Is­rael, en alerta an­te la lla­ma­da de Ha­mas a la ter­ce­ra In­ti­fa­da

Re­cha­zo in­ter­na­cio­nal a la de­ci­sión de Trump de re­co­no­cer Je­ru­sa­lén co­mo ca­pi­tal

El Mundo - - PORTADA - SAL EMERGUI

Je­ru­sa­lén ama­ne­ció ayer con de­sigual re­sa­ca en­tre is­rae­líes (ale­gría con­te­ni­da) y pa­les­ti­nos (pro­fun­do ma­les­tar), tras su re­co­no­ci­mien­to co­mo ca­pi­tal de Is­rael por par­te del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump. La pre­gun­ta de si se ave­ci­na una nue­va ola de vio­len­cia flo­ta­ba ayer en el ai­re. La res­pues­ta de­pen­de­rá en gran me­di­da de lo que su­ce­da hoy.

Tras las ma­si­vas ple­ga­rias mu­sul­ma­nas del vier­nes, el gru­po is­la­mis­ta Ha­mas pro­me­te un «Día de la Ira y el co­mien­zo de una nue­va In­ti­fa­da lla­ma­da a li­be­rar Je­ru­sa­lén». Di­ver­sos pun­tos de Cis­jor­da­nia (Ramala, Ye­nin, Be­lén…) y la par­te orien­tal de Je­ru­sa­lén vi­vie­ron ayer los pri­me­ros lla­ma­ra­zos con pro­tes­tas y cho­ques con efec­ti­vos is­rae­líes que de­ja­ron va­rias de­ce­nas de he­ri­dos pa­les­ti­nos.

Ha­mas no tar­dó en re­co­ger la ce­ri­lla di­plo­má­ti­ca que su­pu­so el anun­cio de Trump so­bre la dispu­tada ciu­dad pa­ra en­cen­der un in­cen­dio. «Las po­lí­ti­cas sio­nis­tas apo­ya­das por Es­ta­dos Uni­dos só­lo pue­den ser con­fron­ta­das con una re­no­va­da In­ti­fa­da con­tra la ocu­pa­ción», de­cla­ró Is­mail Ha­ni­ya, al fren­te del gru­po que con­tro­la la Fran­ja de Ga­za. Sus pa­la­bras no de­jan lu­gar a du­das: «La de­ci­sión ame­ri­ca­na es una de­cla­ra­ción de guerra».

«La Yihad Is­lá­mi­ca es­tá pre­pa­ra­da pa­ra la lu­cha ar­ma­da», sen­ten­ció el di­ri­gen­te de es­ta fac­ción, Ah­med Al Batsh, que exi­gió al pre­si­den­te de la Au­to­ri­dad Na­cio­nal Pa­les­ti­na (ANP), Abu Ma­zen, que rom­pa la coope­ra­ción en se­gu­ri­dad con Is­rael y los con­tac­tos con EEUU. Tampoco fal­tan vo­ces en­tre el li­de­raz­go is­la­mis­ta de con­de­na a lo que con­si­de­ran «inac­ción» del mun­do ára­be.

Abu Ma­zen, que dio luz ver­de a los «tres Días de la Ira», se reunió en Amán con el rey Ab­da­lá pa­ra in­ten­tar te­jer una po­si­ción ára­be con­jun­ta pa­ra de­fen­der «los de­re­chos pa­les­ti­nos en Al Quds» an­te la «vio­la­ción de la ley in­ter­na­cio­nal» de Trump. Pe­se, o qui­zá de­bi­do, al mo­nu­men­tal en­fa­do del rais, po­dría ser in­vi­ta­do a la Ca­sa Blan­ca en los pró­xi­mos me­ses, se­gún un dia­rio ára­be.

