Dia­blo guar­dián

El Norte - - Opinión - De­ni­se Dres­ser inion@el­nor­te.com

Es­piar. Ro­bar. Ocul­tar. Tres ac­ti­vi­da­des que el Go­bierno me­xi­cano llea ca­bo to­dos los días. Tres om­por­ta­mien­tos que En­ri­que ña Nieto y su equi­po han heho su­yos.

El Es­ta­do de la vi­gi­lan­cia era de con­trol, fue­ra de proor­ción, fue­ra de jus­ti­fi­ca­ción. Es­ta­do ac­tuan­do con un al­po­der in­va­si­vo que bus­ca on­tro­lar o ex­tor­sio­nar o si­le­nar a las per­so­nas vi­gi­la­das. Ya a Car­men Aris­te­gui o su hi­jo do­les­cen­te o Juan Par­di­nas o s miem­bros del GIEI-Ayot­zia­pa o tan­tos otros ac­ti­vis­tas y erio­dis­tas y de­fen­so­res de de­chos hu­ma­nos.

Big Brot­her en Los Pi­nos en la PGR. Re­co­lec­tan­do das, al­ma­ce­nan­do in­for­ma­ción, aban­do con­ver­sa­cio­nes, vion­do la ley. Vio­lan­do la Con­su­ción.

Por­que el ar­tícu­lo 16 es­tiu­la que to­da in­ter­ven­ción de omu­ni­ca­cio­nes pri­va­das de­be on­tar con una au­to­ri­za­ción ju­cial pre­via. Se prohí­be la lo­ca­za­ción geo­grá­fi­ca en tiem­po real, uti­li­za­ble só­lo “cuan­do se presume que exis­te un pe­li­gro pa­ra la vi­da o in­te­gri­dad de una per­so­na”.

Y sin em­bar­go la PGR y el CISEN y la Se­de­na ha­cen lo que quie­ren, cuan­do quie­ren, sin su­per­vi­sión, sin trans­pa­ren­cia. Pa­ra sa­ber lo que Car­men Aris­te­gui co­no­cía so­bre la Ca­sa Blan­ca o lo que Juan Par­di­nas re­dac­ta­ba so­bre la Ley 3de3 o lo que el Cen­tro Tla­chi­no­llan in­da­ga­ba so­bre los 43. Pa­ra es­piar a sus pre­sun­tos enemi­gos y de ser ne­ce­sa­rio, coac­cio­nar­los. Pa­ra su­per­vi­sar a sus pre­sun­tos ad­ver­sa­rios y de ser im­pe­ra­ti­vo, ame­dren­tar­los. Vía el malwa­re Pe­ga­sus o Hac­king Team o la ob­ten­ción de me­ta­da­tos que las com­pa­ñías de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes en­tre­gan ru­ti­na­ria­men­te a au­to­ri­da­des sin la fa­cul­tad le­gal de so­li­ci­tar­las. Así ac­túa el Es­ta­do es­pía, el Es­ta­do ex­tra­le­gal, el Es­ta­do ad­ver­sa­rial.

Que no só­lo es­pía, des­vía fon­dos e in­ven­ta em­pre­sas pa­ra ha­cer­lo.

En la úl­ti­ma re­ve­la­ción, Me­xi­ca­nos Con­tra la Co­rrup- ción y la Im­pu­ni­dad ex­hi­be có­mo el due­ño le­gal del Gru­po Tech Bull –la em­pre­sa in­ter­me­dia­ria que ven­dió el malwa­re Pe­ga­sus– vi­ve en un asen­ta­mien­to irre­gu­lar ubi­ca­do en una ba­rran­ca.

Otra his­to­ria de em­pre­sas fan­tas­ma y de co­rrup­ción es­con­di­da. Otro ta­che pa­ra To­más Ze­rón, ex director de la Agencia de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal, quien au­to­ri­zó y su­per­vi­só la ad­qui­si­ción.

