Du­das sin acla­rar so­bre el con­te­ni­do, la au­to­ría y el tri­bu­nal

Un tra­ba­jo mediocre, sin ri­gor aca­dé­mi­co, pá­rra­fos co­pia­dos... Las sos­pe­chas no han de­ja­do de cre­cer

El Mundo - - PORTADA - HU­GO GA­RRI­DO

La pre­gun­ta im­pro­vi­sa­da de Al­bert Ri­ve­ra en la se­sión de con­trol al Go­bierno del pa­sa­do 12 de sep­tiem­bre pu­so ba­jo el fo­co la te­sis doc­to­ral del Pre­si­den­te del Go­bierno, Pe­dro Sán­chez. El día des­pués de la di­mi­sión de la mi­nis­tra de Sa­ni­dad, Car­men Mon­tón, por pla­giar par­te del tra­ba­jo fi­nal del más­ter que cur­só en el Ins­ti­tu­to Pú­bli­co de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad Rey Juan Car­los, el lí­der de Ciu­da­da­nos so­li­ci­ta­ba en el Con­gre­so a Sán­chez que hi­cie­ra pú­bli­ca su te­sis, «pa­ra di­si­par las du­das». Tras su ne­ga­ti­va a com­pa­re­cer en el Se­na­do, Sán­chez man­ten­drá su si­len­cio so­bre los as­pec­tos más po­lé­mi­cos que ro­dean a su doc­to­ra­do.

¿OBRA SU­YA O DEL MI­NIS­TE­RIO?

Unas su­pues­tas de­cla­ra­cio­nes, en un ac­to pri­va­do, de Mi­guel Sebastián, quien fue­ra di­rec­tor de la Ofi­ci­na Eco­nó­mi­ca de Mon­cloa con Za­pa­te­ro, desata­ron las es­pe­cu­la­cio­nes so­bre la au­to­ría ori­gi­nal de la te­sis con la que Pe­dro Sán­chez ob­tu­vo el tí­tu­lo de doc­tor en la Uni­ver­si­dad Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la (UCJC). Sebastián ha­bría re­co­no­ci­do que bue­na par­te de la te­sis se ela­bo­ró den­tro del Mi­nis­te­rio de In­dus­tria en la épo­ca en la que él fue ti­tu­lar de la car­te­ra, se­gún pu­bli­có en su día Voz­pó­pu­li. El ex mi­nis­tro siem­pre ha ne­ga­do ha­ber pro­nun­cia­do esas pa­la­bras, así co­mo la in­ter­ven­ción de su equi­po en el tra­ba­jo aca­dé­mi­co.

PLA­GIOS POR DU­PLI­CA­DO

An­tes de que el Go­bierno anun­cia­ra la li­bre di­fu­sión de la te­sis, la úni­ca for­ma de ana­li­zar su con­te­ni­do era ha­cer­se con un ejem­plar de «La nue­va di­plo­ma­cia eco­nó­mi­ca es­pa­ño­la», li­bro en el que se en­cuen­tra una par­te del tra­ba­jo aca­dé­mi­co y del que Sán­chez es coau­tor jun­to a Car­los Oca­ña, ex je­fe de ga­bi­ne­te de Mi­guel Sebastián du­ran­te su eta­pa co­mo mi­nis­tro. Los re­sul­ta­dos de so­me­ter los dos tex­tos a di­fe­ren­tes pro­gra­mas in­for­má­ti­cos de de­tec­ción de si­mi­li­tu­des re­ve­la­ron que en su te­sis, el pre­si­den­te del Go­bierno in­clu­yó mul­ti­tud de tex­tos, pre­sen­ta­cio­nes y otro ti­po de do­cu­men­tos ela­bo­ra­dos por el Mi­nis­te­rio de In­dus­tria, en al­gu­nos ca­sos no bien ci­ta­dos o en­tre­co­mi­lla­dos, co­mo re­ve­ló ABC, o di­rec­ta­men­te no re­fe­ren­cia­dos, co­mo su­ce­dió con dos pre­sen­ta­cio­nes de In­dus­tria em­plea­das en la te­sis y que no son de ac­ce­so pú­bli­co, se­gún pu­bli­có El Con­fi­den­cial. En el ca­so del li­bro, se re­pro­du­je­ron pá­rra­fos com­ple­tos, sin ci­tar ni en­tre­co­mi­llar, de una con­fe­ren­cia pro­nun­cia­da por el di­plo­má­ti­co Ma­nuel Ca­cho en un sim­po­sio de la UCJC, se­gún des­ve­ló El País.

