Mi­sión: si­len­ciar a un pe­rio­dis­ta

• Un «es­cua­drón de la muer­te» for­ma­do por 15 ofi­cia­les de In­te­li­gen­cia sau­díes aca­bó con la vi­da de Ya­mal Khas­hog­gi en el con­su­la­do de Es­tam­bul, se­gún in­ves­ti­ga­do­res tur­cos ci­ta­dos por ‘The New York Ti­mes’

El Mundo - - MUNDO - LLUÍS MI­QUEL HUIRTADO

Uno de los agen­tes sos­pe­cho­sos es un ex­per­to fo­ren­se a suel­do de Riad

El puz­le de los in­ves­ti­ga­do­res tur­cos es­bo­za un desen­la­ce ma­ca­bro so­bre la des­apa­ri­ción del in­te­lec­tual crí­ti­co sau­dí Ya­mal Khas­hog­gi: fue con­vo­ca­do en el con­su­la­do de Ara­bia Sau­dí en Es­tam­bul, ase­si­na­do en su in­te­rior y des­mem­bra­do con una sie­rra «al es­ti­lo Pulp Fic­tion». To­do eje­cu­ta­do en ape­nas dos ho­ras, se­gún pu­bli­ca­ron ayer me­dios co­mo el pres­ti­gio­so New York Ti­mes, y a tra­vés de un gru­po de 15 per­so­nas, pre­sen­tes en el con­su­la­do en el mo­men­to es­ti­ma­do del su­ce­so.

Con el Go­bierno tur­co apos­tan­do por una inusual pru­den­cia, la pren­sa pro gu­ber­na­men­tal ha to­ma­do el tes­ti­go. Las re­ve­la­cio­nes en torno a la mis­te­rio­sa au­sen­cia de Khas­hog­gi des­de el mar­tes de la se­ma­na pa­sa­da, pro­ce­den­tes de fun­cio­na­rios tur­cos, caen a cuen­ta­go­tas so­bre las pá­gi­nas de me­dios co­mo el Sa­bah, que ayer pu­bli­có las fo­to­gra­fías y nom­bres de 15 in­di­vi­duos que ate­rri­za­ron en Es­tam­bul en dos avio­nes pri­va­dos pro­ce­den­tes de Riad el mis­mo mar­tes en que su pro­me­ti­da de­nun­ció su des­apa­ri­ción.

De acuer­do con el Sa­bah, miem­bros del gru­po de 15 per­so­nas que des­cri­bió co­mo «es­cua­drón de la muer­te» se re­gis­tra­ron en dos ho­te­les, uno de ellos pró­xi­mo al con­su­la­do sau­dí en el dis­tri­to de Le­vent, al po­co de ate­rri­zar. Acu­die­ron a la se­de di­plo­má­ti­ca mi­nu­tos des­pués de que pe­ne­tra­ra Khas­hog­gi. To­dos es­tos mo­vi­mien­tos que­da­ron re­gis­tra­dos en las imá­ge­nes de las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad ob­te­ni­das por los ins­pec­to­res, que son to­das las de al­re­de­dor del con­su­la­do me­nos las de su in­te­rior. Riad ale­ga que las su­yas no fun­cio­na­ron en aque­lla jor­na­da.

Se­gún Ara­bia Sau­dí, Ya­mal Khas­hog­gi de­jó el con­su­la­do po­co des­pués de com­ple­tar los trá­mi­tes pa­ra po­der for­ma­li­zar su pró­xi­mo ma­tri­mo­nio, a pri­me­ra ho­ra de la tar­de; se­gún la pren­sa, ci­tan­do fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción, no hay prue­ba al­gu­na de que el articulista sa­lie­ra del con­su­la­do por su pro­pio pie.

Sí hay, en cam­bio, imá­ge­nes de un fur­gón con los cris­ta­les tin­ta­dos des­pla­zán­do­se del con­su­la­do a la pró­xi­ma re­si­den­cia del cón­sul. Ese día, des­ta­ca el Sa­bah, se or­de­nó que li­bra­ra to­do el per­so­nal tur­co.