La du­cha fría re­ci­bi­da –aun­que sea sim­bó­li­ca– ha pro­vo­ca­do un alud de crí­ti­cas internas a Abu Ma­zen por de­fen­der el ca­mino negociador ba­jo pa­ra­guas de Was­hing­ton. «Trump apo­yó la ocu­pa­ción de Je­ru­sa­lén y se ali­nea con el Go­bierno ex­tre­mis­ta is­rae­lí», cri­ti­ca­ban en la Mu­ka­ta de Ramala, don­de se con­clu­ye que el anun­cio gol­pea de for­ma le­tal la so­lu­ción de dos Es­ta­dos, ba­sa­da en que Je­ru­sa­lén Es­te sea la ca­pi­tal pa­les­ti­na, y el pa­pel me­dia­dor de EEUU. Eso sí, sin que­rer­lo Trump le ha he­cho un fa­vor a la cau­sa pa­les­ti­na, al de­vol­ver­la a la ac­tua­li­dad mun­dial tras años de os­tra­cis­mo.

Is­rael, por su par­te, se cen­tra aho­ra en di­plo­ma­cia y se­gu­ri­dad. Por un la­do, in­ten­ta que otros paí­ses si­gan el ejem­plo de la pri­me­ra po­ten­cia. Por otro, en­vía va­rios ba­ta­llo­nes co­mo re­fuer­zo a Cis­jor­da­nia an­te el ex­plo­si­vo examen de hoy e in­ten­si­fi­ca las la­bo­res de In­te­li­gen­cia an­te lo que con­fir­ma co­mo «gran au­men­to de lla­ma­mien­tos pa­ra lan­zar aten­ta­dos te­rro­ris­tas».

En Is­rael no hay eu­fo­ria. Se­gún el ca­nal pú­bli­co, un co­mu­ni­ca­do in­terno de Ex­te­rio­res pi­dió a los di­plo­má­ti­cos que apo­yen el «his­tó­ri­co anun­cio» de Trump de for­ma co­me­di­da pa­ra no pro­vo­car más pro­tes­tas. Más allá del te­mor a una ola de vio­len­cia, los is­rae­líes son cons­cien­tes de que no hay re­sul­ta­dos tan­gi­bles, co­mo po­dría ser el tras­la­do de la em­ba­ja­da de EEUU a Je­ru­sa­lén. Aun­que Trump apla­zó la mu­dan­za de és­ta y no ha­bló de «Je­ru­sa­lén uni­da», des­vin­cu­lán­do­se así de la dis­cu­sión so­bre la par­te orien­tal ocu­pa­da por Is­rael en la guerra del 67, el 6 de di­ciem­bre de 2017 pa­sa­rá a la his­to­ria no só­lo de es­te país, sino de la ca­rre­ra del pri­mer mi­nis­tro is­rae­lí, Ben­ja­min Ne­tan­yahu. Qui­zá su ma­yor lo­gro di­plo­má­ti­co.

«Trump se ha vin­cu­la­do de for­ma eter­na a la his­to­ria de Je­ru­sa­lén. Quie­re agra­de­cer tam­bién al Congreso es­ta­dou­ni­den­se que ha­ce 22 años le­gis­ló el re­co­no­ci­mien­to has­ta que lle­gó el pre­si­den­te y pu­so en prác­ti­ca esa ley», di­jo Ne­tan­yahu an­tes de re­ve­lar que man­tie­ne con­tac­tos con otros paí­ses pa­ra que ha­gan si­mi­lar re­co­no­ci­mien­to. «Es­toy se­gu­ro de que cuan­do la em­ba­ja­da ame­ri­ca­na se tras­la­de a Je­ru­sa­lén, e in­clu­so an­tes, otras mu­chas em­ba­ja­das lo ha­rán tam­bién». «Mien­tras la Bi­blia men­cio­na Je­ru­sa­lén más de 600 ve­ces, en el Co­rán no apa­re­ce ni una so­la vez. Je­ru­sa­lén ha si­do siem­pre la ca­pi­tal del pue­blo ju­dío y de Is­rael. Es­pe­ra­mos aho­ra que otros paí­ses tam­bién lo re­co­noz­can», aña­dió el mi­nis­tro de Edu­ca­ción, Naf­ta­li Ben­nett.

