La gran reac­ción

El Mundo - - OPINIÓN - F. JIMÉNEZ LOSANTOS

SI LOS dos gran­des par­ti­dos que de­fien­den el ré­gi­men constitucional (PP y Cs) hu­bie­ran en­ten­di­do al­go de lo que, a sus es­pal­das, es­tá pa­san­do en Es­pa­ña, ha­brían pro­mo­vi­do pa­ra ce­le­brar el aniver­sa­rio del 3 de oc­tu­bre ma­ni­fes­ta­cio­nes ma­si­vas co­mo la que el va­le­ro­so men­sa­je del Rey pro­vo­có el 8 en Bar­ce­lo­na. Y co­mo el PP de Ra­joy de­jó só­lo al Rey an­te el Gol­pe, Cs mos­tró su la­do ató­ni­to, y el PSOE co­rrió a ayu­dar a los se­pa­ra­tis­tas se­gún su cos­tum­bre, equi­dis­tan­do entre gol­pis­tas y gol­pea­dos, mu­chos se­gui­rán hoy sin en­ten­der el enor­me éxi­to de ayer de Vox, en Vis­ta Ale­gre.

Un par­ti­do no tri­pli­ca sus afi­lia­dos en unos me­ses si no hay un dé­fi­cit de re­pre­sen­ta­ción po­pu­lar, so­bre to­do cuan­do una gran ma­yo­ría ob­ser­va un pe­li­gro le­tal pa­ra su fu­tu­ro y una pa­rá­li­sis en los par­ti­dos que ha vo­ta­do. Es lo que sa­có a la ca­lle a un mi­llón de ma­ni­fes­tan­tes en Bar­ce­lo­na aquel 8-O, enar­bo­lan­do cien­tos de mi­les de ban­de­ras es­pa­ño­las y sa­cu­dién­do­se to­dos los com­ple­jos se­cu­la­res –véa­se el li­bro/tes­ti­mo­nio de Emi­lia Lan­da­lu­ce No so­mos fa­chas, so­mos es­pa­ño­les so­bre el sen­ti­do de la glo­rio­sa jor­na­da–. Y co­mo el gol­pe si­gue, di­ri­gi­do por la Bar­ce­lo­na de To­rra y pro­te­gi­do por el Ma­drid ofi­cial de Fal­co­net­ti, la reac­ción na­cio­nal con­ti­núa. Y no va a pa­rar.

Esa sen­sa­ción, entre el ba­rrun­to y la en­cues­ta, es lo que ex­pli­ca la im­pro­vi­sa­da con­cen­tra­ción de ayer, en la que Ri­ve­ra aren­gó a la re­sis­ten­cia con­tra el gol­pe en la pla­za de San Jai­me, o que al­guien tan cau­to co­mo Inés Arri­ma­das enar­bo­le una de las ban­de­ras del 8-O an­te la na­pia diz­que aria del ca­ta­na­zi To­rra. Es, tam­bién, lo que ex­pli­ca el triun­fo de Ca­sa­do en el Con­gre­so del PP y el sen­ti­do po­lí­ti­co de sus de­cla­ra­cio­nes de ayer en EL MUN­DO, que su­po­nen una rec­ti­fi­ca­ción en to­da re­gla del PP de Ra­joy.

Pe­ro si hay un signo de esa gran reac­ción an­te el pro­ce­so do­ble­men­te re­vo­lu­cio­na­rio que vi­ve Es­pa­ña, se­pa­ra­tis­ta y so­cial­co­mu­nis­ta, es el del aplau­so, an­te­ayer, de una ma­ni­fes­ta­ción de Mo­zos de Es­cua­dra an­te la se­de de la Po­li­cía Na­cio­nal en Bar­ce­lo­na. Es la Ley con­tra la hor­da, que in­clu­ye a la mi­tad de la cas­ta po­lí­ti­ca y la aplas­tan­te ma­yo­ría au­dio­vi­sual for­ja­da por ZP y Ra­joy, dis­pues­tas a do­ble­gar a la na­ción es­pa­ño­la. Pe­ro la na­ción en la ca­lle y los me­dios cons­ti­tu­cio­na­les que aún que­dan, no va­mos a de­jar­nos do­ble­gar. El que quie­ra en­ten­der, que en­tien­da.

«Vox: un par­ti­do no tri­pli­ca sus afi­lia­dos en unos me­ses si no hay un dé­fi­cit de re­pre­sen­ta­ción po­pu­lar»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.