El acuer­do de Pre­su­pues­tos in­quie­ta en Bru­se­las por el ries­go de ele­var el dé­fi­cit

• La Co­mi­sión Eu­ro­pea, in­quie­ta por los Pre­su­pues­tos de Sán­chez y Po­de­mos, pre­pa­ra una ad­ver­ten­cia al Go­bierno por su tar­dan­za en re­ba­jar el dé­fi­cit • Es­pa­ña es el úni­co país de la Eu­ro­zo­na que si­gue ba­jo vi­gi­lan­cia

El Mundo - - PORTADA - PA­BLO R. SUAN­ZES BRU­SE­LAS CO­RRES­PON­SAL

La Co­mi­sión Eu­ro­pea no es­tá dis­pues­ta a ad­mi­tir juegos con el ob­je­ti­vo de dé­fi­cit y se pre­pa­ra pa­ra dar una ad­ver­ten­cia al Go­bierno de Sán­chez.

En la his­to­ria re­cien­te de la UE, no hay un Go­bierno en apu­ros que no ha­ya que­ri­do con­ven­cer a Bru­se­las con un plan pa­ra en­cau­zar las cuen­tas pú­bli­cas, ge­ne­rar cre­ci­mien­to y crear em­pleo. No hay, tam­po­co, uno so­lo que as­pi­ra­se a ha­cer­lo con­te­nien­do el gas­to pú­bli­co. Uno tras otro, con Go­bierno de iz­quier­das o de de­re­chas, plan­tean re­cau­da­cio­nes re­for­za­das gra­cias a nue­vos tri­bu­tos, una de­ci­di­da lucha con­tra el frau­de o in­ver­sio­nes más in­te­li­gen­tes. La ex­pe­rien­cia de­mues­tra que eso, por sí só­lo, ra­ra vez bas­ta.

El lu­nes, Pe­dro Sán­chez lo in­ten­ta­rá tam­bién, tras ha­ber ce­rra­do un acuer­do con Po­de­mos pa­ra lo­grar su apo­yo a los Pre­su­pues­tos de 2019. La in­for­ma­ción pro­por­cio­na­da por el Go­bierno el jue­ves fue con­fu­sa, in­com­ple­ta y de­li­be­ra­da­men­te va­ga. La UE es­tá muy pen­dien­te de lo que su­ce­de es­tos días y sus ex­per­tos ana­li­za­rán la se­ma­na que vie­ne con lu­pa las ta­blas. Es muy im­pro­ba­ble que de­ci­dan «tum­bar­los» in­me­dia­ta­men­te, sal­vo que el pa­pel fi­nal con­ten­ga des­via­cio­nes tan gran­des y un ajus­te tan mí­ni­mo que no de­jen otra op­ción. Pe­ro una ad­ver­ten­cia es inevi­ta­ble. «Un to­que o dos ha­brá se­gu­ro, pe­ro mien­tras no ha­gan gi­ros drás­ti­cos co­mo los de Ita­lia se de­be­ría que­dar en eso. Te­nien­do en cuen­ta ade­más que no es se­gu­ro que se aprue­ben», ex­pli­ca una fuen­te co­mu­ni­ta­ria.

Na­dia Cal­vi­ño se ha com­pro­me­ti­do a un es­fuer­zo es­truc­tu­ral del 0,4% del PIB (lo hi­zo en el Eu­ro­gru­po en ju­lio y lo reite­ró la se­ma­na pa­sa­da en una en­tre­vis­ta con el Han­dels­blatt), lo que su­po­ne un ajus­te con gas­tos o in­gre­sos de 4.800 mi­llo­nes de eu­ros. Los es­pe­cia­lis­tas de la Co­mi­sión es­tán más que cur­ti­dos en bo­rra­do­res de es­te ti­po y su dic­ta­men es bas­tan­te con­clu­yen­te: los re­cor­tes de gas­to son más creí­bles que las pro­me­sas de in­gre­sos. Las ex­pec­ta­ti­vas de re­cau­da­ción pue­den te­ner la me­jor vo­lun­tad pe­ro si al­go se tuer­ce (la eco­no­mía es­tá en des­ace­le­ra­ción, el pe­tró­leo su­bien­do y la po­lí­ti­ca del BCE em­pe­zan­do a ro­tar de nue­vo), no cua­dra­rán.

