¿POR QUÉ AL­GU­NOS MAS­CO­TAS ANI­MA­LES VI­VEN ME­JOR QUE SUS DUE­ÑOS?

1.200 eu­ros al año. Es­to cues­ta, de me­dia, te­ner un ani­mal en ca­sa. Es­tos “nue­vos miem­bros de la fa­mi­lia” van a la pe­lu­que­ría ca­da dos me­ses, gas­tan ca­si 400 eu­ros en el ve­te­ri­na­rio, 780 en co­mi­da y unos 90 en ju­gue­tes. ¿He­mos ido demasiado le­jos en su cu

El Mundo - - PORTADA - POR RE­BE­CA YANKE

Hay un chis­te de an­tro­zoó­lo­gos, aque­llos que es­tu­dian las re­la­cio­nes en­tre ani­ma­les y hu­ma­nos, que pre­gun­ta en qué mo­men­to co­men­za­ron a des­apa­re­cer de las ca­sas las jau­las con pá­ja­ros –o los pá­ja­ros en jau­las–. Al­gu­nos sos­tie­nen que, con la lle­ga­da de la ra­dio, ya no eran ne­ce­sa­rias pa­ra re­lle­nar si­len­cios. Otros, más cí­ni­cos, apun­tan que su des­apa­ri­ción va en pa­ra­le­lo al au­men­to de ga­tos en los ho­ga­res.

An­tes, los pe­rros vi­gi­la­ban, ca­za­ban y re­co­gían el re­ba­ño; los ga­tos se ocu­pa­ban de los ra­to­nes y los ca­ba­llos trans­por­ta­ban lo que hu­bie­ra que mo­ver. «En el úl­ti­mo me­dio si­glo, nues­tras re­la­cio­nes con los ani­ma­les se han con­ver­ti­do en al­go más com­ple­jo y, por tan­to, más com­pli­ca­do de des­en­tra­ñar», ad­vier­te John Brads­haw, fun­da­dor del Ins­ti­tu­to de AnT­ro­zoo­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Bris­tol (Reino Uni­do) y au­tor de The ani­mals among us: how pet make as hu­mans [Los ani­ma­les en­tre no­so­tros, có­mo las mas­co­tas nos ha­cen hu­ma­nos] pu­bli­ca­do es­te oc­tu­bre.

«En las cua­tro úl­ti­mas dé­ca­das, ha sur­gi­do la teo­ría, apa­ren­te­men­te de la na­da, de que te­ner un ani­mal en ca­sa for­ma par­te de un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble; ve­mos a las mas­co­tas co­mo un an­tí­do­to al es­trés de la vi­da ur­ba­na mo­der­na, co­mo un pa­lia­ti­vo de la so­le­dad y co­mo te­ra­peu­tas de to­do ti­po de dis­ca­pa­ci­da­des; pa­re­ce que que­re­mos creer que nos apor­tan al­gún ti­po de eli­xir que nos per­mi­ti­rá vi­vir vi­das más ple­nas», sos­tie­ne.

En es­te nue­vo es­ce­na­rio, hay ca­fe­te­rías don­de, mien­tras con una mano se re­mue­ve la cu­cha­ri­lla en el ca­fé, con la otra se aca­ri­cia el sua­ve lo­mo de un ga­to; mi­llo­nes de cuen­tas en re­des so­cia­les que per­te­ne­cen a pe­rros, ga­tos, háms­ters y conejos; bu­rros que se con­vier­ten en la me­jor te­ra­pia de ni­ños con au­tis­mo, mujeres víc­ti­mas de vio­len­cia de gé­ne­ro que en­cuen­tran en un pe­rro su me­jor pro­tec­ción y ado­les­cen­tes en ries­go de ex­clu­sión que en­cuen­tran a su psi­có­lo­go en un ser vi­vo de cua­tro pa­tas. El cam­bio so­cial tras es­ta nue­va for­ma de re­la­cio­nar­nos con los ani­ma­les trae con­si­go una nue­va per­cep­ción de los mis­mos: nun­ca es­tu­vie­ron tan cer­ca de ser hu­ma­nos co­mo en es­tos tiem­pos.

