«Se prohí­be cual­quier ti­po de cas­ti­go fí­si­co o psi­co­ló­gi­co a los ni­ños»

El bo­rra­dor de la Ley de In­fan­cia que ma­ne­ja el Go­bierno de­cla­ra en ries­go a cual­quier me­nor que sea vio­len­ta­do

El Mundo - - PORTADA - RA­FAEL ÁL­VA­REZ MA­DRID

El Go­bierno ha re­ci­bi­do el bo­rra­dor de la Ley de Vio­len­cia con­tra la In­fan­cia, ela­bo­ra­do por un gru­po de ex­per­tos, que obli­ga a de­nun­ciar cual­quier ca­so de abu­so y prohí­be ex­pre­sa­men­te los «cas­ti­go fí­si­cos, emo­cio­na­les o psi­co­ló­gi­cos con fi­nes dis­ci­pli­na­rios». El texto, al que ha ac­ce­di­do EL MUN­DO, con­tem­pla tam­bién que los cen­tros de en­se­ñan­za im­par­tan edu­ca­ción «afec­ti­vo se­xual» a par­tir de los seis años de edad.

El Go­bierno tra­ba­ja la fu­tu­ra Ley de Pro­tec­ción In­te­gral fren­te a la Vio­len­cia con­tra la In­fan­cia so­bre un bo­rra­dor ela­bo­ra­do por una trein­te­na de ex­per­tos que obli­ga a los ciu­da­da­nos a de­nun­ciar, a los co­le­gios a ac­tuar an­te la «me­ra re­ve­la­ción» de un me­nor, prohí­be el cas­ti­go fí­si­co y psi­co­ló­gi­co con fi­nes dis­ci­pli­na­rios y plan­tea, entre otras me­di­das, que un ni­ño sea de­cla­ra­do «en ries­go» si re­ci­be de sus pa­dres una «co­rrec­ción vio­len­ta», aun­que sea ais­la­da.

El do­cu­men­to es­tá re­dac­ta­do por Sa­ve The Chil­dren y la Cá­te­dra San­tan­der de De­re­cho y Me­no­res de la Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia de Co­mi­llas de Ma­drid. Los au­to­res se reunie­ron du­ran­te me­ses con psi­có­lo­gos, pe­dia­tras, pla­ta­for­mas de in­fan­cia, fe- de­ra­cio­nes de dis­ca­pa­ci­ta­dos, co­lec­ti­vos LGTBI, Po­li­cía, Uni­cef, Ac­nur, Na­cio­nes Uni­das, uni­ver­si­da­des, aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas, pla­ni­fi­ca­ción fa­mi­liar, mé­di­cos y ju­ris­tas. En es­tos dos úl­ti­mos ám­bi­tos se re­ca­ba­ron apor­ta­cio­nes de le­tra­dos del CGPJ, las Cor­tes, la Jun­ta de An­da­lu­cía y la Co­mu­ni­dad de Ma­drid.

Se ti­tu­la Bo­rra­dor de Ex­per­tos y Or­ga­ni­za­cio­nes de la In­fan­cia. Ba­ses pa­ra una Ley Or­gá­ni­ca pa­ra la Erra­di­ca­ción de la Vio­len­cia con­tra la In­fan­cia y la Ado­les­cen­cia y lle­va fe­cha de agos­to de 2018. Cons­ta de 86 pá­gi­nas y es­tá es­truc­tu­ra­do co­mo una ley, con tí­tu­los, ca­pí­tu­los, ar­tícu­los y dis­po­si­cio­nes pre­li­mi­na­res, adi­cio­na­les y fi­na­les. Una de és­tas úl­ti­mas re­co­ge un ejem­plo de la fi­lo­so­fía que lo inun­da: la dis­po­si­ción fi­nal sex­ta mo­di­fi­ca el Có­di­go Pe­nal y sus­ti­tu­ye el tér­mino «por­no­gra­fía in­fan­til» por «imá­ge­nes de abu­so y ex­plo­ta­ción se­xual de me­no­res».

