Bra­sil vi­ve sus elec­cio­nes más po­la­ri­za­das de las úl­ti­mas dé­ca­das

• Las elec­cio­nes más po­la­ri­za­das de las úl­ti­mas dé­ca­das de­jan una hon­da frac­tu­ra en una so­cie­dad har­ta de la co­rrup­ción ge­ne­ra­li­za­da y los ín­di­ces de vio­len­cia • El as­cen­so de la ul­tra­de­re­cha po­ne en jaque a la de­mo­cra­cia

El Mundo - - PORTADA - JOAN RO­YO GUAL RÍO DE JA­NEI­RO

Las elec­cio­nes más po­la­ri­za­das que ha vi­vi­do Bra­sil en dé­ca­das han abier­to pro­fun­das ci­ca­tri­ces en una so­cie­dad har­ta de la co­rrup­ción y la vio­len­cia que de­san­gra el país. Un es­ce­na­rio de de­ses­pe­ra­ción to­tal ca­pi­ta­li­za­do por la ex­tre­ma de­re­cha del ul­tra Jair Bol­so­na­ro, que se co­lo­ca­ba en los son­deos co­mo favorito por en­ci­ma de Fer­nan­do Had­dad, el can­di­da­to de Lu­la da Sil­va.

Al cie­rre de es­ta edi­ción to­do apun­ta­ba a una se­gun­da vuel­ta entre los dos, don­de ha­bría un em­pa­te téc­ni­co con li­ge­ra ven­ta­ja pa­ra el mi­li­tar. Bol­so­na­ro cre­ció ex­po­nen­cial­men­te en los úl­ti­mos días, mien­tras el can­di­da­to de la iz­quier­da per­ma­ne­cía es­tan­ca­do. El res­to de pre­si­den­cia­bles que­da­ron eclip­sa­dos en unas elec­cio­nes mar­ca­das por los ex­tre­mos y en las que por pri­me­ra vez es­ta­ba en cues­tión el fu­tu­ro de la pro­pia de­mo­cra­cia.

En Río de Ja­nei­ro, uno de los feu­dos del ca­pi­tán, sus elec­to­res eran op­ti­mis­tas: «Es­ta­mos an­te un mo­vi­mien­to muy fuer­te que ha­ce tiem­po que no se veía en Bra­sil, al­go es­pon­tá­neo, que sa­le des­de aba­jo», co­men­ta­ba a EL MUN­DO Nel­son Pedroso, in­ge­nie­ro in­for­má­ti­co. Pa­só la ma­ña­na de ayer on­dean­do una gran ban­de­ra de Bra­sil fren­te a la man­sión don­de vi­ve el can­di­da­to, en la pla­ya de Ba­rra de Ti­ju­ca.

En su opi­nión, los que le til­dan de au­to­ri­ta­rio se cre­ye­ron las ca­lum­nias di­fun­di­das por sus de­trac­to­res: «Aquí en los años 60 ha­bía te­rro­ris­tas, hu­bo ex­ce­sos en los dos la­dos. Na­die es­tá a fa­vor de la tor­tu­ra, pe­ro en esos mo­men­tos o luchas o el que pier­de eres tú».

Sil­via, pro­fe­so­ra, se emo­cio­nó cuan­do vio el co­che de su can­di­da­to en­tran­do en el ga­ra­je des­pués de ha­ber vo­ta­do: «Lo que más me gus­ta de él es su pa­trio­tis­mo. Bol­so­na­ro es el úni­co fuer­te, el que va a res­tau­rar el or­den. Des­pués, el pro­gre­so ven­drá en­se­gui­da», de­cía, se­gu­ra de que el ca­pi­tán trae­rá una «de­mo­cra­cia sin ro­bo». A po­cos ki­ló­me­tros del ex­clu­si­vo ba­rrio don­de vi­ve el lí­der ul­tra­de­re­chis­ta, el cli­ma era al­go di­fe­ren­te. En las co­las pa­ra vo­tar en la fa­ve­la Ro­cin­ha, la más gran­de de Bra­sil, la ma­yo­ría con­fe­sa­ba que iba a vo­tar a Lu­la. No a Had­dad, ni al Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res (PT), sino a Lu­la. «Si Lu­la fue­se can­di­da­to ga­na­ría dis­pa­ra­do, hi­zo mu­cho por el pue­blo hu­mil­de. Bol­so­na­ro es pa­ra los ri­cos», de­cía Io­lan­da Oli­vei­ra, ama de ca­sa. El re­cuer­do del as­cen­so so­cial que pro­pi­cia­ron los man­da­tos del ex pre­si­den­te Lu­la to­da­vía per­ma­ne­ce entre los más po­bres, pe­ro van sur­gien­do grie­tas.

«La ma­yo­ría aquí va a vo­tar a Had­dad por­que es el can­di­da­to de Lu­la, pe­ro no va­mos a ne­gar que Bol­so­na­ro ha pe­ne­tra­do entre los po­bres. Hay gen­te tan de­ses­pe­ra­da que le va a vo­tar pa­ra ver si me­jo­ra al­go, por­que le ven co­mo al­guien di­fe­ren­te», co­men­ta­ba Xao­lin da Ro­cin­ha, ex pre­si­den­te de la aso­cia­ción de ve­ci­nos. Los son­deos de los úl­ti­mos días mues­tran que Bol­so­na­ro avan­zó en to­dos los es­tra­tos so­cia­les, in­clu­so en el no­res­te, la re­gión más po­bre del país y el tra­di­cio­nal gra­ne­ro de vo­tos del PT.

