Un as­pi­ran­te en pleno cho­que con el cha­vis­mo

Bol­so­na­ro es uno de los ma­yo­res de­trac­to­res de Ma­du­ro, quien con­ta­ba con la vic­to­ria del PT bra­si­le­ño

El Mundo - - MUNDO - DA­NIEL LO­ZANO CA­RA­CAS

«Las per­so­nas de bien en Bra­sil quie­ren de­jar atrás el so­cia­lis­mo, no quie­ren un ré­gi­men co­mo el de Ve­ne­zue­la. No que­re­mos que Bra­sil sea ma­ña­na lo que Ve­ne­zue­la es hoy». El ul­tra­de­re­chis­ta Jair Bol­so­na­ro usó la de­ba­cle que vi­ve su ve­cino del nor­te has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to, in­clu­so a pie de ur­na, pa­ra atraer más vo­tos a sus pos­tu­la­dos en unas elec­cio­nes que no só­lo se ju­ga­ban en Bra­sil, sino tam­bién en Ve­ne­zue­la, con­ver­ti­da en el prin­ci­pal ato­lla­de­ro con­ti­nen­tal.

«Aquí en Bra­sil el úni­co can­di­da­to que di­ce que se­gui­rá una lí­nea du­ra pa­ra aca­bar con el ham­bre en Ve­ne­zue­la es Jair Bol­so­na­ro», pro­cla­mó su hi­jo Eduar­do, el dipu­tado fe­de­ral más vo­ta­do del país.

Ca­ra­cas con­ta­ba con la vic­to­ria de Lu­la da Sil­va (la del él mis­mo o la de su can­di­da­to Fer­nan­do Had­dad) pa­ra su­mar­se a Ló­pez Obra­dor en Mé­xi­co y equi­li­brar las fuer­zas de la re­gión. Di­plo­má­ti­cos y ase­so­res in­ter­na­cio­na­les la da­ban por se­gu­ra, de ahí el es­truen­do­so si­len­cio ofi­cia­lis­ta tras el ba­ta­ca­zo, en con­tras­te con la ale­gría de los sec­to­res más ra­di­ca­les de la opo­si­ción y las dis­tin­tas equi­dis­tan­cias del res­to de los lí­de­res an­ti­cha­vis­tas.

«Un sec­tor muy mi­no­ri­ta­rio de la opo­si­ción ra­di­cal, que ni si­quie­ra tie­ne in­fluen­cia po­lí­ti­ca re­le­van­te, ha es­ta­do tra­ba­jan­do con Bol­so­na­ro des­de ha­ce me­ses», des­cu­bre Ma­riano de Al­ba, in­ter­na­cio­na­lis­ta ve­ne­zo­lano ra­di­ca­do en Was­hing­ton. El po­li­tó­lo­go se re­fie­re a un di­ri­gen­te es­tu­dian­til, Ro­de­rick Na­va­rro, quien el do­min­go ce­le­bró el triun­fo par­cial del lí­der po­pu­lis­ta re­pi­tien­do las con­sig­nas del Mo­vi­mien­to Rum­bo Li­ber­tad: «¡La li­be­ra­ción es­tá en puer­tas! Con Bol­so­na­ro en la Pre­si­den­cia, la cla­se Uni­dad De­mo­crá­ti­ca [opo­si­to­ra]PSUV [par­ti­do del Go­bierno] cae­rá y Ve­ne­zue­la se­rá li­bre».

«No me gus­ta Bol­so­na­ro, pe­ro de­cir que es peor que el cha­vis­mo es un ab­sur­do ab­so­lu­to. La re­vo­lu­ción es una ti­ra­nía ho­rro­ro­sa que lle­vó el país a las ca­ver­nas», re­su­me la es­cri­to­ra Gi­se­la Ko­zak. «Dios am­pa­re a Bra­sil», sen­ten­cia el his­to­ria­dor Elías Pino, uno de los in­te­lec­tua­les más lú­ci­dos de la opo­si­ción.

«Ga­ne uno u otro, Ma­du­ro no pue­de es­tar tran­qui­lo. La pre­sión in­ter­na­cio­nal va a ser mu­cho más fuer­te que en el úl­ti­mo año», aven­tu­ra Mi­chel Le­ví, coor­di­na­dor de la Cá­te­dra Bra­sil-Co­mu­ni­dad An­di­na de la Uni­ver­si­dad An­di­na Si­món Bo­lí­var de Ecua­dor, quien te­me que pe­se a que la mi­gra­ción ve­ne­zo­la­na es me­nor en Bra­sil si se com­pa­ra con Ecua­dor, Co­lom­bia, Chi­le o Pe­rú, «ge­ne­ra­rá más re­sis­ten­cia en una par­te de la po­bla­ción» cer­ca­na a los pos­tu­la­dos an­ti-emi­gra­ción.

De Al­ba pro­nos­ti­ca in­clu­so tur­bu­len­cias ma­yo­res, ya que «con Du­que en Co­lom­bia y con Bol­so­na­ro en Bra­sil [de ga­nar la se­gun­da vuel­ta] se le com­pli­ca mu­cho el ve­cin­da­rio a Ma­du­ro y au­men­tan las po­si­bi­li­da­des de un en­fren­ta­mien­to mi­li­tar fron­te­ri­zo, es­pe­cial­men­te por las pro­vo­ca­cio­nes cha­vis­tas».

DA­NIEL RA­MAL­HO / AFP

Ciu­da­da­nos bra­si­le­ños ha­cen co­la pa­ra vo­tar en el pa­be­llón de Ci­da­de No­va, un ba­rrio de la ciu­dad de Río de Ja­nei­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.