Los mi­nis­te­rios im­pli­ca­dos es­tán es­tu­dián­do­lo, jun­to a otras apor­ta­cio­nes, pa­ra aña­dir o re­ti­rar me­di­das. La pro­pues­ta obli­ga a la for­ma­ción en de­re­chos de la in­fan­cia y abor­da­je de la vio­len­cia de cual­quie­ra que tra­ba­je con me­no­res o va­ya a ha­cer­lo: es­tu­dian­tes de Me­di­ci­na y Psi­co­lo­gía, pro­fe­so­res, mo­ni­to­res, tra­ba­ja­do­res so­cia­les, jue­ces, fis­ca­les, po­li­cías y has­ta pe­rio­dis­tas, a los que se pi­de no re­ve­lar ja­más la iden­ti­dad de un ni­ño. Es­ta­ble­ce ac­cio­nes de pre­ven­ción, de­tec­ción y ac­tua­ción pa­ra pa­dres y me­no­res. Y crea un ré­gi­men san­cio­na­dor y reha­bi­li­ta­dor pa­ra los agre­so­res. Los de­li­tos se­xua­les, por ejem­plo, no pres­cri­bi­rán has­ta que la víc­ti­ma cum­pla 50 años.

El do­cu­men­to mo­di­fi­ca ar­tícu­los de la Ley del Me­nor, la Ley de Ex­tran­je­ría o la LOE y de­ro­ga me­di­das del Có­di­go Pe­nal y el Ci­vil.

DE­BER DE DE­NUN­CIAR

Se­gún el bo­rra­dor, las au­to­ri­da­des, los ser­vi­cios pú­bli­cos y las «per­so­nas fí­si­cas» que de­tec­ten «in­di­cios de vio­len­cia» con­tra un me­nor tie­nen «obli­ga­ción» de aten­der­le de in­me­dia­to o «co­mu­ni­car­lo a las au­to­ri­da­des o sus agen­tes». Sal­vo que los pa­dres o tu­to­res sean los cul­pa­bles, de­ben in­for­mar­les de los he­chos a ellos o a la Fis­ca­lía de Me­no­res. Los de­nun­cian­tes po­drán de­cla­rar man­te­nien­do el ano­ni­ma­to con las ga­ran­tías de los tes­ti­gos pro­te­gi­dos. Y el Es­ta­do ga­ran­ti­za­rá que to­dos los ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes dis­pon­gan de «me­ca­nis­mos cla­ros y con­fi­den­cia­les de de­nun­cia a los que pue­dan ac­ce­der de for­ma anó­ni­ma».

PA­LA­BRA DE ME­NOR

El sis­te­ma ju­di­cial tra­ta­rá de que los ni­ños só­lo de­cla­ren una vez (al­gu­nos pa­san cal­va­rios de cin­co com­pa­re­cen­cias) y de que lo ha­gan con un psi­có­lo­go. Sus tes­ti­mo­nios se­rán gra­ba­dos. La pre­sen­cia de un me­nor en un jui­cio oral de­be ser al­go «ex­cep­cio­nal» y, en ese ca­so, se evi­ta­rá que vea a su agre­sor.

El plan obli­ga a los jue­ces a es­cu­char a los ni­ños y com­pe­le a los co­le­gios y cen­tros de pro­tec­ción a ac­tuar cuan­do un me­nor ma­ni­fies­te un ca­so de vio­len­cia. La ex­pre­sión que el bo­rra­dor re­pi­te es la «me­ra re­ve­la­ción» del me­nor. To­dos los cen­tros edu­ca­ti­vos y de pro­tec­ción de me­no­res, pú­bli­cos y pri­va­dos, «es­tán obli­ga­dos a te­ner pro­to­co­los de ac­tua­ción fren­te a in­di­cios de vio­len­cia, entre los que se in­clui­rá la me­ra re­ve­la­ción por par­te del ni­ño o ni­ña». Y eso va­le tam­bién pa­ra ca­sos de bull­ying, ci­be­ra­co­so y abu­so se­xual.

Los pro­to­co­los in­clui­rán ade­más me­di­das con­tra la fil­tra­ción de imá-

Se pro­po­ne Edu­ca­ción Afec­ti­vo Se­xual en los co­le­gios des­de los seis años

Cual­quier per­so­na que pre­sen­cie un ca­so ten­drá el de­ber de de­nun­ciar­lo

ge­nes que «me­nos­ca­ben la in­ti­mi­dad y repu­tación de los me­no­res».

