri­me­ra po­ten­cia mun­dial des­de 1991, cuan­do Geor­ge Bush lan­zó en la Con­fe­ren­cia de Ma­drid un pro­ce­so de paz entre is­rae­líes y pa­les­ti­nos con EEUU co­mo me­dia­dor. Trump tam­bién anun­ció que ha da­do ins­truc­cio­nes para que tras­la­de la em­ba­ja­da de EEUU a Je­ru­sa­lén. Nin­gún país tie­ne em­ba­ja­da en esa ciu­dad, que fue de­cla­ra­da en 1980 por el Es­ta­do is­rae­lí co­mo su «ca­pi­tal eter­na e in­di­vi­si­ble».

En 1995 el Con­gre­so de EEUU ins­tó al pre­si­den­te a re­co­no­cer la ca­pi­ta­li­dad de Je­ru­sa­lén y a tras­la­dar allí la re­pre­sen­ta­ción di­plo­má­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se. Los tres pre­si­den­tes que ha ha­bi­do des­de en­ton­ces –Clin­ton, Bush hijo y Oba­ma– han he­cho ca­so omi­so de la de­cla­ra­ción.

«He lle­ga­do a la con­clu­sión de que es el mo­men­to de re­co­no­cer Je­ru­sa­lén co­mo ca­pi­tal de Is­rael», di­jo Trump. Su de­ci­sión tie­ne po­co sig­ni­fi­ca­do en el te­rreno de las reali­da­des tan­gi­bles. De he­cho, Es­ta­dos Uni­dos al­qui­la des­de 1989 un te­rreno en Je­ru­sa­lén para cons­truir en él una em­ba­ja­da, con una ren­ta que pa­ga al Es­ta­do de Is­rael de un dólar (84 cén­ti­mos de eu­ro) al año. Lle­var la em­ba­ja­da a allí des­de Tel Aviv, don­de es­tán las de­más se­des di­plo­má­ti­cas en Is­rael, lle­va­rá mu­cho tiem­po. La cons­truc­ción de su em­ba­ja­da en Lon­dres ha du­ra­do ocho años.

Pe­ro la de­ci­sión de Trump tie­ne un enor­me sim­bo­lis­mo. Je­ru­sa­lén es la ciu­dad san­ta de las tres gran­des re­li­gio­nes mo­no­teís­tas del mun­do ––el Ju­daís­mo, el Cris­tia­nis­mo, y el Is­lam– y ha si­do ob­je­to de dispu­ta entre ju­díos y ára­bes du­ran­te la ma­yor par­te del si­glo XX y lo que lle­va­mos del XXI. Ha si­do bri­tá­ni­ca, ha es­ta­do par­ti­da entre Is­rael y Jor­da­nia, ha te­ni­do barrios que nun­ca han si­do ad­ju­di­ca­dos y, for­mal­men­te al me­nos, Na­cio­nes Uni­das –y EEUU con ella– han de­fen­di­do un es­ta­tus in­ter­na­cio­nal. Des­de 1967 Is­rael con­tro­la la to­ta­li­dad de la ciu­dad, y ha pues­to en mar­cha un pro­ce­so para ir ex­pul­san­do de ella a las co­mu­ni­da­des que no son ju­días.

Para mu­chos mu­sul­ma­nes y ára­bes, la de­ci­sión es el aban­dono por par­te de EEUU de cual­quier pre­ten­sión de im­par­cia­li­dad o, al me­nos, equi­dis­tan­cia, en el pro­ce­so de paz de Oriente Pró­xi­mo. No es ése el pun­to de vis­ta de Trump, que di­jo ayer, al anun­ciar la me­di­da, que «he con­si­de­ra­do es­te rum­bo de ac­ción co­mo fa­vo­ra­ble al in­te­rés de los EEUU de Amé­ri­ca de bus­car la paz entre is­rae­líes y pa­les­ti­nos. És­te es un pa­so que da­mos muy tar­de para ha­cer que la paz pro­gre­se y que lle­gue­mos a un acuer­do du­ra­de­ro». Pe­ro, se­gún la web Fo­reign Po­licy, el De­par­ta­men­to de De­fen­sa ha au­men­ta­do las do­ta­cio­nes de in­fan­tes de Ma­ri­na en las em­ba­ja­das es­ta­dou­ni­den­ses en Oriente Pró­xi­mo en pre­vi­sión de dis­tur­bios, o aten­ta­dos tras la de­ci­sión. Se­gún la pren­sa es­ta­dou­ni­den­se, Was­hing­ton ha­bría pac­ta­do el anun­cio del reconocimiento con dos de sus gran­des alia­dos en la re­gión, Jor­da­nia –que es ve­cino de Is­rael– y Ara­bia Sau­dí.

La ra­zón fun­da­men­tal del reconocimiento de Is­rael es de ín­do­le elec­to­ral. El apo­yo ab­so­lu­to y en cual­quier cir­cuns­tan­cia al Es­ta­do is­rae­lí es una de las prin­ci­pa­les de­man­das de los cris­tia­nos evan­gé­li­cos, que ven en la exis­ten­cia de Is­rael y en su ex­ten­sión has­ta las fron­te­ras que te­nía en el An­ti­guo Tes­ta­men­to el cum­pli­mien­to de una pro­fe­cía bí­bli­ca que an­ti­ci­pa la lle­ga­da del reino de Dios en la Tie­rra. Pue­de re­sul­tar cu­rio­so en una so­cie­dad se­cu­lar –co­mo la eu­ro­pea– pe­ro entre una cuar­ta par­te y un ter­cio de las per­so­nas que vo­tan en EEUU son evan­gé­li­cos. Entre ellos, la per­so­na que es­ta­ba tras Trump cuan­do hi­zo el anun­cio: el vi­ce­pre­si­den­te Mi­ke Pen­ce.

Así que Trump se ha vuel­to a ase­gu­rar el apo­yo de ese gru­po, cu­yo res­pal­do ne­ce­si­ta para se­guir go­ber­nan­do. El reconocimiento de la ca­pi­ta­li­dad de Je­ru­sa­lén no es más que el se­gun­do fa­vor que el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se ha­ce a la co­mu­ni­dad evan­gé­li­ca, des­pués de que el sá­ba­do por la ma­ña­na el Se­na­do apro­ba­ra un pro­yec­to de re­for­ma fis­cal que, entre otras co­sas, per­mi­te que las igle­sias apo­yen de for­ma ex­plí­ci­ta a can­di­da­tos po­lí­ti­cos y, al mis­mo tiem­po, si­gan li­bres de im­pues­tos.

El otro gru­po al que Trump ha echa­do un gui­ño es a los ju­díos de EEUU, co­mo su yerno Ja­red Kush­ner y su hi­ja Ivan­ka que, ade­más, son ase­so­res de la Ca­sa Blan­ca. La po­pu­la­ri­dad de Trump entre los ju­díos es ce­ro, en par­te por­que esa co­mu­ni­dad es his­tó­ri­ca­men­te de­mó­cra­ta y de iz­quier­das en ma­te­ria so­cial. In­clu­so los ju­díos re­pu­bli­ca­nos re­cha­zan a Trump por sus sim­pa­tías ha­cia gru­pos fi­lo­na­zis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.