No es el Frente Po­pu­lar

El Mundo - - DEPORTES - RAÚL DEL PO­ZO

En­tre los mur­cié­la­gos de la ma­dru­ga­da,

Pe­dro y Pa­blo han fir­ma­do, en la quinta de Mon­cloa, un pac­to pa­ra los Pre­su­pues­tos. Los in­de­pen­den­tis­tas di­rán la úl­ti­ma pa­la­bra y las de­re­chas ya han res­pon­di­do des­de el re­bo­te di­cien­do que ese bo­rra­dor in­quie­ta­rá a Bruselas, es un ar­gu­men­ta­rio pa­ra la cam­pa­ña elec­to­ral de la iz­quier­da, un desafío a la ban­ca que es­tre­me­ce­rá a la Bol­sa y la se­mi­lla de la pró­xi­ma cri­sis eco­nó­mi­ca. Pa­blo, ya con em­pa­que de hom­bre de Estado, de­cla­ra que mien­tras los con­ser­va­do­res es­tán ob­se­sio­na­dos por pro­bar quién tie­ne la ban­de­ra más gran­de, ellos han lo­gra­do po­der co­lo­car las ne­ce­si­da­des de la gen­te en el co­ra­zón de los Pre­su­pues­tos. Un di­ri­gen­te de Po­de­mos me re­cuer­da: «Ya te di­je que no éra­mos po­pu­lis­tas, sino eu­ro­co­mu­nis­tas».

Me cuen­tan que el lí­der de Po­de­mos su­fre los ti­ro­nes de Erre­jón y de Mo­ne­de­ro –el re­for­mis­ta y el ro­jo– y en esa dia­léc­ti­ca, Pa­blo se ha con­ver­ti­do en el re­fe­ren­te de al­go que que­ría: el au­ra de Go­bierno.

A pri­me­ras ho­ras de la ma­ña­na, Juan Carlos Mo­ne­de­ro me ex­pli­ca: «Po­de­mos ha con­se­gui­do la ma­yor subida del sa­la­rio ba­se de la his­to­ria de la de­mo­cra­cia: de 735 a 900». Le di­go que el bo­rra­dor tie­ne más pin­ta de so­cial­de­mó­cra­ta que de ra­di­cal. Con­tes­ta: «Po­de­mos le di­jo al PP que no me­re­cía go­ber­nar por inú­til y por ser el par­ti­do más co­rrup­to de Eu­ro­pa, y al PSOE, que los ver­da­de­ros so­cia­lis­tas es­ta­ban en Po­de­mos».

Que no cun­da el pá­ni­co: no han lle­ga­do los bol­che­vi­ques. Un Go­bierno so­cial­de­mó­cra­ta en mi­no­ría ha pac­ta­do un acuer­do so­bre Pre­su­pues­tos con un par­ti­do «eu­ro­co­mu­nis­ta» pa­ra su­bir unos cuan­tos eu­ros el sa­la­rio mí­ni­mo, un plan es­ta­tal de vi­vien­da, ayu­das a la de­pen­den­cia, per­mi­sos de pa­ter­ni­dad, au­men­to de be­cas y re­duc­ción de ta­sas uni­ver­si­ta­rias, de los al­qui­le­res y del re­ci­bo de la luz; ade­más, la subida del im­pues­to de pa­tri­mo­nio al 1% a las for­tu­nas de más de 10 mi­llo­nes. Aho­ra ten­drá Pe­dro que ir a Bruselas y ob­te­ner el per­mi­so y apro­bar los Pre­su­pues­tos an­tes de fin de año, pa­ra lo que ne­ce­si­ta­rá los vo­tos de los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas.

¿Có­mo res­pi­ra An­da­lu­cía? IU de­cla­ra: «Es más fá­cil ha­blar des­de la iz­quier­da con Sánchez que con Su­sa­na, que só­lo tie­ne ojos pa­ra Ciu­da­da­nos. Su­sa­na su­fre una eri­si­pe­la si tie­ne que pac­tar con Po­de­mos».

Pa­blo Igle­sias pro­pu­so un Go­bierno de iz­quier­das y aho­ra tie­ne que con­for­mar­se con un en­sa­yo de frente po­pu­lar dis­cre­to. Na­da pa­re­ci­do al de 1936 con Aza­ña, el PSOE, PCE, POUM, los par­ti­dos re­pu­bli­ca­nos, los na­cio­na­lis­tas gallegos y ca­ta­la­nes y to­dos los sin­di­ca­tos, in­clui­da la CNT-FAI. Su pro­gra­ma as­pi­ra­ba a «con­ver­tir en es­com­bros las for­ta­le­zas y gua­ri­das del ig­no­mi­nio­so con­glo­me­ra­do mo­nár­qui­co fas­cis­ta».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.