PROHI­BIR LOS CAS­TI­GOS

«Se prohí­be ex­pre­sa­men­te cual­quier ti­po de vio­len­cia fí­si­ca, emo­cio­nal o psi­co­ló­gi­ca con fi­nes dis­ci­pli­na­rios». Se in­clu­ye el «ais­la­mien­to» y los cas­ti­gos «que li­mi­ten el con­tac­to con los fa­mi­lia­res».

Un me­nor po­drá ser con­si­de­ra­do en «si­tua­ción de ries­go» cuan­do sus pa­dres o sus tu­to­res uti­li­cen «el cas­ti­go fí­si­co, psi­co­ló­gi­co o emo­cio­nal, o pau­tas de co­rrec­ción vio­len­tas que, sin cons­ti­tuir un epi­so­dio se­ve­ro o un pa­trón cró­ni­co de vio­len­cia, per­ju­di­que su de­sa­rro­llo». Es de­cir, un cas­ti­go vio­len­to aun­que no sea gra­ve, ni pro­lon­ga­do en el tiem­po.

SI­TUA­CIÓN DE RIES­GO

La si­tua­cio­nes de ries­go in­clu­yen, ade­más de cuan­do el me­nor su­fra cas­ti­gos, si el «con­flic­to abier­to y cró­ni­co» entre sus pa­dres le des­atien­de, si no se acep­ta su iden­ti­dad se­xual o si es so­me­ti­do a te­ra­pias «de aver­sión» LGTBI o si es­tá afec­ta­do por un desahu­cio. Cuan­do el me­nor sea de­cla­ra­do en ries­go, la Ad­mi­nis­tra­ción de­be­rá «me­jo­rar el me­dio fa­mi­liar» ca­pa­ci­tan­do a los pa­dres. El me­nor y sus pa­dres se­rán es­cu­cha­dos «ne­ce­sa­ria­men­te».

La «si­tua­ción de des­am­pa­ro» de­fi­ne a me­no­res aban­do­na­dos, mal­tra­ta­dos o abu­sa­dos se­xual­men­te. O que no son ali­men­ta­dos. Un ca­so de des­am­pa­ro de­be­rá re­sol­ver­se co­mo má­xi­mo en tres me­ses.

To­dos los co­le­gios, pú­bli­cos o pri­va­dos, im­par­ti­rán «edu­ca­ción se­xual in­te­gral». Es­ta­rá adap­ta­da a la edad y el «ni­vel ma­du­ra­ti­vo» de ca­da me­nor y orien­ta­da a «edu­car en re­la­cio­nes, afec­ti­vas y se­xua­les se­gu­ras y li­bres de vio­len­cia». La edu­ca­ción «afec­ti­vo se­xual» se fa­ci­li­ta­rá «en to­da la en­se­ñan­za bá­si­ca»: entre los seis y los 16 años.

Los ob­je­ti­vos de la edu­ca­ción in­fan­til son que los me­no­res apren­dan a «co­no­cer su pro­pio cuer­po y el de los otros», su «au­to­no­mía per­so­nal» y el res­pe­to a la discapacidad y las «dis­tin­tas rea­li­da­des se­xua­les» co­mo ho­mo­se­xua­li­dad, tran­se­xua­li­dad e in­ter­se­xua­li­dad. Y se les trans­mi­ti­rán «no­cio­nes de con­sen­ti­mien­to». En pri­ma­ria se tra­ba­ja­rá en ha­bi­li­da­des pa­ra la «pre­ven­ción, de­tec­ción y de­nun­cia de la vio­len­cia» y la «re­so­lu­ción pa­cí­fi­ca de con­flic­tos. Y en te­mas co­mo la «pre­ven­ción de em­ba­ra­zos no pla­ni­fi­ca­dos e in­fec­cio­nes de trans­mi­sión se­xual».

