Un pa­seo por Car­diff

Es­pa­ña sol­ven­ta sin so­bre­sal­tos la visita a Ga­les, un equi­po a años luz de la élite / Al­cá­cer, que ha re­cu­pe­ra­do el ins­tin­to de re­pen­te, anotó dos goles / Ra­mos y Bar­tra, a ba­lón pa­ra­do, los otros dos / Buen par­ti­do de Ro­dri y de Su­so

El Mundo - - DEPORTES - EDUAR­DO J. CAS­TE­LAO

Luis En­ri­que ha me­jo­ra­do a Es­pa­ña, evi­den­cia fun­da­men­ta­da en que el pun­to de par­ti­da era el ce­ro (Mun­dial de Ru­sia) y cual­quier co­sa me­jo­ra un ce­ro, pe­ro tam­bién en que, al tiem­po, ha im­pri­mi­do al­go de ener­gía al grupo, que fal­ta ha­cía. No sir­ve, en to­do ca­so, pa­ra pro­bar es­ta teo­ría el par­ti­do de ayer en Car­diff, re­suel­to con una fa­ci­li­dad asom­bro­sa por Es­pa­ña. Asom­bro­sa si no se atien­de a la en­ti­dad del ri­val, una en­ti­dad muy pe­que­ña, ín­fi­ma ca­si. Me­jor es­cri­to, ín­fi­ma sin ca­si.

Por­que Ga­les es po­ca co­sa con Ga­reth Ba­le en el cam­po, pe­ro es que sin el jugador del Real Ma­drid es... Pues eso, po­quí­si­ma co­sa. Ga­les es­tá a mi­les de ki­ló­me­tros de dis­tan­cia fut­bo­lís­ti­ca de cual­quier Es­pa­ña, in­clu­so de es­ta, en ple­na re­cons­truc­ción y con ba­jas se­ve­ras. Di­ce el se­lec­cio­na­dor que no es­tá el equi­po en con­di­cio­nes de de­jar pa­sar nin­gu­na opor­tu­ni­dad por fá­cil que sea, y des­de ese pun­to de vis­ta es el úni­co des­de el que se pue­de va­lo­rar lo vis­to ayer en el Mi­lle­nium.

Efec­ti­va­men­te, no pue­de per­mi­tir­se Es­pa­ña des­co­nec­tar en los amis­to­sos co­mo sí ha­cía cuan­do ga­na­ba to­do lo ofi­cial. En los úl­ti­mos años lo ofi­cial, lo gor­do, lo pier­de, y ade­más de ma­la ma­ne­ra (Mun­dial’14, Eu­ro’16 y Mun­dial’18) de mo­do que no es­tá de más ga­nar por­que sí, por el sim­ple he­cho de ga­nar, aun­que só­lo sea pa­ra no ca­brear más al per­so­nal y ga­nar tiem­po en bus­ca de ins­tan­tes real­men­te im­por­tan­tes. Luis En­ri­que apro­ve­chó las ba­jas y el ca­rác­ter amistoso pa­ra dis­po­ner un mon­tón de ca­ras nue­vas. Unas por po­co ha­bi­tua­les úl­ti­ma­men­te (Az­pi­li­cue­ta, Al­biol, Al­cá­cer y Mo­ra­ta) y otras dan­do sus pri­me­ros pa­sos en la ab­so­lu­ta (Ro­dri, Su­so y Ce­ba­llos). A to­do es­to, el plan de Ga­les con­sis­tió en al­go muy sen­ci­llo: el gran­do­te Vo­kes de­bía im­pe­dir que Ra­mos ini­cia­se las ju­ga­das, de­jan­do que Al­biol fue­ra quien co­men­za­se la cir­cu­la­ción.

Buen plan si se tie­nen más ar­gu­men­tos –aun­que sea uno–, pe­ro no es el ca­so de Ga­les, que en el pri­mer ba­lón al área de Su­so en­tre­gó a Es­pa­ña el pri­mer gol. Con­cre­ta­men­te fue el por­te­ro, due­ño de un des­pe­je in­ve­ro­sí­mil. El ba­lón le ca­yó a Al­cá­cer, que la pu­so arri­ba, cer­ca de la es­cua­dra. Sin más, an­te un ri­val tan in­fi­ni­ta­men­te li­mi­ta­do, Es­pa­ña se de­di­có a te­ner la pe­lo­ta, cons­cien­te de que no de­bía ha­cer más mé­ri­tos que es­pe­rar los erro­res de Ga­les.

El se­gun­do –error– lle­gó en una ju­ga­da a ba­lón pa­ra­do. En una es­tra­te­gia sin pre­ce­den­tes, los lo­ca­les de­ci­die­ron que no ha­bía que mar­car a nin­guno de los dos cen­tra­les es­pa­ño­les, de mo­do que Al­biol y Ra­mos en­tra­ron de la mano al re­ma­te sin opo­si­ción al­gu­na has­ta el área pe­que­ña. El ba­lón le ca­yó a Ra­mos, que la em­pu­jó li­te­ral­men­te con la ca­be­za.

El ter­ce­ro –ter­cer error– costó, có­mo no, el ter­cer gol. Un des­pe­je ab­sur­do en­tre dos de­fen­sas lo bus­có, con el ins­tin­to que só­lo tie­nen los delanteros ins­pi­ra­dos, Al­cá­cer. El jugador del Dort­mund ha re­cu­pe­ra­do to­do el gol que se le mar­chó en su eta­pa en el Bar­ce­lo­na. Ha en­tra­do en ese estado tan di­fí­cil que con­sis­te en me­ter pa­ra den­tro to­do lo que to­ca. Se lla­ma con­fian­za y es lo que le fal­ta a Mo­ra­ta, vo­lun­ta­rio­so, afa­na­do en agra­dar, pe­ro le­jos de ese tran­ce en el que vi­ve Al­cá­cer.

Fue así co­mo Es­pa­ña acu­mu­ló goles sin ofre­cer más ar­gu­men­tos que un po­qui­to de or­den y una su­pe­rio­ri­dad in­con­tes­ta­ble in­clu­so ju­gan­do a un rit­mo par­si­mo­nio­so. En la se­gun­da mi­tad Luis En­ri­que agi­tó el ban­qui­llo a pla­zos, de mo­do que el po­co rit­mo que te­nía el en­cuen­tro fue ca­yen­do po­co a po­co. Sir­vió el ra­to pa­ra vol­ver a ver a Ko­ke, a Bar­tra y ano­tar el de­but de Jonny en el la­te­ral de­re­cho. Ju­gó un ra­to Ke­pa y los mi­nu­tos fi­na­les se ani­ma­ron con dos goles, que siem­pre ador­nan. Pri­me­ro Bar­tra hi­zo el su­yo en un cór­ner y lue­go el em­pe­ño de los lo­ca­les por ofre­cer­le al­go más que su­dor a sus hin­chas fruc­ti­fi­có en el úl­ti­mo mi­nu­to. El gol lo hi­zo Vo­kes, que se­guía pen­san­do en Ser­gio Ra­mos.

PA­BLO GAR­CÍA / MAR­CA

Al­cá­cer dis­pa­ra pa­ra ano­tar el ter­cer gol de Es­pa­ña, se­gun­do en su cuen­ta, ayer en Car­diff.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.