La pres­crip­ción sal­va al doc­tor que ro­bó una be­bé en 1969

La Au­dien­cia de Ma­drid sen­ten­cia que no pue­de con­de­nar al doc­tor Eduar­do Ve­la

El Mundo - - PORTADA - MA­NUEL MARRACO MA­DRID

La Au­dien­cia de Ma­drid con­si­de­ró ayer pro­ba­do que el doc­tor Eduar­do Ve­la ro­bó una be­bé en 1969.

Los tres de­li­tos que el doc­tor Eduar­do Ve­la co­me­tió al en­tre­gar a una be­bé a unos pa­dres que no eran los su­yos que­da­rán im­pu­nes. La Au­dien­cia Pro­vin­cial de Ma­drid ab­sol­vió ayer al pri­mer acu­sa­do por un ca­so de be­bés ro­ba­dos al es­ti­mar que los he­chos, aun­que pro­ba­dos, de­ben con­si­de­rar­se pres­cri­tos.

Los de­li­tos que la Sec­ción Sép­ti­ma con­si­de­ra co­me­ti­dos son los mis­mos por los que la Fis­ca­lía re­cla­ma­ba pa­ra el doc­tor un to­tal de 11 años de pri­sión: de­ten­ción ile­gal, su­po­si­ción de par­to y fal­se­dad en do­cu­men­to ofi­cial. Tam­bién pe­día su con­de­na la pro­pia víc­ti­ma, Inés Ma­dri­gal.

Las tres ma­gis­tra­das que firman la sen­ten­cia con­si­de­ran de­mos­tra­do que el 6 de ju­nio de 1969 el gi­ne­có­lo­go, en­ton­ces di­rec­tor mé­di­co en la clí­ni­ca ma­dri­le­ña San Ro­mán, en­tre­gó al ma­tri­mo­nio for­ma­do por Inés Pé­rez y Pa­blo Ma­dri­gal «una ni­ña de po­cos días de edad fue­ra de los cau­ces le­ga­les, si­mu­lan­do la exis­ten­cia de un par­to que no se ha­bía pro­du­ci­do y es­ta­ble­cien­do una fi­lia­ción fa­laz». Y to­do ello, aña­den, «sin que cons­te que hu­bie­ra me­dia­do con­sen­ti­mien­to ni tan si­quie­ra co­no­ci­mien­to por par­te de los pro­ge­ni­to­res del re­cién na­ci­do, sien­do el acu­sa­do la per­so­na que hi­zo la cer­ti­fi­ca­ción fa­laz acer­ca del su­pues­to par­to de Inés Pé­rez, a sa­bien­das de que tal he­cho no era cier­to».

El tri­bu­nal con­si­de­ra que la fe­cha de ini­cio del cálcu­lo de la pres­crip­ción de­be ser el mo­men­to en que Inés Ma­dri­gal al­can­zó la ma­yo­ría de edad, lo que tu­vo lu­gar el 4 de ju­nio de 1987. Des­de en­ton­ces, con­ta­ba con 10 años pa­ra de­nun­ciar los he­chos, el pla­zo de pres­crip­ción del de­li­to más gra­ve de los impu­tados, el de de­ten­ción ile­gal. Así pues, los he­chos ha­brían que­da­do pres­cri­tos el 4 de ju­nio de 1997. La de­nun­cia de Ma­dri­gal no lle­gó has­ta 2012.

«La Sa­la es cons­cien­te del des­ga­rro que las con­duc­tas en­jui­cia­das oca­sio­nan a las víc­ti­mas de los mis­mos.

Sin em­bar­go, aun cuan­do los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les so­bre la ma­te­ria fi­ja­ran la im­pres­crip­ti­bi­li­dad de los de­li­tos con­tra la hu­ma­ni­dad, esa exi­gen­cia que ha si­do lle­va­da a nues­tro or­de­na­mien­to ju­rí­di­co in­terno tie­ne una apli­ca­ción de fu­tu­ro y no es pro­ce­den­te otor­gar­le una in­ter­pre­ta­ción re­tro­ac­ti­va por im­pe­dir­lo la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y el ar­tícu­lo 9.3 de la Cons­ti­tu­ción y los ar­tícu­los 1 y 2 del Có­di­go Pe­nal».

«No pue­de pre­ten­der­se, aun con la loa­ble fi­na­li­dad de ob­te­ner res­pues­ta a si­tua­cio­nes ju­rí­di­cas me­re­ce­do­ras de tu­te­la, am­pliar­se el ám­bi­to pro­pio del de­re­cho pe­nal, de apli­ca­ción ne­ce­sa­ria­men­te res­tric­ti­va», in­sis­ten.

En con­tra de lo con­clui­do aho­ra en la sen­ten­cia, tan­to el juez ins­truc­tor del ca­so co­mo otra Sec­ción dis­tin­ta de la Au­dien­cia Pro­vin­cial (la Se­gun­da) ha­bían re­cha­za­do an­te­rior­men­te que los he­chos tu­vie­ran que con­si­de­rar­se

pres­cri­tos. Tam­bién los ha­bían he­cho la Fis­ca­lía y la acu­sa­ción par­ti­cu­lar.

Una de las te­sis pa­ra evi­tar la pres­crip­ción era que la fe­cha en que em­pe­za­ba a con­tar era el mo­men­to en el que la víc­ti­ma to­ma­ba co­no­ci­mien­to de lo que ha­bía su­ce­di­do con ella. Sin em­bar­go, el tri­bu­nal con­si­de­ra «evi­den­te» que, si­guien­do la ju­ris­pru­den­cia del Tri­bu­nal Su­pre­mo, es la ma­yo­ría de edad la que po­ne en mar­cha el cómpu­to. Y que en es­te ca­so, ade­más, cuan­do cum­plió los 18 años la ma­dre de Ma­dri­gal ya le ex­pli­có lo que ha­bía su­ce­di­do con ella.

Eso im­pli­ca que «a par­tir de ese mo­men­to pu­do rea­li­zar las pes­qui­sas y ac­cio­nes que tu­vie­ra por con­ve­nien­te, ya que no de­pen­día pa­ra el ejer­ci­cio de su de­re­cho de per­so­na al­gu­na, y su li­ber­tad, has­ta en­ton­ces li­mi­ta­da, que­da ex­pe­di­ta», di­ce la sen­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.