JUE­CES AFI­NES Y DE BA­JO PER­FIL

Uno de los cin­co in­te­gran­tes del co­mi­té que eva­luó a Pe­dro Sán­chez se ha­bía doc­to­ra­do sie­te se­ma­nas an­tes, el prin­ci­pal re­qui­si­to pa­ra for­mar par­te del tri­bu­nal. Otros dos ha­bían ob­te­ni­do el tí­tu­lo el año an­te­rior, co­mo re­ve­ló EL MUN­DO. El pri­me­ro era un co­no­ci­do de Isa­bel Ce­pe­da, la mu­jer que di­ri­gió la te­sis de los otros dos y del pro­pio Sán­chez. En­tre los miem­bros se en­con­tra­ban dos pro­fe­so­res de la UCJC, uno de los cua­les ha­bía com­par­ti­do de­par­ta­men­to con el pre­si­den­te del Go­bierno du­ran­te su tiem­po co­mo do­cen­te de esa uni­ver­si­dad, el mis­mo con el que ha­bía fir­ma­do pre­via­men­te dos ar­tícu­los de in­ves­ti­ga­ción em­plea­dos en la te­sis. En el tri­bu­nal no hu­bo ras­tro de ca­te­drá­ti­cos o pro­fe­so­res ti­tu­la­res, los dos ma­yo­res ran­gos en el es­ca­la­fón uni­ver­si­ta­rio.

POR QUÉ EL AC­CE­SO RE­SER­VA­DO

En con­tra de lo que res­pon­dió Pe­dro Sán­chez a Al­bert Ri­ve­ra, su te­sis nun­ca es­tu­vo «pu­bli­ca­da y col­ga­da» en el TE­SEO, la ba­se de da­tos ofi­cial que ca­ta­lo­ga las te­sis doc­to­ra­les leí­das en Es­pa­ña. Ade­más, la fi­cha de la te­sis tar­dó más de tres años en apa­re­cer en el TE­SEO, des­de su de­fen­sa a fi­na­les de 2012, con lo que no fue po­si­ble co­no­cer has­ta en­ton­ces a los in­te­gran­tes del tri­bu­nal. Tras ob­te­ner el tí­tu­lo de doc­tor, Sán­chez de­po­si­tó una úni­ca co­pia, en for­ma­to im­pre­so, en la bi­blio­te­ca de la Uni­ver­si­dad Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la, el cen­tro en el que ob­tu­vo el doc­to­ra­do. El ac­ce­so al ejem­plar es­tu­vo res­trin­gi­do du­ran­te un tiem­po. Só­lo se po­día ac­ce­der con au­to­ri­za­ción ex­pre­sa del au­tor.

‘CUM LAUDE’ EN SÓ­LO TRES AÑOS

El di­ri­gen­te so­cia­lis­ta ob­tu­vo la má­xi­ma calificación, ap­to cum laude. Dipu­tado en el Con­gre­so has­ta di­ciem­bre de 2011, Sán­chez com­pa­ti­bi­li­zó el ac­ta (des­de su ma­trí­cu­la en la UCJC en fe­bre­ro de 2010) con bue­na par­te del pe­rio­do de in­ves­ti­ga­ción de su te­sis, leí­da a fi­na­les de 2012. Com­ple­tó así esa eta­pa del doc­to­ra­do en me­nos de tres años (33 me­ses), por de­ba­jo de la me­dia, que era de 4,6 años (55 me­ses).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.