Pe­ri­cles el es­qui­no­cé­fa­lo

El Mundo - - PORTADA - RAÚL DEL PO­ZO

El li­be­lo, el fo­lle­to, el anó­ni­mo, la ca­ri­ca­tu­ra con in­ten­ción de in­ju­riar... son tan an­ti­guos co­mo el po­der. No só­lo se con­si­de­ra­ron in­ju­rio­sos los pas­qui­nes, sino tam­bién al­gu­nos tex­tos clá­si­cos, co­mo el An­ti-Catón de Cé­sar y has­ta las Fi­lí­pi­cas de Ci­ce­rón.

Has­ta ha­ce tres si­glos, el au­tor y el edi­tor de un li­be­lo con­tra el rey po­día ser con­de­na­do a muer­te. A pe­sar de ello, flo­re­cie­ron las bur­las clan­des­ti­nas. Con los in­sul­tos de­di­ca­dos a los mo­nar­cas se po­día ha­ber for­ma­do una bi­blio­te­ca y to­do es­to ocu­rría an­tes de in­ter­net.

Aho­ra, ya no hay que ir a de­po­si­tar es­cri­tos con­tra los car­de­na­les en la es­ta­tua de Pas­quino: pue­des ca­gar­te en los muer­tos de quien te plaz­ca des­de un or­de­na­dor o un mó­vil, por­que las in­ju­rias se han de­mo­cra­ti­za­do. Hay días en que es ur­gen­te ti­rar de la cadena de la Red pa­ra evi­tar que te en­ve­ne­ne un ba­ta­llón de ví­bo­ras. La can­ti­dad de ca­lum­nias ha lle­ga­do a ser tan des­truc­ti­va, que par­la­men­ta­rios del PP pi­den un cam­bio le­gal pa­ra aca­bar con el ano­ni­ma­to y la im­pu­ni­dad. Los po­lí­ti­cos se mo­vi­li­za­ron des­pués del aco­so a Ali­cia Sán­chez-Ca­ma­cho. La dipu­tada col­gó en la Red su in­ter­ven­ción en el Congreso en con­tra de la pro­pues­ta de los na­cio­na­lis­tas de de­ro­gar el ar­tícu­lo 155 y le con­tes­ta­ron con es­ta fra­se: «A ti te ten­dría que ha­ber en­con­tra­do La Ma­na­da».

Des­pués de es­ta mi­se­ra­ble agre­sión, Ra­fael Her­nan­do plan­teó la ne­ce­si­dad de es­tu­diar cam­bios en la le­gis­la­ción pa­ra aca­bar con las cuen­tas o per­fi­les anó­ni­mos y com­ba­tir si­tua­cio­nes de ame­na­za y aco­so. Tam­bién su­gi­rió la po­si­bi­li­dad de ha­blar con em­pre­sas tecnológicas pa­ra que evi­ten la uti­li­za­ción de los ro­bots que pro­pa­gan ca­lum­nias. Creo que el in­ten­to de los po­de­res de bo­rrar las di­fa­ma­cio­nes del es­cua­drón de ví­bo­ras va a ser inú­til, co­mo lo fue siem­pre.

Has­ta Ro­bes­pie­rre gri­tó: «Es­pár­zan­se en­ton­ces li­be­los con­tra mí. No por eso de­ja­ré de ser el mis­mo, de­fen­dien­do siem­pre la li­ber­tad y la igual­dad». En la edad de oro de Ate­nas, los có­mi­cos se bur­la­ron de la ca­be­za en for­ma de pe­ra o ce­bo­lla de Pe­ri­cles: ca­be­za de al­ba­rra­na, ca­be­za des­co­mu­nal. Has­ta Plu­tar­co in­sis­te en la in­vec­ti­va: «En la con­for­ma­ción de su cuer­po no te­nía de­fec­to, so­la­men­te su ca­be­za era muy pro­lon­ga­da y des­me­di­da. Por es­to, en ca­si to­das sus es­ta­tuas se le re­tra­ta con yel­mo». Los co­me­dian­tes le lla­ma­ban «es­qui­no­cé­fa­lo». Los pan­fle­tis­tas se bur­la­ban de As­pa­sia de Mi­le­to, su es­po­sa, in­si­nuan­do que era pros­ti­tu­ta.

En­ton­ces, co­mo aho­ra, an­te la ca­lum­nia no hay otra re­ce­ta que la que pro­po­ne Pe­ri­cles, maes­tro de la pa­la­bra y la de­mo­cra­cia: «So­mos li­bres y to­le­ran­tes en nues­tras vi­das, pe­ro en los asun­tos pú­bli­cos nos ce­ñi­mos a la ley».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.