Ca­ta­lu­ña: ‘fa­ke news’

El Mundo - - DEPORTES - RAÚL DEL PO­ZO

En es­te in­vierno se­co, frío y ten­so, de es­car­cha y an­ti­ci­clo­nes, las fuer­zas de la os­cu­ri­dad de Eu­ro­pa sa­len a la ca­lle con ban­de­ras. Stei­ner nos re­cuer­da, para que no nos dur­ma­mos, el pa­sa­do: «Eu­ro­pa es el lu­gar don­de el jar­dín de Goet­he es ca­si co­lin­dan­te con Bu­chen­wald, don­de la ca­sa de Cor­nei­lle es con­ti­gua a la pla­za en la que Jua­na de

Ar­co fue ho­rri­ble­men­te eje­cu­ta­da». Los años de paz y de bie­nes­tar se tor­cie­ron con la úl­ti­ma re­ce­sión que re­su­ci­tó vie­jos de­mo­nios. Cuan­do pa­re­cía que el con­ti­nen­te de las lu­ces se ha­bía ale­ja­do de to­do fa­na­tis­mo vuel­ven el odio ét­ni­co y la per­se­cu­ción de los re­fu­gia­dos. Esos sín­to­mas de una epi­de­mia es­tán pro­vo­can­do in­cen­dios di­fí­ci­les de apa­gar. En Ca­ta­lu­ña hay una mul­ti­tud mo­vi­li­za­da por unos po­lí­ti­cos pre­sos acu­sa­dos de re­be­lión y por otros que hu­ye­ron, co­mo sue­len ha­cer­lo –esta vez no por las al­can­ta­ri­llas–, al man­do de un tu­ris­ta oca­sio­nal que se fin­ge exi­la­do, y co­mo los an­ti­guos trai­do­res y los mo­der­nos te­rro­ris­tas, se re­fu­gia en Flan­des para bur­lar­se de la jus­ti­cia es­pa­ño­la. Lo más sor­pren­den­te de es­te mo­men­to es la com­pa­sión y blan­du­ra de los po­lí­ti­cos y pe­rio­dis­tas an­te el fal­so Pim­pi­ne­la Es­car­la­ta de Bru­se­las y el en­ta­le­ga­do de Es­tre­me­ras co­mien­do chu­rros ma­dri­le­ños. De pron­to han ol­vi­da­do los im­pro­pe­rios que sue­len de­di­car a los impu­tados de los partidos con­tra­rios, cuan­do son acu­sa­dos de ra­te­ros, un de­li­to más le­ve que el de re­be­lión.

Es­te­ban Gon­zá­lez Pons, vi­ce­pre­si­den­te del Gru­po Po­pu­lar en el Par­la­men­to Eu­ro­peo, cre­ce y se afi­na co­mo po­lí­ti­co en Eu­ro­pa. Le­jos de es­te ter­nu­ris­mo con que aquí se tra­ta a los hui­dos de pas­ta fres­ca, ha comentado que la in­de­pen­den­cia y la re­pú­bli­ca ca­ta­la­na cons­ti­tu­yen la ma­yor fa­ke news del si­glo. «To­do es una men­ti­ra con el úni­co ob­je­ti­vo de des­es­ta­bi­li­zar». Me ex­pli­ca el eu­ro­dipu­tado que las ave­rías esen­cia­les de Eu­ro­pa tie­nen ya nom­bres na­cio­na­lis­tas: el Bre­xit, Cór­ce­ga y Po­lo­nia, mien­tras el fo­co ca­ta­lán se va apa­gan­do. En la Po­lo­nia go­ber­na­da por la ex­tre­ma de­re­cha, las ca­lles es­tán sien­do to­ma­das por agi­ta­do­res que gri­tan «Dios, ho­nor, pa­tria», «Po­lo­nia pu­ra, Po­lo­nia blan­ca», «Fue­ra los re­fu­gia­dos», «A gol­pe de mar­ti­llo a gol­pe de hoz, aca­be­mos con la gen­tu­za ro­ja». El Bre­xit y la fron­te­ra de Ir­lan­da, el as­cen­so de los se­ce­sio­nis­tas –45% de los vo­tos en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de Cór­ce­ga– han des­pla­za­do a Ca­ta­lu­ña que ha de­ja­do de ser una gran preo­cu­pa­ción. El asun­to em­pie­za a abu­rrir. «Puig­de­mont ha vi­vi­do sus se­ma­nas de glo­ria y es­tá pun­to de con­ver­tir­se en un pel­ma­zo y a no ser re­co­no­ci­do cuan­do pa­see por la ca­lle». Cla­ro que lo que en Eu­ro­pa pro­vo­ca abu­rri­mien­to aquí des­en­ca­de­na pe­sa­di­llas, es de­cir an­gus­tia y zo­zo­bra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.