Pa­co, el in­fa­li­ble

Al­cá­cer ha con­ver­ti­do en gol los nue­ve dis­pa­ros en­tre los tres pa­los que lle­va es­ta tem­po­ra­da / Mar­ca ca­da 27,8 mi­nu­tos / En la cal­ma de Dort­mund, con una hi­ja de ocho me­ses, ha en­con­tra­do de nue­vo el ca­mino per­di­do en el Ba­rça

El Mundo - - DEPORTES - EDUAR­DO J. CAS­TE­LAO

La se­lec­ción dur­mió plá­ci­da­men­te en su ho­tel de Car­diff, ale­ja­da del bu­lli­cio pos­te­rior al par­ti­do que te­nía de bo­te en bo­te St. Mary Street, con va­rios pubs lle­nos de ga­le­ses –y al­gún eras­mus es­pa­ñol–. Des­pués, por la ma­ña­na, vue­lo a Ma­drid y en­tre­na­mien­to por la tar­de. «Siem­pre se en­tre­na en el post-par­ti­do. Bueno, ca­si siem­pre», ex­pli­có Luis En­ri­que, que dio pis­tas im­plí­ci­tas so­bre quié­nes ju­ga­rán el par­ti­do con­tra In­gla­te­rra.

Pa­re­ce que ti­pos co­mo Mar­cos Alon­so, Na­cho, Bus­quets, Thia­go, Asen­sio o Ro­dri­go (só­lo el de­lan­te­ro del Va­len­cia ju­gó 10 mi­nu­tos en Ga­les) van a ser ti­tu­la­res el lu­nes, ade­más de Saúl, Ra­mos y De Gea, que só­lo ju­ga­ron la pri­me­ra par­te. De he­cho, y sal­vo que lo in­des­ci­fra­ble has­ta aho­ra de sus in­ten­cio­nes dic­ta­mi­ne al­gu­na sor­pre­sa, se in­tu­yen 10 ti­tu­la­res (De Gea, Az­pi­li­cue­ta, Na­cho, Ra­mos, Mar­cos Alon­so, Bus­quets, Thia­go, Saúl, Asen­sio y Ro­dri­go) y un es­pa­cio li­bre que, en prin­ci­pio, se­ría pa­ra As­pas, pe­ro al que op­ta el gran pro­ta­go­nis­ta de la no­che del jue­ves, el mis­mo ti­po que sa­lía por la zo­na mix­ta del es­ta­dio de Car­diff con las ma­nos en los bol­si­llos y son­rien­do de me­dio la­do, sa­lu­dan­do a los pe­rio­dis­tas a los que no veía des­de ha­cía dos años y me­dio.

Si Luis En­ri­que atien­de a los nú­me­ros, no hay dis­cu­sión. Tras dos años em­pe­que­ñe­ci­do en el Bar­ce­lo­na, Pa­co Al­cá­cer ha ne­ce­si­ta­do po­co más de un mes pa­ra re­na­cer por to­do lo al­to en Dort­mund. El Bo­rus­sia, que pa­gó al Ba­rça dos mi­llo­nes por su ce­sión y que tie­ne una op­ción de com­pra por 23, ha de­vuel­to la vi­da a uno de los fut­bo­lis­tas más hu­mil­des, más nor­ma­les, que an­dan por Las Ro­zas. Un ad­je­ti­vo, el de «nor­ma­les», que no sir­ve pa­ra des­cri­bir sus ci­fras es­ta tem­po­ra­da. Al­cá­cer lle­va 9 goles en 251 mi­nu­tos de jue­go con­tan­do to­das las com­pe­ti­cio­nes. Eso quie­re de­cir que mar­ca una vez ca­da 27,8 mi­nu­tos. Una bar­ba­ri­dad.

En la Bun­des­li­ga no ha si­do ti­tu­lar aún, pe­ro es due­ño de seis acier­tos en ape­nas 88 mi­nu­tos. En la Cham­pions sí fue ti­tu­lar, con­tra el Mó­na­co, y tam­bién fes­te­jó una vez. Ayer, en la se­lec­ción, ape­nas ne­ce­si­tó 39 mi­nu­tos pa­ra ha­cer un do­ble­te. To­da­vía no ha ti­ra­do un so­lo ti­ro fue­ra. Los nue­ve goles han lle­ga­do en sus úni­cos nue­ve dis­pa­ros a por­te­ría, to­dos ellos, ob­vio, en­tre los tres pa­los. «Es una cues­tión de con­fian­za, de ra­cha y, so­bre to­do, de mi­nu­tos. Cuan­do te dan mi­nu­tos to­do es más fá­cil. Y tam­bién es im­por­tan­tí­si­mo no ren­dir­se cuan­do no es­tás ju­gan­do. Se­guir pre­pa­rán­do­te pa­ra cuan­do ten­gas la opor­tu­ni­dad», con­ta­ba a la te­le­vi­sión el jue­ves por la no­che. Quién sa­be si su hat-trick del pa­sa­do fin de se­ma­na, en po­co más de me­dia ho­ra, con­ven­ció a Luis En­ri­que.

Con Es­pa­ña –con la que de­bu­tó un 4 sep­tiem­bre de 2014 en Sain­tDe­nis, 1-0 de­rro­ta an­te Fran­cia– pue­de pre­su­mir de 8 goles en 14 par­ti­dos, y no com­ple­tos. ¿La me­dia? Un gol ca­da 95 mi­nu­tos. Le­jos de esa me­dia es­tán to­dos los de­lan­te­ros de la épo­ca mo­der­na. Es­te tiem­po de au­sen­cia le ha he­cho aten­der la ma­yo­ría de pe­ti­cio­nes de en­tre­vis­ta que se le acu­mu­la­ban al de­par­ta­men­to de co­mu­ni­ca­ción de la Fe­de­ra­ción. Los dos goles de Car­diff fue­ron, co­mo to­dos los que mar­ca des­de 2011, pa­ra la mis­ma per­so­na. En agos­to de aquel año su pa­dre, con 44 años, mu­rió a las puer­tas de Mes­ta­lla des­pués de ver un par­ti­do don­de su hi­jo aca­ba­ba de mar­car­le un gol a la Ro­ma de, co­sas de la vi­da, Luis En­ri­que. Lo pa­só mal, así se lo re­cuer­dan to­dos los ta­tua­jes que lle­va en el tor­so, la es­pal­da y los bra­zos. De­ci­dió sa­lir del Va­len­cia en 2016 y tam­bién lo pa­só mal. Hoy, vi­vien­do en la co­que­ta zo­na del La­go Phoe­nix de Dort­mund, pen­dien­te de su hi­ja re­cién na­ci­da –ocho me­ses– re­cu­pe­ra la tran­qui­li­dad. Y el gol. Es in­fa­li­ble.

En la Bun­des­li­ga, el dato es so­bre­co­ge­dor: ha ano­ta­do seis goles en ape­nas 88 mi­nu­tos «Es una cues­tión de con­fian­za, de ra­cha y, so­bre to­do, de mi­nu­tos. Si te dan mi­nu­tos...»

MI­KE GRIF­FITHS / EFE

Pa­co Al­cá­cer ce­le­bra uno de los dos goles que le mar­có a Ga­les el jue­ves, con Ga­yá a su es­pal­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.