A pe­sar de la fa­ma ad­qui­ri­da, en par­te por bue­nos mo­ti­vos, du­ran­te los años de la cri­sis, los téc­ni­cos co­mu­ni­ta­rios no son pre­ci­sa­men­te pro­fe­tas de la or­to­do­xia. Coin­ci­den en que un ajus­te a lar­go pla­zo es más sen­ci­llo y me­nos le­si­vo que uno a cor­to. Ben­di­cen la fle­xi­bi­li­dad, co­mo mues­tran por ejem­plo el 1,8% de su PIB que Ita­lia ha lo­gra­do en los úl­ti­mos años so­bre la sen­da pac­ta­da. O que Es­pa­ña no ha­ya si­do si­quie­ra mul­ta­da tras in­cum­plir sis­te­má­ti­ca­men­te los ob­je­ti­vos de dé­fi­cit. Pe­ro tam­bién han com­pro­ba­do que sin pre­sión, los Go­bier­nos ra­ra vez ha­cen aque­llo a lo que se han com­pro­me­ti­do. El nues­tro es el úni­co país de la UE que si­gue en el Pro­ce­di­mien­to de Dé­fi­cit Ex­ce­si­vo. En 2018 es­ta­ba pre­vis­to que ba­ja­ra has­ta el 2,2%, pe­ro Cal­vi­ño en ju­lio ya apun­tó a que lo más rea­lis­ta era un 2,7%. Si no se ba­ja del 3% el estigma se­rá inex­pli­ca­ble, tras años de cre­ci­mien­to y me­jo­ra, pa­ra el Go­bierno y pa­ra las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas, por per­mi­si­vas. Pe­ro si ba­ja del 3%, en­ton­ces se abre un fac­tor adi­cio­nal. Cuan­do el dé­fi­cit rom­pe ese um­bral del Pac­to de Es­ta­bi­li­dad y Cre­ci­mien­to, la Co­mi­sión se cen­tra so­bre to­do en el dato no­mi­nal, el por­cen­ta­je del PIB. Sin em­bar­go, cuan­do se es­tá por de­ba­jo, a los paí­ses se les pi­den igual­men­te es­fuer­zos es­truc­tu­ra­les, de di­fe­ren­te intensidad pe­ro exi­gen­tes, una de las ra­zo­nes por las que Mon­to­ro no qui­so ba­jar de ese to­pe el año pa­sa­do.

No es na­da sen­ci­llo que los téc­ni­cos con­si­de­ren que una hi­po­té­ti­ca re­cau­da­ción de más de 1.000 mi­llo­nes por la ta­sa di­gi­tal (Bru­se­las con­fia­ba en re­cau­dar 5.000 mi­llo­nes si to­dos los Es­ta­dos Miem­bros la apli­ca­sen a la vez), los 900 de la lucha con­tra el frau­de o la even­tual Ta­sa Tobin sean «ajus­te es­truc­tu­ral».

Cal­vi­ño tie­ne cier­to mar­gen. El co­mi­sa­rio de Asun­tos Eco­nó­mi­cos, Pie­rre Mos­co­vi­ci, y el pre­si­den­te del Eu­ro­gru­po son ami­gos, so­cia­lis­tas y le han ten­di­do una al­fom­bra ro­ja des­de su lle­ga­da. Sus ex co­le­gas son cons­cien­tes ade­más de que ella no es­tá na­da có­mo­da con los Pre­su­pues­tos y de que lo es­tá pa­san­do mal es­tos días.

Si Es­pa­ña sa­le del pro­ce­di­mien­to de dé­fi­cit ex­ce­si­vo, pue­de apu­rar en al­gu­nas par­ti­das y ha­brá man­ga bas­tan­te más an­cha. Y si el lu­nes no en­vía un dis­pa­ra­te ten­drá un pa­se con­di­cio­na­do. Pe­ro con los an­te­ce­den­tes de lo que es­tá ocu­rrien­do en Ita­lia y la si­tua­ción úni­ca de nues­tro país, el re­jón es­tá ase­gu­ra­do. De su ta­len­to, sus con­tac­tos y su cre­di­bi­li­dad de­pen­de­rá la intensidad y el al­can­ce del mis­mo.

Es muy im­pro­ba­ble que la pro­pues­ta sea tum­ba­da por los téc­ni­cos eu­ro­peos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.