To­rra se reunió con los CDR pa­ra fi­jar una es­tra­te­gia co­mún

La ci­ta fue en agos­to y el ‘pre­si­dent’ re­cla­mó a los ra­di­ca­les mo­de­ra­ción en la Dia­da y en el 1–O y que in­cre­men­ta­sen su pre­sión an­te la sen­ten­cia

El Mundo - - PORTADA - ÁN­GE­LES ESCRIVÁ MA­DRID

El pre­si­dent To­rra se reunió en agos­to de for­ma dis­cre­ta con res­pon­sa­bles de los CDR pa­ra in­ten­tar acom­pa­sar su es­tra­te­gia con la de la Ge­ne­ra­li­tat. Les pi­dió mo­de­ra­ción en la Dia­da y en el aniver­sa­rio del 1-O y res­pal­do en la mo­vi­li­za­ción pre­vis­ta tras la sen­ten­cia de los po­lí­ti­cos pre­sos.

En el en­cuen­tro que man­tu­vo To­rra con los CDR en agos­to les in­vi­tó a que mo­de­ra­sen las ma­ni­fes­ta­cio­nes y con­vo­ca­to­rias que te­nían pre­vis­to lle­var a ca­bo tan­to por la con­me­mo­ra­ción de la Dia­da, el 11 de sep­tiem­bre, co­mo por el aniver­sa­rio del re­fe­rén­dum del 1 de oc­tu­bre. Su in­ten­ción era que guar­da­sen sus ener­gías pa­ra la mo­vi­li­za­ción co­mún y de ma­yor en­ver­ga­du­ra que el in­de­pen­den­tis­mo tie­ne pre­vis­ta cuan­do se co­noz­ca la sen­ten­cia –que su­po­nen con­de­na­to­ria– de los lí­de­res ca­ta­la­nes acu­sa­dos de re­be­lión.

La reunión no ha­bría cons­ti­tui­do un en­cuen­tro al uso, en un re­cin­to ce­rra­do, no se ha­bría pro­du­ci­do en la Ge­ne­ra­li­tat, sino que ha­bría si­do To­rra quien se des­pla­zó en su vehícu­lo pa­ra en­con­trar­se con de­ter­mi­na­dos miem­bros de los Co­mi­tés.

Des­de que el pre­si­dent de la Ge­ne­ra­li­tat de­fen­die­se es­ta pro­pues­ta has­ta hoy, la re­la­ción en­tre el Go­vern y los CDR se ha vis­to so­me­ti­da a mo­men­tos de fuer­te ten­sión ori­gi­na­dos por el in­ten­to de To­rra de se­guir te­nien­do a los Co­mi­tés del la­do del Go­vern mien­tras es­tos se iban ra­di­ca­li­zan­do y exi­gien­do a los par­ti­dos que es­tán en el Go­bierno de Ca­ta­lu­ña que cum­plan la pro­me­sa ad­qui­ri­da jun­to al re­fe­rén­dum de ha­ce un año de pro­cla­mar la re­pú­bli­ca de for­ma uni­la­te­ral e in­me­dia­ta.

Du­ran­te me­ses los CDR han es­ta­do pla­ni­fi­can­do un oto­ño ca­lien­te en reivin­di­ca­ción de es­ta pos­tu­ra que cons­ti­tu­ye­se una pre­sión al Es­ta­do, pe­ro tam­bién una fuer­te lla­ma­da de aten­ción a los go­ber­nan­tes ca­ta­la­nes. Ma­ni­fes­ta­cio­nes, sen­ta­das, acam­pa­das, blo­queos de ca­rre­te­ras, cie­rre de fron­te­ras, de es­ta­cio­nes y de ae­ro­puer­tos, to­das es­tas ac­ti­vi­da­des fue­ron dis­cu­ti­das en sus cen­tros de reunión y lle­va­das a la prác­ti­ca con ma­yor o me­nor con­tun­den­cia y con­ti­nui­dad. Los in­for­mes po­li­cia­les des­ti­na­dos a ana­li­zar la ac­tua­li­dad ca­ta­la­na avi­sa­ron de que los CDR se es­ta­ban ra­di­ca­li­zan­do y de que la ten­sión so­cial que se vi­ve en Ca­ta­lu­ña po­día con­ver­tir­se en una su­ce­sión de co­na­tos vio­len­tos di­fí­ci­les de con­tro­lar.

Es­to no fue óbi­ce pa­ra que el pre­si­dent To­rra con­ti­nua­se con su plan de con­gra­ciar­se con los CDR y acep­ta­se re­unir­se con ellos cuan­do lle­ga­ran en ma­ni­fes­ta­ción a las pro­xi­mi­da­des del Par­la­ment en la con­me­mo­ra­ción del 1 de oc­tu­bre. Una de las con­vo­ca­to­rias pa­ra reivin­di­car di­cha jor­na­da con­sis­tía en con­cen­trar­se an­te los co­le­gios elec­to­ra­les y por­tar una ur­na des­de ca­da uno de ellos has­ta el Par­la­ment. In­clu­so se pla­ni­fi­có que una de­le­ga­ción en­tra­se en la ins­ti­tu­ción de ma­ne­ra re­pre­sen­ta­ti­va. Las in­ten­cio­nes fue­ron mo­di­fi­ca­das des­pués de que los miem­bros de los CDR más ra­di­ca­les se en­fren­ta­sen de for­ma vio­len­ta a los Mos­sos y a los ma­ni­fes­tan­tes de una con­vo­ca­to­ria (de Ju­sa­pol) que pre­ten­día ala­bar la la­bor de las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad en Ca­ta­lu­ña du­ran­te el re­fe­rén­dum ile­gal del 1-O y so­li­ci­tar equi­pa­ra­ción sa­la­rial con las po­li­cías au­to­nó­mi­cas. Pe­ro el pre­si­dent To­rra no qui­so re­nun­ciar a las com­pli­ci­da­des que se ha­bía es­for­za­do por re­ca­bar y pi­dió a los CDR que «apre­ta­sen». Po­co des­pués, un gru­po de vio­len­tos in­ten­tó to­mar el Par­la­ment.

La alar­ma que es­ta ac­tua­ción ge­ne­ró y la pos­te­rior cal­ma ten­sa no ha im­pe­di­do que ana­lis­tas po­li­cia­les con­si­de­ren que, an­te la fal­ta de pro­gre­so del pro­ce­so so­be­ra­nis­ta, los más ra­di­ca­les en­tre los in­de­pen­den­tis­tas se de­cep­cio­nen e in­ten­ten en­ca­be­zar en de­sa­rro­llo de un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te po­pu­lar, un pro­ce­so que pre­ten­de im­pul­sar el es­ta­ble­ci­mien­to de la re­pú­bli­ca ca­ta­la­na y en el que los CDR po­drían te­ner un pa­pel des­ta­ca­ble.

Los in­de­pen­den­tis­tas tie­nen pre­pa­ra­da to­da una es­tra­te­gia ju­rí­di­ca y de pro­pa­gan­da ex­te­rior y na­cio­nal pa­ra los días en los que se ce­le­bre el jui­cio y pa­ra pre­sio­nar al Go­bierno tras la sen­ten­cia.

EFE

El pre­si­dent de la Ge­ne­ra­li­tat, Quim To­rra, sa­lu­da a va­rios miem­bros de los CDR con­cen­tra­dos en Ge­ro­na con mo­ti­vo del pri­mer aniver­sa­rio del 1-0.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.