Pe­ro sus in­ten­tos se to­pan con una in­gen­te cas­ca­da de reac­cio­nes re­gio­na­les y mun­dia­les con­tra­rias a la de­ci­sión de Trump. Alia­dos ára­bes de EEUU co­mo Jor­da­nia, Egip­to y Ara­bia Sau­dí mos­tra­ron ayer su desacuer­do por una me­di­da «pe­li­gro­sa». «In­jus­ti­fi­ca­do e irres­pon­sa­ble», lo de­fi­nió Riad su­mán­do­se a las condenas de El Cai­ro, Bei­rut, Amán y res­to de ca­pi­ta­les ára­bes. Pa­ra Irán es una gran opor­tu­ni­dad de ati­zar a EEUU y abor­tar los dis­cre­tos acer­ca­mien­tos en­tre sus dos enemi­gos: Ara­bia Sau­dí e Is­rael. El pre­si­den­te tur­co, Rec­cep Tay­yip Er­do­gan, que con­si­de­ra Je­ru­sa­lén «una lí­nea ro­ja pa­ra to­do mu­sul­mán», acon­se­jó a Trump «ha­cer la paz» y no la po­lí­ti­ca.

Pe­ro no só­lo enemi­gos de Is­rael cri­ti­can el cam­bio de po­si­ción es­ta­dou­ni­den­se, sino ami­gos co­mo Gran Bre­ta­ña, Ale­ma­nia y Fran­cia que ex­pre­sa­ron su preo­cu­pa­ción y de­fen­die­ron que el es­ta­tus de Je­ru­sa­lén de­be ser ne­go­cia­do por las par­tes.Tras re­cal­car que la his­tó­ri­ca vi­lla de­be ser la ca­pi­tal de dos Es­ta­dos, la jefa de la di­plo­ma­cia de la Unión Eu­ro­pea, Fe­de­ri­ca Mog­he­ri­ni, ad­vir­tió de que el paso «tie­ne un im­pac­to po­ten­cial muy preo­cu­pan­te y po­dría lle­var­nos a tiem­pos aún más os­cu­ros de los ac­tua­les».

A ni­vel in­terno, Ne­tan­yahu son­ríe. La opi­nión pú­bli­ca ha ol­vi­da­do ya sus casos de co­rrup­ción. Ade­más, si hay al­go que une a la iz­quier­da y de­re­cha en Is­rael es Ye­rus­ha­la­yim. El nue­vo lí­der la­bo­ris­ta, Avi Ga­bai, fe­li­ci­tó la de­ci­sión de Trump «por re­co­no­cer el he­cho ob­vio de que es nues­tra ca­pi­tal uni­fi­ca­da. No se pue­de re­nun­ciar a un sím­bo­lo co­mo Je­ru­sa­lén». Al mis­mo tiem­po, pi­dió «me­di­das pa­ra reac­ti­var el pro­ce­so de paz ba­sa­do en dos Es­ta­dos».

Le­jos de los po­lí­ti­cos, Ali y Da­vid ha­cen co­la en una ca­fe­te­ría de Je­ru­sa­lén. «No sé por qué el pi­ró­mano Trump te­nía que me­ter sus na­ri­ces aquí ig­no­ran­do a los pa­les­ti­nos. Só­lo pro­vo­ca­rá más ten­sión y vio­len­cia», pro­tes­ta el pa­les­tino. El is­rae­lí di­ce: «No ne­ce­si­ta­mos a Trump pa­ra sa­ber que és­ta es nues­tra ca­pi­tal, pe­ro siem­pre es bueno que EEUU lo re­co­noz­ca». Mi­li­cias pa­les­ti­nas lan­za­ron dos pro­yec­ti­les con­tra el sur de Is­rael, que res­pon­dió con dis­pa­ros con­tra una po­si­ción de Ha­mas co­mo re­pre­sa­lia.

De­ce­nas de he­ri­dos en en­fren­ta­mien­tos en­tre pa­les­ti­nos y fuer­zas is­rae­líes Is­rael re­fuer­za su des­plie­gue mi­li­tar an­te el «Día de la Ira» con­vo­ca­do hoy

AFP

Un pa­les­tino arro­ja pie­dras.

MOHAMAD TOROKMAN / REU­TERS

Ma­ni­fes­tan­tes pa­les­ti­nos co­rren du­ran­te los en­fren­ta­mien­tos con sol­da­dos is­rae­líes cer­ca del asen­ta­mien­to ju­dío de Beit El, pró­xi­mo a la ciu­dad cis­jor­da­na de Ramala.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.