«Lo­da­zal en la po­lí­ti­ca»

El Mundo - - DEPORTES - RAÚL DEL PO­ZO

«Las imá­ge­nes sor­pren­den­tes y los gran­des ges­tos sim­bó­li­cos crean el au­ra de po­der», es­cri­be Ro­bert Green. El au­ra ro­dea a al­gu­nos pro­ta­go­nis­tas de la his­to­ria. Es el cam­po elec­tro­mag­né­ti­co de los ele­gi­dos, in­vi­si­ble a sim­ple vis­ta, un ha­lo ova­la­do que ilu­mi­na­ba a los hé­roes de la Bi­blia y que le lla­ma­ban res­plan­dor: «la sa­bi­du­ría del hom­bre ilu­mi­na su faz». El au­ra no so­lo bri­lla en los po­lí­ti­cos sino en per­so­na­jes des­lum­bran­tes que yo he co­no­ci­do co­mo Ca­mi­lo Jo­sé Ce­la, Lo­la Flo­res, el Cor­do­bés o Pa­co Ra­bal. Le de­cía Fer­nan­do Rey a Ra­bal: «Es que tú, Pa­co, tie­nes au­ra eró­ti­ca». El au­ra ilu­mi­nó in­clu­so a al­gu­nos ti­ra­nos, dic­ta­do­res y hom­bres de Es­ta­do, des­de Ju­lio Cé­sar a los Ken­nedy. So­bre to­do de­bió go­zar de au­ra Fer­nan­do el Ca­tó­li­co, ya que tan­to Ma­quia­ve­lo, co­mo Gra­cián, el Ma­quia­ve­lo con so­ta­na de je­sui­ta, lo su­ben a los altares de la luz res­plan­de­cien­te en la épo­ca en la que los car­de­na­les y los áu­li­cos acon­se­ja­ban a los prín­ci­pes em­plear, en in­te­rés del Es­ta­do, la men­ti­ra en el di­fí­cil ar­te de la po­lí­ti­ca.

¿Go­zan de ca­ris­ma los cua­tro ases –Pa­blo, Pe­dro, Pa­blo, Al­bert– de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la? ¿La em­plean en el de­ba­te dia­rio? Pa­re­ce que no, y es me­jor así. El ca­ris­ma ha pro­vo­ca­do gue­rras y ca­tás­tro­fes y ha ter­mi­na­do a ve­ces en cam­pos de con­cen­tra­ción. Nues­tros cua­tro mu­le­ros son gua­pos, jó­ve­nes, te­le­gé­ni­cos, sa­ben dar­le a la lar­ga, son lí­de­res de ca­ris­ma ba­jo, aun­que no exen­tos de ego­cen­tris­mo y de­ma­go­gia con ten­den­cia a uti­li­zar chan­ta­jes en su dis­cur­so. Hay días que con­vier­ten el de­ba­te en un pro­gra­ma de Gran Her­mano, en un lo­da­zal, se­gún la ex­pre­sión de Pe­dro Sán­chez. El pre­si­den­te del Go­bierno in­sis­tió ayer en la se­sión de con­trol en que se es­tá ha­cien­do opo­si­ción a ba­se de chan­ta­je, ata­ques ad ho­mi­nem, ti­ran­do a la ca­be­za y no a los ar­gu­men­tos. «Han for­ma­do una coa­li­ción pa­ra la cris­pa­ción». «Han ro­to la leal­tad de la opo­si­ción en cues­tio­nes de Es­ta­do». Cla­ro, que to­do eso lo di­jo des­pués de dar la es­pan­tá al Se­na­do pa­ra no te­ner que ex­pli­car las pre­sun­tas cha­pu­zas de su te­sis doc­to­ral.

Les fal­ta a nues­tros ba­ran­das no só­lo el res­plan­dor del ca­ris­ma sino el sen­ti­do de Es­ta­do. Al­guno de ellos du­da, in­clu­so, de que Es­pa­ña sea una na­ción. Pro­vo­can blo­queos y ade­lan­tos elec­to­ra­les, dia­rias re­pro­ba­cio­nes a mi­nis­tros, pa­re­cen in­ca­pa­ces de lle­gar a con­sen­sos bá­si­cos cuan­do ha des­apa­re­ci­do la man­ta mo­no­co­lor que ta­pa­ba al bi­par­ti­dis­mo. Les fal­ta me­su­ra y les so­bra ten­den­cia al ga­lleo y a la bron­ca. Co­mo re­cor­da­ba el pro­pio Gra­cián unos son po­co apa­sio­na­dos por su pa­tria y otros de­ma­sia­do fa­ná­ti­cos, y ma­ne­jan la co­rrup­ción co­mo una na­va­ja pa­ra he­rir­se re­cí­pro­ca­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.