Bol­so­na­ro ha ser­vi­do de ca­ta­li­za­dor

de sen­ti­mien­tos la­ten­tes en un país más con­ser­va­dor de lo que apa­ren­ta ser. Sus elec­to­res más ra­di­ca­les es­tán cre­ci­dos.

En los úl­ti­mos días, se ha vis­to des­de hin­chas de fút­bol ce­le­bran­do a pleno pul­món que Bol­so­na­ro «va a ma­tar ma­ri­co­nes» has­ta a can­di­da­tos de su par­ti­do rom­pien­do una pla­ca en ho­me­na­je a Ma­rie­lle Franco, con­ce­ja­la de Río de Ja­nei­ro y des­ta­ca­da de­fen­so­ra de las mi­no­rías, bru­tal­men­te ase­si­na­da el pa­sa­do mes de mar­zo.

«Lo bueno de es­tas elec­cio­nes es que con la as­cen­sión de los can­di­da­tos fas­cis­tas, las per­so­nas ven sus idea­les, en el fon­do fas­cis­tas, le­gi­ti­ma­dos, y los ex­po­nen sin ver­güen­za,

ale­gan­do que quie­ren un país me­jor. Al me­nos así ve­mos cla­ra­men­te quién es­tá de nues­tro la­do y quién no», co­men­ta Nia­mei Na­ba­rro, un jo­ven pu­bli­cis­ta ne­gro y gay. En las úl­ti­mas se­ma­nas, el de­ba­te elec­to­ral ha ro­to mu­chas re­la­cio­nes fa­mi­lia­res y de amis­tad.

Bol­so­na­ro tie­ne un lar­go his­to­rial de fra­ses ra­cis­tas, ma­chis­tas y ho­mó­fo­bas, y no se in­mu­ta cuan­do di­ce que la dic­ta­du­ra mi­li­tar (1964-1985) fue un pe­río­do bri­llan­te de la his­to­ria de Bra­sil. Ha­ce unos días ase­gu­ra­ba que el PT só­lo po­día ven­cer­le a tra­vés de frau­de en las ur­nas elec­tró­ni­cas, y su hi­jo Eduar­do Bol­so­na­ro, dipu­tado, ali­men­tó las du­das la mis­ma jor­na­da elec­to­ral col­gan­do un ví­deo en Twit­ter de una ur­na su­pues­ta­men­te ma­ni­pu­la­da.

Nun­ca an­tes en unas elec­cio­nes un can­di­da­to ha­bía pues­to en du­da la fia­bi­li­dad del sis­te­ma, pe­ro Bol­so­na­ro fue más allá. Ha­ce unos días lle­gó a de­cir que «no acep­ta­ría» un re­sul­ta­do que no fue­ra su vic­to­ria, aun­que lue­go in­ten­tó ma­ti­zar sus pa­la­bras.

Pa­ra la ma­yo­ría de ana­lis­tas, las ha­bi­tua­les com­pa­ra­cio­nes con Do­nald Trump se que­dan cor­tas. Bol­so­na­ro es al­go más que un per­so­na­je gro­tes­co. «Un Go­bierno de Had­dad se­ría muy ines­ta­ble, pe­ro con Bol­so­na­ro los ries­gos son in­men­sa­men­te ma­yo­res; hay un ries­go de frac­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal», co­men­ta a EL MUN­DO Mi­chael Moha­llem, pro­fe­sor y coor­di­na­dor de Jus­ti­cia y So­cie­dad de la Fun­da­ción Ge­tú­lio Var­gas de Río de Ja­nei­ro. En su opi­nión, sus ideas au­to­ri­ta­rias po­drían lle­var­le, por ejem­plo, a ig­no­rar un ve­to im­pues­to por el Tri­bu­nal Su­pre­mo. «Se­rán co­sas su­ti­les, pe­ro rup­tu­ras im­por­tan­tes».

Ha­ce un año, el nú­me­ro dos de Bol­so­na­ro, el tam­bién mi­li­tar An­to­nio Ha­mil­ton Mou­rao, afir­mó que si la si­tua­ción po­lí­ti­ca se­guía de­te­rio­rán­do­se, el ejér­ci­to se ve­ría for­za­do a «im­po­ner una solución» en Bra­sil. Más re­cien­te­men­te di­jo que pa­ra ela­bo­rar una nue­va Cons­ti­tu­ción no se ne­ce­si­tan re­pre­sen­tan­tes ele­gi­dos por el pue­blo.

Mien­tras, el mer­ca­do fi­nan­cie­ro mi­ra­ba ha­cia otro la­do. En la Bol­sa de São Pau­lo rei­na­ba la eu­fo­ria an­te el po­si­ble triun­fo del mi­li­tar. Más ale­gría ha­bía en la in­dus­tria bé­li­ca. Las ac­cio­nes del fa­bri­can­te bra­si­le­ño de ar­mas Tau­rus, lí­der mun­dial en la pro­duc­ción de re­vól­ve­res, han subido un pro­me­dio del 230% des­de que co­men­zó la cam­pa­ña. Bol­so­na­ro pro­me­tió aca­bar con el Es­ta­tu­to del Desar­me y fa­ci­li­tar el por­te in­di­vi­dual de ar­mas. Una de sus es­ca­sas pro­me­sas con­cre­tas.

PI­LAR OLI­VA­RES / REUTERS

Una fa­mi­lia pa­sa jun­to a un gru­po de sol­da­dos en un co­le­gio elec­to­ral de Río de Ja­nei­ro, du­ran­te las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, ayer en Bra­sil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.