Al­bán te­nía «agua en los pul­mo­nes»

El mi­nis­tro del In­te­rior or­de­nó cam­biar el ac­ta de de­fun­ción del opo­si­tor ve­ne­zo­lano

El Mundo - - MUNDO - DA­NIEL LO­ZANO

La ex­pli­ca­ción ofi­cial so­bre el «sui­ci­dio» del con­ce­jal Fer­nan­do Al­bán se res­que­bra­ja con el pa­so de las ho­ras, pe­se al des­plie­gue de la pro­pa­gan­da gu­ber­na­men­tal. Ta­rek Wi­lliam Saab, fis­cal ge­ne­ral del Es­ta­do, com­pa­re­ció an­te los me­dios pa­ra in­sis­tir en que el di­ri­gen­te opo­si­tor «co­rrió ha­cia una ven­ta­na pa­no­rá­mi­ca que se en­con­tra­ba en el pa­si­llo y se lan­zó al va­cío» des­de el pi­so 10 de la se­de del Ser­vi­cio Bo­li­va­riano de In­te­li­gen­cia (Se­bin). Saab aña­dió que «aquí nun­ca se ha di­cho que se lan­zó des­de el ba­ño», ol­vi­dan­do que só­lo 48 ho­ras an­tes él mis­mo ase­gu­ró, en una co­ne­xión te­le­vi­si­va, que Al­bán «so­li­ci­tó ir al ba­ño y es­tan­do allí se lan­zó al va­cío des­de un pi­so 10».

El fis­cal in­di­có que la au­top­sia de­ter­mi­nó co­mo cau­sa de la muer­te «trau­ma­tis­mo crá­neo fa­cial se­ve­ro, shock hi­po­vo­lé­mi­co se­cun­da­rio, trau­ma­tis­mo to­ra­ci­co-ab­do­mi­nal y pél­vi­co ce­rra­do» sin mal­tra­tos pre­vios a la caí­da. «Eso de que lo aho­ga­ron, lo as­fi­xia­ron, de que ca­yó muerto es una men­ti­ra po­dri­da», en­fa­ti­zó pa­ra sa­lir al pa­so de las de­nun­cias. A la ca­be­za de quie­nes apues­tan por el ase­si­na­to se si­túa pre­ci­sa­men­te su an­te­ce­so­ra en el car­go, la fis­cal re­bel­de Lui­sa Or­te­ga, es­tre­cha co­la­bo­ra­do­ra de Hu­go Chá­vez.

«Ten­go in­for­ma­ción, de aden­tro, de que se les mu­rió ahogado por­que le es­ta­ban tor­tu­ran­do con una bol­sa. Lo bol­sea­ron, co­mo di­cen en el ar­got po­li­cial y se les aho­gó», ase­gu­ró ro­tun­da la ex fun­cio­na­ria. Tan con­tun­den­te tes­ti­mo­nio se su­ma al de com­pa­ñe­ros de Al­bán, quie­nes sos­tie­nen que su ami­go fue tor­tu­ra­do des­de el do­min­go por la no­che has­ta el lu­nes con el ob­je­ti­vo de que gra­ba­ra un ví­deo en con­tra de Ju­lio Bor­ges, su je­fe po­lí­ti­co.

La sos­pe­cho­sa au­top­sia se ha si­tua­do en el cen­tro de la po­lé­mi­ca, «Se ob­ser­vó que ha­bía agua en los pul­mo­nes, pe­ro el con­te­ni­do trans­cri­to fue ter­gi­ver­sa­do pa­ra ha­cer ver otra co­sa», ase­gu­ró el an­ti­guo fun­cio­na­rio.

Wi­lliam Saab apro­ve­chó su com­pa­re­cen­cia pa­ra apun­ta­lar la cam­pa­ña de di­fa­ma­ción ini­cia­da por me­dios re­vo­lu­cio­na­rios. «Se en­con­tra­ron 2.084 ví­deos en el ce­lu­lar de Al­bán, que po­drían ex­pli­car la con­duc­ta la­men­ta­ble de aten­tar con­tra su vi­da», con­je­tu­ró el fis­cal, sus­ten­tan­do la te­sis de que el di­ri­gen­te opo­si­tor «se ha­bría in­mo­la­do por te­mor al des­pres­ti­gio», co­mo pu­bli­có ayer el dia­rio Vea. Es­te me­dio re­vo­lu­cio­na­rio apues­ta por que Al­bán te­nía una «vi­da ocul­ta» por la can­ti­dad de ví­deos por­no­grá­fi­cos ha­lla­dos. El Se­bin, in­clu­so, es­ta­ría bus­can­do «prác­ti­cas de pe­dofi­lia».

Fren­te a la opo­si­ción, el Par­la­men­to y bue­na par­te de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, que exi­gie­ron que la in­ves­ti­ga­ción sea «ex­ter­na e in­de­pen­dien­te», se si­tuó Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, quien apos­tó por que se «res­pe­te el es­que­ma ins­ti­tu­cio­nal» y que sea la Fis­ca­lía, cu­yas con­clu­sio­nes, ade­lan­ta­das ayer, de­ben te­ner un sus­ten­to «ob­je­ti­vo, con­tras­ta­ble y ra­zo­na­ble».

MAR­CO BELLOCO / REUTERS

Fa­mi­lia­res del opo­si­tor ve­ne­zo­lano Fer­nan­do Al­bán, muerto ba­jo cus­to­dia po­li­cial, ve­lan su cuer­po ayer en Ca­ra­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.