‘Fa­ke­laá’

El Mundo - - OPINIÓN - F. JI­MÉ­NEZ LOSANTOS

DES­CO­NOZ­CO si es­te vier­nes la mi­nis­tra de Edu­ca­ción y por­ta­voz del Go­bierno vol­ve­rá a in­sul­tar a la re­pre­sen­tan­te de Li­ber­tad Di­gi­tal/esRa­dio y afren­ta­rá a la gra­má­ti­ca es­pa­ño­la co­mo la se­ma­na pa­sa­da, cuan­do di­jo: «la for­ma de fra­se que ha usa­do no es cier­ta». Mai­te Lou­rei­ro se ha­bía re­fe­ri­do a una acu­sa­ción an­te­rior de Ce­laá, que di­jo que le ha­cen pre­gun­tas «cual con­de­na­to­rias».

Las for­mas son bo­ni­tas o feas, bue­nas o ma­las, no cier­tas o fal­sas. Y ella es­tá pa­ra con­tes­tar pre­gun­tas, no pa­ra co­men­tar­las ni de­tec­tar fa­ke news. Pe­ro es­ta pro­gre co­lé­ri­ca tan po­co new es un fa­ke to­tal.

En po­cos días, OK Dia­rio ha des­ta­pa­do cua­tro frau­des en su de­cla­ra­ción de bie­nes: 1) Fal­seó el va­lor de su pro­pie­dad en Be­ran­go: 700 me­tros y 4.500 de par­ce­la, es­cri­tu­ra­da en me­nos de 200.000 eu­ros, cuan­do va­le mi­llón y me­dio; 2) ocul­tó otra pre­cio­sa pro­pie­dad fa­mi­liar en Ála­va, va­lo­ra­da en 1,2 mi­llo­nes; 3) ocul­tó un pi­so, pro­pie­dad com­par­ti­da con sus her­ma­nos, en el cen­tro de Bil­bao, 250.000 eu­ros; y 4) ocul­tó una cuar­ta pro­pie­dad de 17.400 me­tros, de los que le co­rres­pon­den 2.000, aneja al cha­le­tón de Be­ran­go, con pis­ci­na olím­pi­ca, fron­tón y te­nis.

Tal vez la prin­ce­sa al­ti­va crea que el co­mún de los es­pa­ño­les no en­tien­de que la pro­pie­dad com­par­ti­da si­ga sien­do pro­pie­dad; y de­cla­ró una pe­que­ña par­te de lo que tie­ne, por si no sa­be­mos su­mar. Men­ti­ría por pie­dad arit­mé­ti­ca a cam­bio de la cruel­dad gra­ma­ti­cal. En to­do ca­so,

Fa­ke­laá, Do­ña Frau­de, min­tió y el «al­to ni­vel de ejem­pla­ri­dad» del que pre­su­me le obli­ga a di­mi­tir.

Te­mo que se­gui­rá el ca­mino de Do­lo­res Del­ga­do, otra con «al­tí­si­moes­tán­dar-de-ejem­pla­ri­dad» que, se­gún

El Con­fi­den­cial, era pie­za cla­ve en la ban­da Gar­zón-Vi­lla­re­jo, que co­ti­za en mi­llo­nes de eu­ros la ven­ta de sen­ten­cias. Por cier­to, si­go es­pe­ran­do que las rei­nas del 8-M se ma­ni­fies­ten con­tra la fe­mi­nis­tra que aplau­dió («éxi­to ase­gu­ra­do») y, fis­cal aún, no de­nun­ció al pro­xe­ne­ta que sa­ca­ba «in­for­ma­ción va­gi­nal» pa­ra chan­ta­jear a jue­ces, po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios.

Y otra ha­za­ña fe­mi­rro­ja: Su­sa­na Díaz, que de­cía com­ba­tir la pros­ti­tu­ción, con­vo­ca elec­cio­nes tras el es­cán­da­lo de los lu­pa­na­res do fon­dea la cre­ma del PSOE an­da­luz. ¡Un, dos, tres: ca­tor­ce ba­ca­na­les en cin­co pros­tí­bu­los son… 34.000 eu­ros! ¡Bieeen!

Co­mo «el di­ne­ro pú­bli­co no es de na­die» (Pi­xie di­xit), lo do­nan al arro­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.