¿Qué ocu­rrió en aque­llos mi­nu­tos exac­ta­men­te? ¿Ha­cia dón­de si­gue la pis­ta? Pa­ra res­pon­der a la pri­me­ra pre­gun­ta, de acuer­do con el me­dio ára­be Midd­le East Eye, los agen­tes tra­tan aho­ra de sa­ber si el re­loj in­te­li­gen­te que por­ta­ba Khas­hog­gi en su mano pue­de apor­tar una geo­lo­ca­li­za­ción; pa­ra res­pon­der a la se­gun­da, los po­li­cías se en­fren­tan al in­con­ve­nien­te de que los 15 agen­tes se­ña­la­dos de­ja­ron Tur­quía po­cas ho­ras des­pués de su lle­ga­da, con su equi­pa­je de mano, y de nue­vo en las dos na­ves pri­va­das en las que lle­ga­ron, ha­cien­do es­ca­la de re­gre­so a Riad en Du­bai y El Cai­ro. La pu­bli­ca­ción del Sa­bah sir­vió de ex­cu­sa pa­ra que ayer, pe­se a ha­ber da­do luz ver­de an­tes, Riad –que til­dó de «in­fun­da­da» to­da acu­sa­ción en su con­tra– prohi­bie­ra la ins­pec­ción del in­te­rior de su con­su­la­do de­nun­cian­do que se les acu­sa­ba sin prue­bas. El mis­mo día, no obs­tan­te, una agen­cia me­nor lla­ma­da EHA iden­ti­fi­có a uno de los 15 co­mo un ex­per­to fo­ren­se a suel­do de las au­to­ri­da­des sau­díes.

Por su par­te, dos pe­rió­di­cos es­ta­dou­ni­den­ses, par­tien­do de sus pro­pias fuen­tes, apun­ta­ron a las más al­tas es­fe­ras de po­der en la prin­ci­pal mo­nar­quía del Gol­fo Pér­si­co. «Ase­si­na­do en el con­su­la­do sau­dí en Es­tam­bul ba­jo ór­de­nes de los ni­ve­les más al­tos de la cor­te real», es­cri­bió el New York Ti­mes.

Re­fi­rién­do­se a una fuen­te ofi­cial tur­ca ba­jo con­di­ción de ano­ni­ma­to, y sin apor­tar prue­bas, es­te pe­rió­di­co, si­guien­do la es­te­la de otras pu­bli­ca­cio­nes an­te­rio­res, com­pa­ró la es­ce­na del fin de Ya­mal Khas­hog­gi con un ase­si­na­to «al es­ti­lo Pulp Fic­tion», en el que se lle­gó a tro­cear el cuer­po del co­lum­nis­ta con una sie­rra traí­da a pro­pó­si­to. El New York Ti­mes ma­ti­zó, no obs­tan­te, que una de las lí­neas de in­ves­ti­ga­ción que aún se si­gue es la que cree que el crí­ti­co sau­dí fue víc­ti­ma de una des­apa­ri­ción for­zo­sa.

Por su par­te, el Was­hing­ton Post, dia­rio con el que Khas­hog­gi co­la­bo­ra­ba ha­bi­tual­men­te, se­ña­ló con el ín­di­ce a Riad al men­cio­nar, en un ar­tícu­lo de ayer, una se­rie de con­tac­tos te­le­fó­ni­cos in­ter­cep­ta­dos por la In­te­li­gen­cia es­ta­dou­ni­den­se. Se­gún el pe­rió­di­co, que ci­ta­ba a una fuen­te anó­ni­ma co­no­ce­do­ra del te­ma, en la con­ver­sa­ción in­ter­ve­ni­da «fun­cio­na­rios sau­díes dis­cu­tían un plan pa­ra cap­tu­rar­lo [a Khas­hog­gi]».

«No es­ta­ba cla­ro si los sau­díes pre­ten­dían arres­tar e in­te­rro­gar a Khas­hog­gi o ma­tar­lo, o si EEUU ad­vir­tió a Khas­hog­gi de que era un ob­je­ti­vo», ma­ti­za la fuen­te del Was­hing­ton Post. Es­ta in­for­ma­ción en­ma­ra­ña la cues­tión por tra­tar­se Ara­bia Sau­dí de un país que no só­lo man­tie­ne fuer­tes la­zos co­mer­cia­les con nu­me­ro­sos paí­ses oc­ci­den­ta­les, sino que, ade­más, ha re­ci­bi­do los aplau­sos y el res­pal­do tá­ci­to del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump, tan re­cien­te­men­te co­mo en la úl­ti­ma asamblea de la ONU.

Es por ello que el ca­so Khas­hog­gi ame­na­za con res­que­bra­jar los mim­bres de un país loa­do co­mo «re­for­mis­ta», al mis­mo tiem­po que per­so­nas co­mo Ya­mal Khas­hog­gi ad­ver­tían de una in­ci­pien­te per­se­cu­ción a to­do crí­ti­co, co­mo él, del prín­ci­pe he­re­de­ro.

Por el mo­men­to, des­ta­có ayer la agen­cia As­so­cia­ted Press, «la Ad­mi­nis­tra­ción es­ta­dou­ni­den­se ha ex­pre­sa­do preo­cu­pa­ción, pe­ro ha re­cha­za­do in­clu­so abor­dar pre­gun­tas so­bre las con­se­cuen­cias que ten­dría que las ale­ga­cio­nes tur­cas re­sul­ten cier­tas».

Una fuen­te ofi­cial tur­ca lo com­pa­ra con un ase­si­na­to a lo ‘Pulp Fic­tion’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.