‘Bas­so os­ti­na­to’

El Mundo - - OPINIÓN - DA­VID GISTAU

VOY A pro­lon­gar una re­fle­xión de Ra­fa La­to­rre que él me ha pi­sa­do vil­men­te. Aun­que ad­vier­to, por si aca­so lue­go el tex­to me sa­le mal, de que mi in­ten­ción no es es­cri­bir una exal­ta­ción pa­trió­ti­ca. Un pe­re­zo­so cos­mo­po­li­tis­mo trans­fron­te­ri­zo, con­cep­to, és­te, que irri­ta es­pe­cial­men­te a los cas­ti­zos del re­bro­te so­be­ra­nis­ta, me pa­re­ce la úni­ca for­ma ele­gan­te de so­bre­lle­var las vo­cin­gle­ras aren­gas con las que nos con­mi­na lo mis­mo un ex­tre­mo que el otro. Lle­vo tiem­po di­cien­do que Oc­ci­den­te em­pe­zó a per­der­se –de nue­vo– cuan­do los anaque­les de las li­bre­rías se lle­na­ron de tí­tu­los im­pe­ra­ti­vos en­tre pun­tos de ex­cla­ma­ción. Des­de en­ton­ces, no ha de­ja­do de gri­tar­nos al­guien, va­ya­mos don­de va­ya­mos, pa­ra re­clu­tar­nos en una u otra uni­dad de des­tino en lo uni­ver­sal. Es­to es co­mo lle­var to­do el día al sar­gen­to de La cha­que­ta me­tá­li­ca pe­ga­do de­trás, has­ta en el sú­per.

No obs­tan­te, com­par­to la har­tu­ra de Ra­fa cuan­do se que­jó el otro día de que el au­to­odio a la es­pa­ño­la es el fon­do mu­si­cal de nues­tras exis­ten­cias. Ese cons­tan­te fla­ge­lar­se de los mor­ti­fi­ca­dos que, abo­ca­dos por el fa­ta­lis­mo de Cá­no­vas, son es­pa­ño­les por­que no pu­die­ron ser otra co­sa. So­mos co­mo el pú­bli­co de Las Ven­tas: si no te enojas es que no en­tien­des, só­lo te acre­di­ta po­ner­lo to­do a pa­rir. No se tra­ta só­lo de que el com­ple­jo de cul­pa pos­fran­quis­ta ha­ya im­pe­di­do le­van­tar una iden­ti­dad ca­ren­te de ver­güen­za fren­te a los sal­vo­con­duc­tos pro­gre­sis­tas del na­cio­na­lis­mo. Fí­jen­se en las co­sas que se pu­bli­can y com­pro­ba­rán que no hay día en que no sal­ga una en­cues­ta, un es­tu­dio o la opi­nión de un ex­per­to que, siem­pre en tér­mi­nos com­pa­ra­ti­vos con otras na­cio­nes, ino­cu­le de a po­co a los es­pa­ño­les la idea de que son los más ton­tos, los más fra­ca­sa­dos, los más dro­ga­dic­tos, los me­nos ho­nes­tos, los que me­nos pro­du­cen, los que más agre­den a sus mu­je­res, los que tie­nen un Es­ta­do fa­lli­do y una in­te­lec­tua­li­dad fa­lli­da, de ter­ce­ra, en to­do so­mos de ter­ce­ra di­vi­sión, pa­re­ce ser. In­sis­to en que no me voy a po­ner a ha­cer un elo­gio a lo co­ros y dan­zas, pe­se a las co­sas her­mo­sas y las per­so­nas de­cen­tes y com­pe­ten­tes con las que me en­cuen­tro a dia­rio en Es­pa­ña. Pe­ro voy a adap­tar el cli­ché pa­ra de­cir que no só­lo el na­cio­na­lis­mo se cu­ra via­jan­do, tam­bién el com­ple­jo de in­fe­rio­ri­dad. Si sa­bo­tea­mos me­dian­te el au­to­odio cual­quier po­si­ble sen­ti­do de per­te­nen­cia, có­mo va a ex­tra­ñar­nos lue­go que sur­jan su­pre­ma­cis­mos que se com­por­tan co­mo una sec­ta que tu­vie­ra es­con­di­da en el gra­ne­ro una na­ve es­pa­cial pa­ra que los ele­gi­dos hu­yan de Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.