Es­tos nue­vos «miem­bros de la fa­mi­lia» –ex­pre­sión que em­plean tan­to los due­ños co­mo los an­tro­zoó­lo­gos– cues­tan a los es­pa­ño­les una me­dia de 1.200 eu­ros al año. Ca­si 400 de ellos se de­di­can al ve­te­ri­na­rio, 86 a ju­gue­tes y ac­ce­so­rios y 780 a la co­mi­da –65 eu­ros al mes–. De me­dia, los due­ños de­di­can tres ho­ras al día a cui­dar­los y un 14% em­plea has­ta cin­co. Lo cuen­ta el pri­mer es­tu­dio anual so­bre mas­co­tas en Es­pa­ña, ela­bo­ra­do por Tien­da­ni­mal, una em­pre­sa fun­da­da en 2006 co­mo si­tio web que, en 2012, se expande in­ter­na­cio­nal­men­te y co­mien­za su an­da­du­ra co­mo tien­da fí­si­ca pa­san­do de un lo­cal a 11 en dos años. Su CEO, Ra­fael Mar­tí­ne­zA­vial res­pon­de a las pre­gun­tas de Pa­pel so­bre es­te cam­bio de pa­ra­dig­ma siem­pre des­de la pre­mi­sa de que «no hay que ge­ne­ra­li­zar» y que «ca­da ca­so tie­ne sus par­ti­cu­la­ri­da­des».

«Siem­pre ha­brá gen­te que los tra­te co­mo per­so­nas, pe­ro no hay na­da de ma­lo en hu­ma­ni­zar a los ani­ma­les si ha­bla­mos de que les con­fie­ren el res­pe­to que le otor­ga­rían a un ser hu­mano. El pro­ble­ma es­tá en tra­tar­los co­mo si fue­ran per­so­nas en to­dos los sen­ti­dos, obli­gán­do­les a ad­qui­rir há­bi­tos y prác­ti­cas que no son pro­pias de su es­pe­cie», ma­ti­za.

En nues­tro país, es­te pro­ce­so de hu­ma­ni­za­ción ani­mal pa­sa por cam­biar el Có­di­go Ci­vil, que da­ta de 1889 y que con­si­de­ra a los

POR QUÉ TU PE­RRO VI­VE ME­JOR QUE TÚ

ani­ma­les «bie­nes se­mi­mo­vien­tes», es­to es, co­sas; bie­nes pa­tri­mo­nia­les de una so­cie­dad agra­ria de an­ta­ño. El pasado ju­lio, el Ob­ser­va­to­rio de Jus­ti­cia y De­fen­sa Ani­mal en­tre­gó más de 243.000 fir­mas en el Congreso de los Dipu­tados pa­ra que los ani­ma­les se con­si­de­ren ofi­cial­men­te se­res vi­vos, de mo­do que, por ejem­plo, en un pro­ce­so de di­vor­cio no es­tén a la al­tu­ra –o a la ba­ju­ra– de un co­che o un pi­so.

A es­ta ini­cia­ti­va se ha su­ma­do Mas­co­te­ros, otra tien­da de pro­duc­tos pa­ra mas­co­tas, y tam­bién Af­fi­nity, mul­ti­na­cio­nal de ali­men­tos pa­ra pe­rros y ga­tos que, de ca­ra a las Navidades, ad­vier­te de que uno de ca­da cua­tro es­pa­ño­les tie­ne pen­sa­do re­ga­lar un pe­rro o un ga­to en es­tas fe­chas y que, por con­tra, ca­si un 80% de los es­pa­ño­les pre­fe­ri­ría no re­ci­bir tal pre­sen­te «por­que con­si­de­ra que un ani­mal de compañía no es un re­ga­lo pa­ra re­ci­bir en Na­vi­dad, ni en su aniversario ni en fe­chas es­pe­cia­les». Es de­cir, es otra co­sa, pe­ro tampoco es co­sa; en­ton­ces, ¿qué es?

