Trump y Sha­kes­pea­re

El Norte - - Opinión - Ser­gio Sar­mien­to www.ser­gio­sar­mien­to.com ASAM­BLEA CONS­TI­TU­YEN­TE

SAN DIE­GO, Ca­li­for­nia.– La his­to­ria del Go­bierno de Do­nald Trump po­dría ha­ber si­do lle­va­da a la es­ce­na or Sha­kes­pea­re. Em­pe­zó co­mo dra­ma y ha con­ver­ti­do en una co­me­dia de erros, pe­ro pue­de ter­mi­nar co­mo tra­ge­dia.

El más re­cien­te ca­pí­tu­lo ha si­do la desución de Rein­ce Prie­bus co­mo je­fe de abi­ne­te de la Ca­sa Blan­ca. El anun­cio lo zo el Pre­si­den­te Trump a tra­vés de su edio fa­vo­ri­to, Twit­ter, mien­tras Prie­bus en­con­tra­ba en el avión pre­si­den­cial, Air or­ce One, so­bre la mis­ma pis­ta.

Prie­bus, quien al pa­re­cer ha­bía pren­ta­do su re­nun­cia un día an­tes, ba­jó del vión y se re­ti­ró sin co­men­ta­rios. “¿Y tú, ru­to?”, po­de­mos ima­gi­nar que pen­sa­ba. pro­pio Trump sa­lió del avión a ala­bar­lo, cual evo­ca imá­ge­nes de Bru­to des­pués e ma­tar a Ju­lio Cé­sar de­cla­ran­do que lo ma­ba, pe­ro que que­ría más a la pa­tria.

Prie­bus ha si­do re­em­pla­za­do por el eneral re­ti­ra­do John Kelly, has­ta ese moen­to Se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad In­te­rior.

El mi­li­tar no tie­ne ex­pe­rien­cia co­mo dmi­nis­tra­dor de una com­ple­ja bu­ro­craa de egos am­bi­cio­sos co­mo los de la Ca­sa Blan­ca, mien­tras que Prie­bus es un po­lí­ti­co con­su­ma­do que sir­vió du­ran­te años co­mo pre­si­den­te del Co­mi­té Na­cio­nal Re­pu­bli­cano, má­xi­mo ór­gano de man­do del Par­ti­do Re­pu­bli­cano.

Sin em­bar­go, la po­si­ción de Prie­bus en la Ca­sa Blan­ca se hi­zo in­sos­te­ni­ble cuan­do Ant­hony Sca­ra­muc­ci, nue­vo director de co­mu­ni­ca­cio­nes, se re­fi­rió a él co­mo un “fuc­king pa­ra­noid schi­zoph­re­nic” sin que Trump to­ma­ra nin­gu­na me­di­da pa­ra dis­ci­pli­nar­lo.

Unos días an­tes ha­bía di­mi­ti­do Sean Spi­cer, el por­ta­voz de la Ca­sa Blan­ca, tam­bién en pro­tes­ta por la de­sig­na­ción de Sca­ra­muc­ci. La es­po­sa de és­te, Dei­dre Bell, re­nun­ció tam­bién... o más bien pre­sen­tó una de­man­da de di­vor­cio con­tra Sca­ra­muc­ci des­pués de que és­te acep­tó in­cor­po­rar­se al Go­bierno. “La des­nu­da am­bi­ción po­lí­ti­ca” de su es­po­so fue la ra­zón de la pe­ti­ción de di­vor­cio.

El que no ha re­nun­cia­do es el Pro­cu­ra­dor Ge­ne­ral, Jeff Ses­sions, a pe­sar de que su pro­pio je­fe, Trump, lo ha des­cri­to co­mo “muy dé­bil”.

La tra­ma de la Ca­sa Blan­ca re­cuer­da la am­bi­ción de un Glou­ces­ter em­pe­ña­do en al­can­zar la co­ro­na de In­gla­te­rra co­mo Ricardo III o la de un Mac­beth dis­pues­to a to­do pa­ra con­ver­tir­se en rey de Es­co­cia. La men­ti­ra y el ase­si­na­to son las he­rra­mien­tas más so­co­rri­das de los per­so­na­jes de Sha­kes­pea­re que am­bi­cio­nan el po­der.

Pe­ro la for­ma en que ac­túan Trump y su sé­qui­to evo­ca tam­bién los equí­vo­cos de los dos An­tí­fo­los y los dos Dro­mios de “La co­me­dia de erro­res”.

Las de­cla­ra­cio­nes arro­gan­tes del Pre­si­den­te y su fal­ta de ca­pa­ci­dad pa­ra lo­grar me­di­das con­cre­tas pa­re­cen to­ma­das de “Mu­cho rui­do y po­cas nue­ces”.

La am­bi­ción pue­de te­ner un la­do có­mi­co y ahí es­tá “Co­mo gus­téis” pa­ra de­mos­trar­lo.

La co­me­dia se des­va­ne­ce cuan­do un go­ber­nan­te cae en la lo­cu­ra, co­mo el rey Lear al tra­tar de di­vi­dir el reino en­tre sus tres hi­jas. “Na­da pue­de ve­nir de la na­da”, di­ce el mo­nar­ca ape­sa­dum­bra­do.

Sha­kes­pea­re nos re­cuer­da una y otra vez que la am­bi­ción es el ma­yor pe­ca­do de un go­ber­nan­te o de un as­pi­ran­te al po­der, y que si és­te no sa­be re­gir el reino con equi­dad y sa­bi­du­ría lo con­de­na a la mi­se­ria y a la gue­rra.

Qui­zá us­ted pien­se que Sha­kes­pea­re no es re­le­van­te por­que es­cri­bió ha­ce cua­tro si­glos, pe­ro el pro­pio bar­do nos ha di­cho: “Cuan­do con­ju­ro el re­cuer­do de las co­sas pa­sa­das, sus­pi­ro la fal­ta de mu­chas co­sas que bus­qué” (so­ne­to XXX).

El gran ries­go de los po­pu­lis­tas que lle­gan al po­der por el vo­to es que no acep­tan de­jar­lo por el vo­to. Por eso Ni­co­lás Ma­du­ro quie­re im­po­ner una nue­va cons­ti­tu­ción en Venezuela que no tie­ne más pro­pó­si­to que man­te­ner­lo en el po­der. “El ti­rano cu­yo so­lo nom­bre lla­ga nues­tras len­guas fue una vez con­si­de­ra­do ho­nes­to”, sen­ten­ció Sha­kes­pea­re en “Mac­beth”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.