NO TRA­BA­JA­RÁN CON NI­ÑOS

Los pa­dres que se­cues­tren a sus hi­jos irán a la cár­cel has­ta cua­tro años y po­drán per­der la pa­tria po­tes­tad du­ran­te 10. El juez po­drá sa­car de ca­sa a un impu­tado por vio­len­cia, im­po­ner­le un ale­ja­mien­to, co­lo­car­le una pul­se­ra de con­trol, prohi­bir­le «actividades de con­tac­to con me­no­res» y re­ti­rar­le «tem­po­ral­men­te» pa­tria po­tes­tad, guar­da, cus­to­dia, aco­gi­mien­to, tu­te­la, cu­ra­te­la y vi­si­tas. El pa­dre «in­mer­so» o «con­de­na­do» por vio­len­cia de gé­ne­ro per­de­rá la guar­da y cus­to­dia y no po­drá te­ner con­tac­to con los me­no­res, al­go que se re­ver­ti­rá una vez ex­tin­gui­da la res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal si un in­for­me psi­co­so­cial lo in­di­ca por in­te­rés del me­nor.

Tam­po­co po­drán tra­ba­jar con ni­ños y ni­ñas quie­nes ha­yan co­me­ti­do cual­quier de­li­to aun­que no ha­ya si­do so­bre me­no­res (ra­cis­mo, ro­bo, dis­cri­mi­na­ción). Si es muy gra­ve (homicidio, por ejem­plo), la prohi­bi­ción po­dría lle­gar has­ta los 30 años tras la sa­li­da de pri­sión.

431 JUZ­GA­DOS ES­PE­CIA­LES

La for­ma­ción es uno de los pi­la­res del bo­rra­dor. Ha­brá abo­ga­dos de turno de ofi­cio con es­pe­cia­li­za­ción en vio­len­cia con­tra la in­fan­cia y con­te­ni­dos es­pe­cí­fi­cos pa­ra mé­di­cos, psi­có­lo­gos, jue­ces o po­li­cías. Las ca­rre­ras edu­ca­ti­vas, sa­ni­ta­rias y so­cia­les ten­drán ma­te­rias con­tra la vio­len­cia in­fan­til, y en Pe­rio­dis­mo se es­tu­dia­rán «de­re­chos de la in­fan­cia». Los fo­ren­ses que tra­ba­cia jen con me­no­res de­be­rán es­tu­diar psi­co­lo­gía evo­lu­ti­va.

Se fi­ja la crea­ción de 431 Juz­ga­dos de Vio­len­cia con­tra la In­fan­cia (uno por ca­da par­ti­do ju­di­cial), una Sec­ción de Me­no­res en la Au­dien- Na­cio­nal, un Re­gis­tro de Vio­len­cia con­tra la In­fan­cia y la Agen­da Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción, en la que «par­ti­ci­pa­rán los me­no­res».

ES­TE­RI­LI­ZA­CIO­NES...

El bo­rra­dor prohí­be la «es­te­ri­li­za­ción for­zo­sa y los abor­tos coer­ci­ti­vos» a per­so­nas con discapacidad y eli­mi­na las de­vo­lu­cio­nes en ca­lien­te de me­no­res. Y es tan me­ticu­loso que ins­ta a que «la ar­qui­tec­tu­ra de las ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas di­fi­cul­te al má­xi­mo la per­pe­tra­ción de abu­sos».

PRIN­CI­PA­LES ME­DI­DAS

–Los au­to­res de de­li­tos gra­ves de cual­quier ín­do­le no po­drán tra­ba­jar con me­no­res entre cin­co y 30 años des­pués de sa­lir de la cár­cel.

–Los pa­dres o ma­dres que se­cues­tren a sus hi­jos irán a la cár­cel entre dos y cua­tro años y po­drán per­der la pa­tria po­tes­tad has­ta 10.

–Un ca­so de des­am­pa­ro no po­drá re­sol­ver­se más tar­de de 72 horas.

–Si un agre­sor es me­nor de 14 años se le apli­ca­rá la le­gis­la­ción so­bre pro­tec­ción de me­no­res y re­edu­ca­ción en la no vio­len­cia.

–Los abu­sos se­xua­les a me­no­res no pres­cri­bi­rán has­ta que la víc­ti­ma cum­pla 50 años.

–Se pi­de la crea­ción de 431 Juz­ga­dos de Vio­len­cia con­tra la In­fan­cia, uno por par­ti­do ju­di­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.