O Jus­ti­cia, o bel­ga

El Mundo - - OPINIÓN -

NA­DIE QUE si­ga es­tos co­men­ta­rios du­da­rá de mi apre­cio por Ar­ca­di Es­pa­da ni de mi po­co afec­to por el juez Lla­re­na des­de aquel «Tran­qui­los, que es­to no es la Au­dien­cia Na­cio­nal», que es pa­ra echar­lo de la ca­rre­ra. Sin em­bar­go, la re­ti­ra­da de la Or­den de De­ten­ción In­ter­na­cio­nal, que ha­bía cur­sa­do la juez La­me­la, no ha si­do un error, sino una obli­ga­ción, si es que de lo que se tra­ta es de que Co­co­mo­cho an­de de pa­ya­so me­ji­llo­ne­ro to­da su vi­da o aca­be vol­vien­do a Es­pa­ña y en­tran­do en el tru­llo, pa­ra criar lí­que­nes.

La cla­ve no es que Lla­re­na, es­ta vez, re­nun­cia­ra a bus­car Jus­ti­cia, sino que Bél­gi­ca ni tie­ne una Jus­ti­cia dig­na de ese nom­bre ni me­re­ce ser miem­bro de la UE; y esa es la ra­zón por la que el co­bar­di­ca del ma­le­te­ro se ha ins­ta­la­do no le­jos de Mo­len­beek, ba­rrio is­la­mis­ta des­de el que sa­len los te­rro­ris­tas a me­dia­no­che –cuan­do la Po­li­cía ya no pue­de in­ter­ve­nir– ca­mino de Pa­rís pa­ra de­go­llar in­fie­les. Ha­ce unos días, la pren­sa fran­ce­sa, que odia a Bél­gi­ca a pe­sar de Brel y Si­me­non, pre­ci­sa­men­te por la im­pu­ni­dad allí del is­la­mis­mo, pu­bli­có un in­for­me so­bre la sór­di­da in­sa­lu­bri­dad de las pri­sio­nes de lo

«Ha­bía se­rio pe­li­gro de que Bél­gi­ca con­ce­die­ra la ex­tra­di­ción de Co­co­mo­cho pa­ra juz­gar­lo por de­li­tos me­no­res, no por re­be­lión»

que no es un país sino tres se­mi­es­ta­dos, o sea, la Es­pa­ña fu­tu­ra si li­qui­da su Cons­ti­tu­ción co­mo quie­re la iz­quier­da. Pues bien, pe­se a ese in­for­me car­ce­la­rio, Bél­gi­ca se ha ne­ga­do a ex­tra­di­tar a la eta­rra la Pe­po­na, con va­rios crímenes pen­dien­tes, por­que Es­pa­ña, di­jo un juez bel­ga, aten­dien­do a un abo­ga­do bel­ga y ami­go de la ETA, es una dic­ta­du­ra a cu­yo la­do las cár­ce­les belgas, di­go tur­cas, son ho­te­les de cin­co es­tre­llas. No por ca­sua­li­dad, el abo­ga­do de Co­co­mo­cho es el de la eta­rra, y ha­bía se­rio pe­li­gro de que Bél­gi­ca con­ce­die­ra su ex­tra­di­ción pa­ra juz­gar­lo por de­li­tos me­no­res, no por el ma­yor, el de re­be­lión, que no exis­te en Bél­gi­ca. Si no hu­yó a Pa­rís o Ber­lín es por­que lo ha­brían de­vuel­to a Ma­drid. El pro­ble­ma de fon­do es que, so­bre la po­li­ti­za­ción del Su­pre­mo, el CGPJ y el Cons­ti­tu­cio­nal, Ra­joy ha pues­to una mi­na en la ins­truc­ción del ca­so del gol­pe de Es­ta­do en Ca­ta­lu­ña, que es con­vo­car elec­cio­nes an­tes de ha­ber juz­ga­do a los gol­pis­tas. Y co­mo, se­gún es­te Go­bierno de lis­ti­llos, ha­bía que evi­tar el vic­ti­mis­mo na­cio­na­lis­ta, la cam­pa­ña se ha con­ver­ti­do en una dia­ria ma­ra­tón de llo­ri­cas pa­ra TV3, en di­rec­to des­de Bél­gi­ca.

Pe­ro, só­lo por es­ta vez, Lla­re­na no ha es­ta­do de pe­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.