Co­mo en la pos­gue­rra

Des­de la tem­po­ra­da 1940-41, la Li­ga, tras sus pri­me­ras ocho jor­na­das, no es­ta­ba li­de­ra­da por el Se­vi­lla y tan apre­ta­da en la ca­be­za / En­ton­ces, el equi­po his­pa­len­se tam­bién aven­ta­ja­ba al sex­to cla­si­fi­ca­do en dos pun­tos

El Mundo - - DEPORTES - PA­BLO DE LA CA­LLE MA­DRID

En los tiem­pos del ham­bre, la Li­ga era el re­fle­jo de la es­ca­sez de una so­cie­dad fus­ti­ga­da por la Gue­rra Ci­vil. En el co­mien­zo de la tem­po­ra­da 1940-41, el lí­der ate­so­ra­ba po­bres ré­di­tos, idén­ti­cos re­sul­ta­dos a los de ac­tual cam­peo­na­to que co­man­da el ines­pe­ra­do Se­vi­lla y en el que la ca­be­za es­tá tan apre­ta­da co­mo en la épo­ca de Ja­cin­to Quin­co­ces y Gui­ller­mo Go­ros­ti­za.

La si­mi­li­tu­des con aquel tor­neo de la pos­gue­rra son asom­bro­sas. En las pri­me­ras ocho jor­na­das, el pri­mer cla­si­fi­ca­do era el Se­vi­lla, con 11 pun­tos, los mis­mos que el Real Ma­drid y el Atlé­ti­co Avia­ción, pe­ro con una di­fe­ren­cia de go­les más ren­ta­ble: 41 a fa­vor y 16 en con­tra. Y es que el gran con­tras­te con la ac­tua­li­dad era la de­bi­li­dad de­fen­si­va de los equi­pos. Las go­lea­das eran ha­bi­tua­les. En las pri­me­ra jor­na­das, el Se­vi­lla hu­mi­lló al Bar­ce­lo­na por 11-1, al Va­len­cia por 10-3 y al Hér­cu­les por 8-3. Cam­pa­nal I era su ba­luar­te (fue el cuar­to má­xi­mo go­lea­dor del cam­peo­na­to, con 17).

En una li­ga in­te­gra­da por 12 equi­pos, los ju­ga­do­res sa­lu­da­ban bra­zo en al­to al ini­cio de los par­ti­dos y en los cam­pos se co­lo­ca­ban gran­des mu­ra­les con el em­ble­ma Fran­co, Fran­co, Fran­co. El fút­bol, 18 me­ses des­pués de la fi­na­li­za­ción de la con­tien­da ci­vil, pro­por­cio­na­ba al­go de ali­vio a una po­bla­ción ago­ta­da por la ca­res­tía, un bál­sa­mo, pe­ro tam­bién era uti­li­za­do co­mo po­ten­te ar­ma pro­pa­gan­dís­ti­ca. Al exi­lio se fue una lis­ta ex­ten­sa de gran­des ju­ga­do­res, co­mo Lán­ga­ra, Zu­bie­ta o Re­gue­rio. Do­lo­ro­sa diás­po­ra e irre­pa­ra­bles au­sen­cias pa­ra los clu­bes y la se­lec­ción es­pa­ño­la.

Cuen­tan los li­bros que en aque­lla Li­ga, el Real Ma­drid y el Real Ovie­do pu­die­ron re­cu­pe­rar los dis­tin­ti­vos mo­nár­qui­cos no per­mi­ti­dos du­ran­te la II Re­pú­bli­ca, y que el Mi­nis­te­rio de la Go­ber­na­ción prohi­bió el uso de ex­tran­je­ris­mos en las de­no­mi­na­cio­nes de los equi­pos, así el Ath­le­tic Avia­ción Club pa­só a lla­mar­se Atlé­ti­co Avia­ción. La es­cua­dra pre­cur­so­ra del Atlé­ti­co de Ma­drid, apo­ya­da por el Ré­gi­men y en­tre­na­da en­ton­ces por El Divino Ri­car­do Za­mo­ra, ju­ga­ba en Va­lle­cas, por­que el Me­tro­po­li­tano es­ta­ba de­te­rio­ra­do por las ofen­si­vas mi­li­ta­res de la Gue­rra Ci­vil. A pe­sar del des­tie­rro, se pro­cla­mó cam­peón de Li­ga, su de­lan­te­ro Pru­den fue el má­xi­mo go­lea­dor, con 23 tan­tos. El Se­vi­lla ter­mi­nó quin­to, por de­trás del Ath­le­tic, Va­len­cia y Bar­ce­lo­na y por de­lan­te del Real Ma­drid.

