Ma­si­va ma­ni­fes­ta­ción con­tra el se­pa­ra­tis­mo y el Go­bierno en el cen­tro de Bar­ce­lo­na

Bar­ce­lo­na aco­ge una ma­ni­fes­ta­ción ma­si­va el 12-O con gri­tos de «Sán­chez, di­mi­sión»

El Mundo - - PORTADA - GER­MÁN GON­ZÁ­LEZ / JA­VIER OMS

El cons­ti­tu­cio­na­lis­mo volvió a lle­nar ayer el cen­tro de Bar­ce­lo­na pa­ra re­cla­mar el fin del desafío se­pa­ra­tis­ta y afear a Pe­dro Sán­chez los apo­yos que tie­ne de los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas y de Po­de­mos. La mo­ción de los co­mu­nes en el Par­la­ment con­tra la fi­gu­ra del Rey fue el prin­ci­pal ar­gu­men­to de for­ma­cio­nes co­mo Ciu­da­da­nos o el PP pa­ra re­cla­mar al pre­si­den­te del Go­bierno su di­mi­sión in­me­dia­ta y la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes.

Ha­ce un año, tras el 1-O y en vís­pe­ras de la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia, la Guar­dia Ur­ba­na de Bar­ce­lo­na ci­fró en 5.000 per­so­nas la asis­ten­cia a la ma­ni­fes­ta­ción con­vo­ca­da con mo­ti­vo del Día de la Fies­ta Na­cio­nal. Ayer, la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal del Ayun­ta­mien­to bar­ce­lo­nés, go­ber­na­do por los co­mu­nes de Ada Co­lau, ase­gu­ra­ba que 65.000 per­so­nas ha­bían ocu­pa­do el cen­tro de la ciu­dad re­cla­man­do la uni­dad de Es­pa­ña y la­men­tan­do el «gol­pe de Es­ta­do» co­me­ti­do por el in­de­pen­den­tis­mo ha­ce un año.

El in­creí­ble in­cre­men­to de esa ci­fra da idea del éxi­to de afluen­cia que tu­vo ayer la ce­le­bra­ción del 12 de Oc­tu­bre en Bar­ce­lo­na, con de­ce­nas de mi­les de per­so­nas on­dean­do ban­de­ras de Es­pa­ña. Una ma­ni­fes­ta­ción mul­ti­tu­di­na­ria en la que se es­cu­cha­ron nu­me­ro­sas pro­cla­mas con­tra el se­ce­sio­nis­mo y sus lí­de­res, ade­más de re­cla­mar lar­gas pe­nas de pri­sión pa­ra los pro­ce­sa­dos. Los men­sa­jes iban di­ri­gi­dos, so­bre to­do, con­tra el ex pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat Car­les Puig­de­mont y su su­ce­sor, Quim To­rra. In­clu­so, lle­ga­ron a ver­se es­cul­tu­ras que re­pro­du­cían al pri­me­ro ma­ne­jan­do los hi­los del To­rra, re­pre­sen­ta­do co­mo una ma­rio­ne­ta.

En es­te sen­ti­do, Ja­vier Me­gino, vi­ce­pre­si­den­te de Es­pan­ya i Ca­ta­lans, la en­ti­dad or­ga­ni­za­do­ra de la mar­cha, pi­dió a los jue­ces que «no se ame­dren­ten, que no se achan­ten y que sean con­se­cuen­tes». «Ni ol­vi­do ni per­dón, lar­gos años de pri­sión», re­mar­có. Me­gino ci­fró en 300.000 per­so­nas la asis­ten­cia al ac­to.

Tam­bién hu­bo gri­tos con­tra el Go­bierno de Pe­dro Sán­chez, pi­dien­do su «di­mi­sión» por el apo­yo que re­ci­be de los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas y de Po­de­mos y por sus ce­sio­nes al sea­pa­ra­tis­mo.

