Teó­ri­cas em­pre­sa­rias

El Mundo - - OPINIÓN - POR BER­TA GON­ZÁ­LEZ DE VE­GA

NIN­GU­NA ha pa­ga­do nó­mi­nas, pe­ro creen sa­ber más que los em­pre­sa­rios y, si pue­den, plas­ma­rán sus ideas en los pre­su­pues­tos. La mi­nis­tra de Tra­ba­jo cree, se­gún ex­pli­có a Al­si­na, que las em­pre­sas tie­nen mar­gen pa­ra pa­gar más im­pues­tos, con­tra­tar a más tra­ba­ja­do­res y su­bir suel­dos. En qué es­ta­rán pen­san­do los mal­va­dos pa­ra no ha­cer­lo. ¿No sa­ben que a más gen­te tra­ba­jan­do, con suel­dos más al­tos, más gen­te con­su­mien­do y la eco­no­mía cre­cien­do? Pe­ro, pe­ro, ¿dón­de han es­tu­dia­do es­tos se­ño­res? Car­men Cal­vo, ade­más, les ha te­ni­do que ex­pli­car que fi­nal­men­te se­rán obli­ga­to­rias las cuo­tas fe­me­ni­nas en los consejos, por­que ellos so­los no se ani­man. Que lle­va­mos años de Ley de Igual­dad y si­guen sien­do reunio­nes de ma­chi­ru­los con­ju­ra­dos pa­ra que las mu­je­res no lle­guen a esos asien­tos. La vi­ce­pre­si­den­ta ex­pli­có que es­tá es­tu­dia­do que las em­pre­sas con más mu­je­res son más pro­duc­ti­vas. Los em­pre­sa­rios, de nue­vo, no se en­te­ran. Ton­ti­tos, em­pe­ña­dos en no ga­nar más di­ne­ro.

Hay un pues­to de res­pon­sa­bi­li­dad ocu­pa­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te por mu­je­res: la di­rec­ción de re­cur­sos hu­ma­nos. Que se sien­ten con ellas las mi­nis­tras que sa­ben lo que que­re­mos to­das, lo que ne­ce­si­tan los ne­go­cios. A lo me­jor se lle­van una sor­pre­sa y les cuen­tan que, Dios san­to, exis­ten las que no po­nen el tra­ba­jo co­mo má­xi­ma prio­ri­dad. No lle­ga­rán al con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción ni al de mi­nis­tras. Tan con­ten­tas. Có­mo se atre­ven. Co­mo la No­bel de Fí­si­ca que ha di­cho que no es catedrática por­que nun­ca le in­tere­só ser­lo.

Car­men Cal­vo se po­dría re­unir tam­bién con Do­lo­res Dan­cau­sa, la úni­ca mu­jer al fren­te de un ban­co sin ser hi­ja de ac­cio­nis­ta y con ma­yo­ría fe­me­ni­na en la cú­pu­la. Es enemi­ga de las cuo­tas. O sea, fe­mi­nis­ta de ver­dad, de las que no quie­ren que nos con­fun­dan con mu­je­res flo­re­ro. De las que sa­be de prác­ti­ca más que de es­tu­dios de gé­ne­ro, esa dis­ci­pli­na a la que le cue­lan es­tu­dios in­ven­ta­dos de ca­chon­deo.

Teo­ría y prác­ti­ca o, co­mo di­ce Ta­leb, ha­gan ca­so de los que se de­jan la piel y hu­yan de los in­te­lec­tua­les, del gé­ne­ro que sean. In­clu­so del ton­to. Y, si son mu­je­res, mon­ten una em­pre­sa, co­mo ani­ma siem­pre la eco­no­mis­ta Ma­ría Blan­co. No es­tá prohi­bi­do ser em­pre­sa­ria pe­ro no es fá­cil. Aun­que Cal­vo y Va­le­rio se se­pan tan bien la teo­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.