Lu­jo­so vo­to ca­fre

El Mundo - - OPINIÓN - ARCADI ES­PA­DA

SÍ, HAY mu­chos su­ce­sos in­quie­tan­tes. El triun­fo de Bol­so­na­ro en Bra­sil. La ma­yo­ría que go­bier­na Ita­lia. Aus­tria, Hun­gría. Y la fe­ti­dez lo­cal del Va­li­do. Pe­ro qué im­por­tan­cia ten­drá to­do eso al la­do de lo que sucedió ha­ce dos años. Un hom­bre lla­ma­do Do­nald Trump go­bier­na des­de en­ton­ces los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, luz y guía del mun­do. Si Trump lle­gó a la pre­si­den­cia de Amé­ri­ca, to­do es po­si­ble. Y en to­das par­tes. El Ti­mes pu­bli­ca que Trump ges­tó su for­tu­na a fuer­za de frau­de fis­cal. Lo tie­ne que pu­bli­car dos ve­ces por­que al pa­re­cer na­die se ha­bía en­te­ra­do a la pri­me­ra. Aho­ra evalúan una ter­ce­ra, da­do que a na­die le im­por­ta. Ad­viér­ta­se en­ton­ces es­te efec­to ma­ri­po­sa. Des­pués de pro­me­ter­lo, Doc­tor Sán­chez se nie­ga a com­pa­re­cer an­te el Se­na­do. Es­ta­ría­mos fres­cos que el po­bre pla­gia­rio tu­vie­ra que di­mi­tir y al Eva­sor Fis­cal en Je­fe na­die le pi­die­ra cuen­tas. Trump es una le­gi­ti­ma­ción cons­tan­te del mal.

El pre­si­den­te no ha de­ja­do de ser en el Go­bierno lo que ha­bía si­do en cam­pa­ña. No hay sín­dro­me de La Mon­cloa en la Ca­sa Áu­rea. Por lo que se cuen­ta, de Mi­chael Wolff a Bob Wood­ward, Trump si­gue sien­do el mis­mo hom­bre in­com­pe­ten­te, atra­bi­lia­rio y pe­li­gro­so de la cam­pa­ña. El que eli­gie­ron los ciu­da­da­nos y el que a mi­tad de man­da­to vol­ve­rían se­gu­ra­men­te a ele­gir. Pe­ro el apo­ca­lip­sis no se ha pro­du­ci­do: la eco­no­mía cre­ce y los ar­gu­men­tos más vi­si­bles de la opo­si­ción de­mó­cra­ta tie­nen el ai­re fa­tal de lo au­to­cons­trui­do.

La au­sen­cia de apo­ca­lip­sis se de­be, pro­ba­ble­men­te, al fun­cio­na­mien­to de los checks and ba­lan­ces de la de­mo­cra­cia. En su úl­ti­mo li­bro Ste­ven Pin­ker aler­ta con­tra las des­crip­cio­nes fal­sa­men­te trá­gi­cas de nues­tro mun­do: «Si la gen­te cree que el país es un ba­su­re­ro en lla­mas se­rá re­cep­ti­va a la eter­na lla­ma­da de los de­ma­go­gos: ‘¿Qué tie­nes que per­der?’». La lla­ma­da es­tá en la ba­se del éxi­to trum­piano. Pe­ro no por­que el país se ha­ya con­ver­ti­do a ojos de al­gu­nos en un ba­su­re­ro en lla­mas, sino más bien por­que la po­lí­ti­ca se ri­ge por un pi­lo­to au­to­má­ti­co in­di­fe­ren­te a que el más bru­to, men­ti­ro­so o su­cio fin­ja lle­var el man­do. Wal­ter Lipp­mann sos­te­nía que las de­mo­cra­cias se ha­bían he­cho tan com­ple­jas que la in­men­sa ma­yo­ría de los vo­tan­tes no es­ta­ba ca­pa­ci­ta­da pa­ra to­mar de­ci­sio­nes. Pa­re­ce que al me­nos esa lec­ción sí la han apren­di­do una gran par­te de vo­tan­tes. Su vo­to es el de la ra­bia, cier­ta­men­te. Pe­ro la del úl­ti­mo de la cla­se. Aquel que sa­be, ade­más, que por mu­cho que vo­cee y rom­pa pa­sa cur­so.

El vo­to po­pu­lis­ta es el más so­fis­ti­ca­do lu­jo del Es­ta­do de Bie­nes­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.