Cuan­do ter­mi­na­ba no­viem­bre, Pu­ri­na, la em­pre­sa de Nestlé que se ocu­pa de la ali­men­ta­ción de los ani­ma­les do­més­ti­cos, ce­le­bró un congreso en Lon­dres que lle­va­ba por le­ma Bet­ter with Pets (Me­jor con mas­co­tas) al que acu­dió

Pa­pel. Una de las pre­mi­sas bá­si­cas del encuentro con es­pe­cia­lis­tas –des­de zoó­lo­gos has­ta psi­có­lo­gos, pa­san­do por gu­rús del futuro– era fo­men­tar la adop­ción de ani­ma­les do­més­ti­cos, en lu­gar de com­prar­los. Otra, se­du­cir a las em­pre­sas pa­ra que per­mi­tan que los em­plea­dos acu­dan al tra­ba­jo con sus pe­rros por­que su pre­sen­cia, sos­tie­nen, re­dun­da en be­ne­fi­cio de to­dos.

Inau­gu­ra­ba el congreso el gu­rú del fu­tu­ris­mo Gerd Leon­hard, au­tor del vo­lu­men Tec­no­lo­gía ver­sus Humanidad, con una con­fe­ren­cia so­bre in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, el futuro de la humanidad y de los ani­ma­les en un mun­do ca­da día más tec­no­ló­gi­co. Su te­sis ahon­da, pre­ci­sa­men­te, en es­te ’pro­ce­so de hu­ma­ni­za­ción de las mas­co­tas –si us­ted es­cri­be aho­ra pe­lu­que­ría en Goo­gle, la pri­me­ra op­ción que le da el bus­ca­dor es «pe­lu­que­ría ca­ni­na»– des­de una pers­pec­ti­va no­ve­do­sa: en un mo­men­to his­tó­ri­co en el que la tec­no­lo­gía nos des­hu­ma­ni­za más ca­da día, don­de hay ro­bots que imi­tan a los ani­ma­les do­més­ti­cos, se­rán los ani­ma­les, jus­to ellos, quie­nes nos de­vuel­van nues­tra humanidad per­di­da.

«To­do aque­llo que nos re­cuer­de lo que ver­da­de­ra­men­te importa re­sul­ta esen­cial: otros hu­ma­nos y có­mo nos re­la­cio­na­mos con ellos, por su­pues­to, la na­tu­ra­le­za y los ani­ma­les. El po­der de es­tas ex­pe­rien­cias su­pera in­fi­ni­ta­men­te aque­llo que nos pue­de apor­tar la tec­no­lo­gía pe­ro, cla­ro, es me­nos con­ve­nien­te que em­plear, úni­ca­men­te, apli­ca­cio­nes o ro­bots. És­te se­rá nues­tro re­to en el futuro: las con­ve­nien­cias gol­pea­rán nues­tras con­cien­cias demasiado a me­nu­do», re­su­me Leon­hard pa­ra Pa­pel.

Es­te teó­ri­co de lo con­tem­po­rá­neo es tam­bién el crea­dor de un con­cep­to que in­ten­ta de­vol­ver­nos nues­tra humanidad per­di­da: an­dro­rit­mo. En clara con­tra­po­si­ción con al­go­rit­mo, el término ha­ce re­fe­ren­cia a los atri­bu­tos hu­ma­nos que im­por­ta­rán ca­da día más en nues­tras vi­das, mien­tras la tec­no­lo­gía ter­mi­na por inun­dar­nos. Su con­fe­ren­cia en Lon­dres, de he­cho, co­men­za­ba alu­dien­do, en imá­ge­nes, a las re­la­cio­nes en­tre hu­ma­nos, so­bre to­do ni­ños, con ro­bots do­més­ti­cos (o ani­ma­les ro­bó­ti­cos), es­pe­cial­men­te pe­rros. Era un re­cor­da­to­rio de lo que ya es­tá ocu­rrien­do, y de lo que ya se es­tá in­ves­ti­gan­do.