Co­mo su­ce­de aho­ra, los seis pri­me­ros cla­si­fi­ca­dos es­ta­ban se­pa­ra­dos por só­lo dos pun­tos. En­ton­ces, el Se­vi­lla tam­bién ga­nó cin­co par­ti­dos, em­pa­tó uno y per­dió dos en las pri­me­ras ocho jor­na­das. Su­ma­ba 11 pun­tos, que en la Li­ga con vic­to­rias de tres pun­tos co­rres­pon­de­rían a 16.

La es­cua­dra pre­pa­ra­da por Ma­chín ha apro­ve­cha­do los erro­res co­me­ti­dos por el Ma­drid y del Bar­ce­lo­na pa­ra co­man­dar un tor­neo ra­quí­ti­co en las pres­ta­cio­nes de los lí­de­res. El gru­po his­pa­len­se, tras su triun­fo del do­min­go con­tra el Cel­ta, tie­ne los mis­mos pun­tos que ha­ce un año, cuan­do era quin­to cla­si­fi­ca­do, a seis pun­tos del Bar­ce­lo­na, que ocu­pa­ba la zo­na al­ta de la ta­bla. El equi­po pro­pie­ta­rio del es­ta­dio Sán­chez Piz­juán ha acu­mu­la­do cua­tro triun­fos se­gui­dos y ha­ce cua­tro jor­na­das se en­con­tra­ba a ocho pun­tos del Bar­ce­lo­na. La Li­ga es una in­go­ber­na­ble mon­ta­ña ru­sa. Im­pre­de­ci­ble. El Es­pan­yol (quin­to) es el úni­co que no ha ce­di­do pun­tos en su feu­do. El Ba­rça ha re­ci­bi­do nue­ve go­les, los mis­mos que en las pri­me­ras 20 jor­na­das de la an­te­rior Li­ga.

Las apre­tu­ras en la ca­be­za en es­te oto­ño se han vis­to po­cas ve­ces. Des­de la tem­po­ra­da 1986/87, cuan­do los triun­fos se pre­mia­ban con dos pun­tos, no se re­gis­tra­ba es­ta di­fe­ren­cia tan cor­ta en­tre el pri­mer y el sex­to cla­si­fi­ca­do. El Bar­ce­lo­na li­de­ra­ba la ta­bla con 12 pun­tos, uno más que el Real Ma­drid y el Atlé­ti­co de Ma­drid, y dos más que Es­pan­yol, Spor­ting y Va­lla­do­lid.

En es­te cur­so, La Li­ga com­par­te si­mi­li­tu­des con La Pre­mier, da­do que des­pués de ocho jor­na­das, tres equi­pos (Man­ches­ter City, Chel­sea, y Li­ver­pool) com­par­ten la azo­tea de la cla­si­fi­ca­ción y otros dos (Ar­se­nal y Tot­ten­ham) es­tán a só­lo dos pun­tos.

Es­ta tem­po­ra­da el Se­vi­lla ha sor­pren­di­do con su nue­vo en­tre­na­dor y ha ge­ne­ra­do ilu­sio­nes en unos afi­cio­na­dos que son cons­cien­tes de que el li­de­ra­to es al­go cir­cuns­tan­cial, pe­ro mu­chos han re­cor­da­do tiem­pos pre­té­ri­tos, co­mo aque­llos de la tem­po­ra­da 1945/46, la úl­ti­ma vez que su equi­po en­ca­be­zó la cla­si­fi­ca­ción de Pri­me­ra tras la dispu­ta de la oc­ta­va jor­na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.