PA­DI­LLA, EL TO­RE­RO DE LAS SIETE VI­DAS

El Mundo - - PAPEL - POR GON­ZA­LO I. BIEN­VE­NI­DA

LA CA­RRE­RA DE JUAN JO­SÉ PA­DI­LLA es una con­ti­nua su­pera­ción so­bre­hu­ma­na. De ni­ño so­ña­ba con el to­ro por­que su pa­dre ha­bía que­ri­do ser to­re­ro. El mun­do del to­ro re­co­no­ce a Pa­di­lla su in­fa­ti­ga­ble lucha. En Je­rez se le co­no­cía co­mo el pa­na­de­ri­to por­que re­par­tía el pan con una bi­ci. Su ca­rác­ter arro­lla­dor con­quis­ta­ba al per­so­nal co­mo des­pués ha­ría en las co­rri­das más du­ras. Esas que ha­cen sen­tir a los to­re­ros que no sa­ben to­rear. Miu­ra, Vic­to­rino, Pa­blo Ro­me­ro, Ce­ba­da... Fue­ron los hie­rros que le ele­va­ron a la gloria por la sen­da más compleja. Lucha de gla­dia­dor. Ja­más se dio por ven­ci­do: 25 años lle­nos de re­mon­ta­das he­roi­cas, reapa­ri­cio­nes im­po­si­bles, éxi­tos a san­gre y fue­go. Un ído­lo en Pam­plo­na. Un li­dia­dor ad­mi­ra­do en to­do el nor­te –des­de aquel in­dul­to a un Vic­to­rino en Illum­be–. La Fran­cia más exi­gen­te, en­tre­ga­da con el Ci­clón de

Je­rez. Así le apo­da­ron en el rin­cón del sur en sus años de no­vi­lle­ro. Su ca­ris­má­ti­co espíritu se for­jó a la ve­ra de Ra­fael Or­te­ga. Ca­si 40 ci­ca­tri­ces es­tig­ma­ti­zan su piel. El pri­mer ta­ba­ca­zo lle­gó en Ar­cos de la Fron­te­ra con só­lo 20 años. La fe­mo­ral y la sa­fe­na. Des­pués las te­rri­bles cor­na­das en el cuello de San Se­bas­tián y Pam­plo­na. La del vien­tre en Hues­ca. Y la vuel­ta a la vi­da tras la es­pe­luz­nan­te de Za­ra­go­za. An­tes del par­che, Pa­di­lla ya era un per­so­na­je. Re­cu­pe­ró una mon­te­ra del si­glo XVIII, hi­zo el pa­seí­llo sin liar­se el ca­po­te, uti­li­zó unas ma­no­le­ti­nas ma­rrón cho­co­la­te. En­con­tró un lu­gar pa­ra la pro­vo­ca­ción en las co­rri­das más agrias de ca­da fe­ria. Con Ma­drid tu­vo sus di­mes y di­re­tes. Lan­zó unos besos al ten­di­do 7 que le po­si­cio­na­ron co­mo el enemi­go. Cuan­do vol­vió, fir­mó su me­jor ac­tua­ción an­te un to­ro de Samuel Flo­res. To­reó la Be­ne­fi­cen­cia, la ci­ta más an­he­la­da de la tem­po­ra­da ven­te­ña. Su pal­ma­rés es­tá co­ro­na­do por la Puer­ta del Prín­ci­pe de Se­vi­lla en 2016. Un to­re­ro res­pe­ta­do, al que na­die re­ga­ló na­da, con dos eta­pas di­vi­di­das por Za­ra­go­za pe­ro pro­ta­go­ni­za­das por un gla­dia­dor ci­cló­peo que ya for­ma par­te de la his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.