Joa­quín To­rra, a la cár­cel

El Mundo - - OPINIÓN - LUIS MA­RÍA ANSON Luis Ma­ría Anson, de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la.

PARAPETADO tras su guar­dia pre­to­ria­na de abo­ga­dos, Joa­quín To­rra, el pre­si­den­te ma­rio­ne­ta de la Ge­ne­ra­li­dad, se es­fuer­za por no tras­pa­sar nin­gu­na lí­nea que per­mi­ta a los fis­ca­les y a los jue­ces en­car­ce­lar­le. Sa­be que es car­ne de pre­si­dio, igual que Car­los Puigdemont y Oriol Jun­que­ras. Por eso ha de­cla­ra­do que ac­ti­va­rá el ór­da­go se­ce­sio­nis­ta has­ta el fi­nal y, si lo pier­de, se ins­ta­la­rá en el ex­tran­je­ro. Se­gu­ro que ten­drá ya pre­pa­ra­da la fu­ga pa­ra elu­dir que la Guar­dia Ci­vil le de­ten­ga y le pon­ga a dis­po­si­ción del juez.

Joa­quín To­rra no es pro­pia­men­te un po­lí­ti­co, me­nos aún un go­ber­nan­te. Bas­ta con fi­jar­se en lo que ha­ce y en có­mo lo ha­ce. El pre­si­den­te tí­te­re es un ac­ti­vis­ta. Cree, igual que Ber­nard Shaw, que el arte de go­ber­nar con­sis­te en la or­ga­ni­za­ción de la ido­la­tría y ha en­ca­ra­ma­do al ex­pre­si­den­te tri­le­ro, Car­los Puigdemont, en el al­tar de sus de­vo­cio­nes. Sa­be que el po­bre Pe­dro Sán­chez no pue­de apro­bar una co­ma en el Con­gre­so de los Dipu­tados sin los es­ca­ños se­ce­sio­nis­tas ca­ta­la­nes. Y se com­pla­ce en ve­jar al pre­si­den­te del Go­bierno es­pa­ñol, en hu­mi­llar­le y fra­gi­li­zar­le, lan­zan­do un ór­da­go tras otro so­bre el ta­pe­te po­lí­ti­co de la vi­da na­cio­nal. Pe­dro Sán­chez no pa­re­ce un pre­si­den­te sino un ac­tor que ha­ce de pre­si­den­te. Quie­re pro­lon­gar las fun­cio­nes has­ta que se ago­te la le­gis­la­tu­ra. Pa­ra no ce­der en su am­bi­ción, ha­ce con­ce­sio­nes, se hu­mi­lla y se hin­ca ge­nu­fle­xo an­te el re­ben­que del se­ce­sio­nis­mo ca­ta­lán, mien­tras dis­fru­ta del ca­viar y el dom­pé­rig­non de un po­der que le ha caí­do des­de las nu­bes en que vi­vía Ma­riano Ra­joy.

Pe­dro Pa­blo Sán­chez Igle­sias, en fin, domina to­da­vía 180 de los dipu­tados que ses­tean en el Con­gre­so y, a pe­sar del cir­co al que es­tán so­me­ti­dos por Ca­sa­do y Ri­ve­ra, los co­pre­si­den­tes aguan­tan el vien­to y la ma­rea pa­ra no des­pe­gar­se ni de la si­lla cu­rul de Mon­cloa ni de la ma­yo­ría es­pu­ria par­la­men­ta­ria. Un fi­ló­so­fo in­sig­ne, hoy ol­vi­da­do, es­cri­bió: «¡Ay de los pue­blos go­ber­na­dos por un hom­bre que so­lo pien­se en su pro­pia con­ser­va­ción!» A Aqui­les, hi­jo de Pe­leo, rey de Te­sa­lia, le ba­ñó su ma­dre en la la­gu­na Es­ti­gia y le hi­zo in­vul­ne­ra­ble to­do el cuer­po sal­vo el ta­lón por el que lo man­tu­vo asi­do. Joa­quín To­rra, el ra­cis­ta, le ha cla­va­do ya la fle­cha del se­ce­sio­nis­mo a Pe­dro Sán­chez, que se creía in­vul­ne­ra­ble. Le ha acer­ta­do de lleno en el ta­lón de su de­bi­li­dad par­la­men­ta­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.