La mo­ción apro­ba­da en el Par­la­ment a ins­tan­cias de los co­mu­nes en la que se re­pro­ba­ba al Rey fue el prin­ci­pal ar­gu­men­to de los par­ti­dos cons­ti­tu­cio­na­lis­tas que acu­die­ron a la mar­cha. La líder de Ciu­da­da­nos en Ca­ta­lu­ña, Inés Arri­ma­das, ase­gu­ró que es «in­de­cen­te» que Sán­chez se apo­ye en so­cios «po­pu­lis­tas y se­pa­ra­tis­tas» que «in­sul­tan y hu­mi­llan» al Rey y que «quie­ren rom­per el país».

Por su par­te, el pre­si­den­te del PP ca­ta­lán, Xa­vier Gar­cía Al­biol, afirmó que Sán­chez «de­be­ría re­fle­xio­nar si es­tá ha­cien­do bien las co­sas, cuan­do sus com­pa­ñe­ros de via­je son quie­nes ayer apo­ya­ron es­ta pro­pues­ta». Di­cho es­to, la­men­tó la fal­ta de cohe­ren­cia del pre­si­den­te del Go­bierno al dar «vi­da a aque­llos que se de­di­can a in­ten­tar des­truir y se­pa­rar Ca­ta­lu­ña del res­to de Es­pa­ña».

El pre­si­den­te de So­cie­dad Ci­vil Ca­ta­la­na, Jo­sé Ro­si­ñol, cul­pó a To­rra de la si­tua­ción en Ca­ta­lu­ña por su ac­tua­ción «ab­so­lu­ta­men­te irres­pon­sa­ble», ya que «só­lo re­pre­sen­ta a una par­te de la po­bla­ción y azu­za las di­fe­ren­cias, e in­clu­so apo­ya de al­gu­na ma­ne­ra a gru­pos vio­len­tos co­mo los CDR». Va­rias per­so­nas lle­va­ban fotos del Rey pa­ra mos­trar­le su apo­yo y otras re­cla­ma­ron la apli­ca­ción de nue­vo del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la.

En la ma­ni­fes­ta­ción, di­ver­sas per­so­nas co­lo­ca­ron la­zos ro­jos fren­te a los ama­ri­llos del in­de­pen­den­tis­mo que pi­den la li­ber­tad de los po­lí­ti­cos ca­ta­la­nes en­car­ce­la­dos. Tam­bién hu­bo miem­bros de la Pla­ta­for­ma por Ta­bar­nia que lle­va­ban a ca­bo su par­ti­cu­lar re­fe­rén­dum, con con­te­ne­do­res ama­ri­llos en los que co­lo­ca­ban la­zos ama­ri­llos.

Tras leer los ma­ni­fies­tos, se pre­sen­tó un ví­deo del pre­si­den­te de Ta­bar­nia, Al­bert Boa­de­lla, con el re­sul­ta­do de esa con­sul­ta y pro­cla­man­do la au­to­no­mía de Ta­bar­nia du­ran­te nue­ve se­gun­dos, uno más que la ca­ta­la­na anun­cia­da por Puig­de­mont

Pi­den a los jue­ces del 1-O que «no se ame­dren­ten y sean con­se­cuen­tes»

en el Par­la­ment ha­ce un año. Des­de es­ta pla­ta­for­ma se pi­dió a To­rra las lla­ves del Pa­lau de la Ge­ne­ra­li­tat pa­ra ha­cer un tras­la­do de se­de.

En pa­ra­le­lo a es­ta ma­ni­fes­ta­ción, se ce­le­bró otra pro­ta­go­ni­za­da por gru­pos ra­di­ca­les apo­ya­da por los Co­mi­tés de De­fen­sa de la Re­pú­bli­ca. Unas 2.000 per­so­nas mar­cha­ron des­de el Pa­seo de Gra­cia has­ta Sants sin in­ci­den­tes de gra­ve­dad, más allá de pin­ta­das en ofi­ci­nas ban­ca­rias. Un fuer­te des­plie­gue de los Mos­sos d’Es­qua­dra evi­tó que la mar­cha se cru­za­ra con la mo­vi­li­za­ción cons­ti­tu­cio­na­lis­ta.

GETTY

La mar­cha, en el Pa­seo de Gra­cia.

SAN­TI CO­GO­LLU­DO

Ima­gen de la ma­ni­fes­ta­ción que se ce­le­bró ayer en Bar­ce­lo­na con mo­ti­vo del Día de la Fies­ta Na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.