Sán­chez de­rro­ta a Mateo

El Mundo - - OPINIÓN - LUIS MA­RÍA AN­SON

JO­SÉ An­to­nio Sán­chez es uno de los gran­des nom­bres del pe­rio­dis­mo es­pa­ñol, pro­fe­sio­nal cer­te­ro e in­de­pen­dien­te al ad­mi­nis­trar un de­re­cho ajeno: el que tie­nen los ciu­da­da­nos a la in­for­ma­ción. Cuan­do lle­gó a la pre­si­den­cia de TVE, los in­for­ma­ti­vos del ca­nal pú­bli­co ocu­pa­ban el ter­cer lu­gar y des­cen­dían en au­dien­cia se­ma­na tras se­ma­na. A ba­se de ob­je­ti­vi­dad y ca­li­dad pe­rio­dís­ti­ca, Sán­chez los ins­ta­ló en ca­be­za en no­viem­bre de 2016. Du­ran­te vein­te me­ses con­se­cu­ti­vos y has­ta el fi­nal de su man­da­to, los man­tu­vo en lu­gar de pri­vi­le­gio. Con un 14,8% de cuo­ta y 2,1 mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res, la ciu­da­da­nía res­pal­dó el es­fuer­zo de ob­je­ti­vi­dad de la te­le­vi­sión pú­bli­ca.

En so­lo unas se­ma­nas, Ro­sa Ma­ría Mateo ha de­vuel­to los in­for­ma­ti­vos de TVE al ter­cer lu­gar. Acu­sa­da de so­vie­ti­zar la te­le­vi­sión pú­bli­ca, el alien­to po­de­mi­ta y el sec­ta­ris­mo ex­clu­yen­te han pro­vo­ca­do el re­cha­zo del es­pec­ta­dor. El de­rrum­be de la au­dien­cia ha re­sul­ta­do tan es­pec­ta­cu­lar que al­gu­nos días TVE ha des­cen­di­do has­ta el cuar­to lu­gar, su­pe­ra­da in­clu­so por La Sex­ta. El ba­ta­ca­zo ha si­do de ór­da­go y así lo han sub­ra­ya­do los pe­rió­di­cos in­de­pen­dien­tes.

Den­tro de unas se­ma­nas ha­brá que es­cu­dri­ñar las cuen­tas. A Jo­sé An­to­nio Sán­chez le le­ga­ron un dé­fi­cit eco­nó­mi­co de 86,2 mi­llo­nes de eu­ros. El año pa­sa­do ce­rró el ejer­ci­cio con 23 mi­llo­nes de su­pe­rá­vit. Ade­más, re­du­jo la ago­bian­te deuda que cuar­tea­ba a TVE en un 84%. A los ac­tua­les rec­to­res les cos­ta­rá re­co­no­cer que Sán­chez ha de­ja­do pa­ra el pró­xi­mo fu­tu­ro una se­rie de es­pa­cios de des­ta­ca­da au­dien­cia se­gu­ra, lo que du­ran­te al­gu­nos me­ses per­mi­ti­rá man­te­ner la cuo­ta. Apar­te, cla­ro es­tá, el ba­ta­ca­zo en los in­for­ma­ti­vos.

De­cía Noam Chomsky que, en un ré­gi­men de li­ber­tad de ex­pre­sión, co­rres­pon­de a los ciu­da­da­nos sos­te­ner a los me­dios y que és­tos, al mar­gen de ideo­lo­gías, de­ben re­cha­zar sec­ta­ris­mos y ex­clu­sio­nes. La po­bre Ro­sa Ma­ría Mateo em­pie­za a dar­se cuen­ta de que en una de­mo­cra­cia plu­ra­lis­ta no to­do el mon­te es oré­gano. La Es­pa­ña de­mo­crá­ti­ca es­tá muy le­jos del cas­tris­mo cu­bano. Es cier­to que, des­de ha­ce unos años, pro­gre­sa en nues­tra na­ción el pe­rio­dis­mo de la in­si­dia. No son po­cos los que per­si­guen la au­dien­cia por en­ci­ma de to­do, aun a cos­ta de la de­gra­da­ción de la so­cie­dad. Pe­ro la ma­yo­ría de los pro­fe­sio­na­les del pe­rio­dis­mo se es­fuer­zan por bus­car la ver­dad y a ve­ces con­si­guen ex­clu­si­vas de gran éxi­to, de­nun­cian­do con de­ci­sión y va­lor los abu­sos del po­der.

Luis Ma­ría An­son, de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.