La PGR ca­na­li­zó mi­llo­nes de dó­la­res a una em­pre­sa cons­ti­tui­da con 50 mil pe­sos, por dos jó­ve­nes des­co­no­ci­dos que hoy nie­gan co­no­ci­mien­to de la transac­ción.

La PGR “com­pró el más so­fis­ti­ca­do equi­po de es­pio­na­je, de ori­gen is­rae­lí, a una em­pre­sa re­cién crea­da, sin ex­pe­rien­cia en el te­ma de se­gu­ri­dad na­cio­nal y que an­tes de ese con­tra­to por 32 mi­llo­nes de dó­la­res no tu­vo otras ven­tas”.

Y más. Un apo­de­ra­do fan­tas­ma; una ofi­ci­na vir­tual ubi­ca­da en el edi­fi­cio don­de tam­bién es­ta­ban ins­cri­tas em­pre­sas fan­tas­ma de Ve­ra­cruz, li­ga­das a la red de Ja­vier Duar­te; víncu­los con Ba­lam Se­gu­ri­dad Pri­va­da ar­ma­da por ami­gos de Pe­ña Nieto que le ven­de equi­pos de se­gu­ri­dad a pro­cu­ra­du­rías es­ta­ta­les. La co­rrup­ta cua­ti­tud evi­den­cia­da no só­lo en ca­rre­te­ras y con­tra­tos; tam­bién en es­pio­na­je y vi­gi­lan­cia.

Pe­ro es­to no es co­rrup­ción, se­gún Arely Gó­mez de la Fun­ción Pú­bli­ca, y Ja­vier Acu­ña del INAI, y los otros miem- bros gu­ber­na­men­ta­les del Co­mi­té Coor­di­na­dor del Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción. Es­to no me­re­ce una in­ves­ti­ga­ción, se­gún los pro­tec­to­res po­lí­ti­cos de To­más Ze­rón. Es­to no de­be ser so­me­ti­do a con­trol ju­di­cial, di­cen los que ata­can al nue­vo sis­te­ma de jus­ti­cia pe­nal cuan­do ig­no­ran sus exi­gen­cias.

De­ma­sia­dos ce­rran­do los ojos y la bo­ca an­te la in­ves­ti­ga­ción he­cha por la Red de De­fen­sa de los De­re­chos Di­gi­ta­les que ex­po­ne la re­la­ción co­mer­cial –ile­gal– de 12 go­bier­nos es­ta­ta­les y múl­ti­ples de­pen­den­cias gu­ber­na­men­ta­les con Hac­king Team, pro­vee­dor de equi­po ca­paz de in­fec­tar compu­tado­ras y te­lé­fo­nos mó­vi­les.

En otros paí­ses se uti­li­za pa­ra per­se­guir a cri­mi­na­les; en Mé­xi­co se com­pra pa­ra es­piar a ciu­da­da­nos.

To­dos vul­ne­ra­bles. Us­ted, yo. Víc­ti­mas de un go­bierno con ac­ce­so a ar­chi­vos, da­tos del ca­len­da­rio, lis­tas de con­tac­tos, con­tra­se­ñas, men­sa­jes de tex­to, Gmail, What­sApp, Sky­pe, Fa­ce­book, Te­le­gram, lla­ma­das, geo­lo­ca­li­za­ción.

Bad Brot­her vi­gi­lan­do, abu­san­do del po­der gu­ber­na­men­tal, vio­lan­do las li­ber­ta­des ci­vi­les. Om­ni­pre­sen­te. Sin con­tro­les de­mo­crá­ti­cos, sin fa­cul­ta­des le­ga­les, sin san­ción.

Y an­te ello, co­mo di­je­ra Tho­mas Pai­ne, la obli­ga­ción del ver­da­de­ro pa­trio­ta es pro­te­ger a su país de su go­bierno. Un go­bierno que se ha vuel­to abu­si­vo. Un go­bierno gan­da­lla. Un dia­blo guar­dián.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.