Por ejem­plo, la Uni­ver­si­dad de Was­hing­ton ana­li­za­ba, ya en 2009, las im­pli­ca­cio­nes que tie­ne pa­ra los se­res hu­ma­nos, y su re­la­ción con los ani­ma­les, la in­ter­ac­ción con lo que ellos lla­ma­ban «tec­no­lo­gías per­so­ni­fi­ca­das». En aque­lla in­ves­ti­ga­ción, una mu­jer lle­ga­ba a ex­pli­car có­mo se sor­pren­dió a sí mis­ma ta­pán­do­se cuan­do su mas­co­ta ro­bó­ti­ca le pi­lló vis­tién­do­se.

Di­ce Leon­hard, sin em­bar­go, que «la ma­yo­ría de la gen­te sa­be di­fe­ren­ciar en­tre lo que es real y lo que no». «La cues­tión es que la tec­no­lo­gía ofre­ce abun­dan­cia ex­te­rior­men­te, to­do pa­re­ce po­si­ble con ella, pe­ro a me­nu­do, in­te­rior­men­te, ge­ne­ra es­ca­sez; y la so­le­dad es el ase­sino nú­me­ro uno en to­do el mun­do. Te­ner un vínculo emo­cio­nal con un ani­mal ro­bó­ti­co no de­be­ría con­ver­tir­se en una nue­va nor­ma­li­dad por­que es cla­ra­men­te un ca­mino a la des­hu­ma­ni­za­ción», re­fle­xio­na. Y sos­tie­ne que «hu­ma­ni­zar a los ani­ma­les no es el pro­ble­ma aho­ra».

«No creo que po­da­mos lle­var más le­jos es­te an­tro­po­mor­fis­mo, y que ac­tue­mos co­mo si nues­tros ani­ma­les do­més­ti­cos fue­ran realmente hu­ma­nos. No veo el da­ño so­cial aquí, sino pre­ci­sa­men­te en que los ro­bots se con­vier­tan en ani­ma­les o in­clu­so en hu­ma­nos», sen­ten­cia.

Es­te an­tro­po­mor­fis­mo es, de he­cho, «esen­cial en las re­la­cio­nes en­tre se­res hu­ma­nos y ani­ma­les», ex­pli­ca el an­dro­zoó­lo­go Brads­haw –al que se pue­de leer en es­pa­ñol, En­ten­der a

nues­tro pe­rro (Pai­do­tri­bo),

En la men­te de un ga­to (RBA)– por co­rreo elec­tró­ni­co: «Sin ese an­tro­po­mor­fis­mo, con­si­de­ra­ría­mos a los ani­ma­les co­mo una po­se­sión más, y la cruel­dad ha­cia ellos sería mu­cho más co­mún. Hu­ma­ni­zar­los es una for­ma de pro­te­ger­los».

Des­ta­ca Brads­haw que «el afec­to ins­tin­ti­vo por los ani­ma­les tie­ne una ba­se ge­né­ti­ca» que no sa­cia­rá nun­ca un ani­mal ro­bó­ti­co. «El de­seo de la gen­te por cui­dar a su ani­mal y te­ner una re­la­ción du­ra­de­ra con él no lo po­drá sa­tis­fa­cer nun­ca la tec­no­lo­gía», afir­ma. ¿Que nos dan? Lo di­jo el psi­có­lo­go Tho­mas Webb en el encuentro de Pu­ri­na en Lon­dres: «Ellos vi­ven el pre­sen­te, y nun­ca nos juz­gan».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.