No hay cam­bio

El Norte - - Opinión - Fe­li­pe Díaz Gar­za diaz­gar­za@gmail.com

No es vá­li­do, aun­que no es­té prohibido, que las fuer­zas en jue­go en una elec­ción diz­que de­moá­ti­ca sal­gan a la ca­lle a com­prar vo­tos on re­ga­los.

No es vá­li­do, y me­nos si es el Es­ta­do tra­vés de su Go­bierno diz­que le­gí­ti­mo de­mo­crá­ti­co el que lo ha­ce, que las ne­si­da­des po­pu­la­res sean uti­li­za­das co­mo stru­men­to de ex­tor­sión con in­ten­ción ec­to­ral.

No es vá­li­do que el Go­bierno y de­más ga­nos po­lí­ti­cos apro­ve­chen la po­bre­za ue ellos mis­mos crean, pa­ra ob­te­ner el oder tru­cu­len­ta­men­te pa­ra crear más obre­za.

Por úl­ti­mo, no es vá­li­do, aun­que no té prohibido, que el Go­bierno en­ca­be­ce es­fuer­zo co­rrup­tor, que con­tra­di­ga sus ome­sas de cam­bio y que, así, pros­ti­tu­ya elec­to­ra­do o bue­na par­te de él, com­prano sus fa­vo­res elec­to­ra­les a cam­bio de unas one­das de­ja­das en el bu­ró.

Eso es lo que es­tá ha­cien­do el Go­bierno zque in­de­pen­dien­te de Jai­me Ro­drí­guez al­de­rón, com­pran­do el apo­yo po­pu­lar que a per­di­do con li­bros y úti­les que los atriu­la­dos pa­dres de fa­mi­lia nue­vo­leo­ne­ses o pue­den pa­gar por­que no les al­can­za.

Con ello, Ro­drí­guez trai­cio­na otra vez, que sa­be ha­cer muy bien, su prin­ci­pal com­pro­mi­so de cam­pa­ña de in­de­pen­di­zar­se del PRI, su par­ti­do por más de 30 años, y cam­biar su con­duc­ta priis­ta por una con­duc­ta de­mo­crá­ti­ca y ho­nes­ta.

El com­por­ta­mien­to del hoy Go­ber­na­dor, por el que vo­ta­ron más de un mi­llón de cré­du­los y es­pe­ran­za­dos nue­vo­leo­ne­ses, no es me­jor, ya no di­ga­mos ho­nes­to y de­mo­crá­ti­co, que el de sus men­to­res priis­tas del pa­sa­do y sus de­más her­ma­nos tri­co­lo­res.

Co­mo ellos lo en­se­ña­ron y co­mo él mis­mo apli­có esas en­se­ñan­zas en la pra­xis priis­ta, Ro­drí­guez Cal­de­rón y los su­yos ba­jo su co­man­do re­con­vier­ten nue­va­men­te al Es­ta­do que ju­ra­ron cam­biar y re­di­mir en un enor­me pros­tí­bu­lo.

Allí, más co­mo pro­xe­ne­tas que co­mo clien­tes, el Go­ber­na­dor y sus com­pa­dres co­rrom­pen con li­bros y úti­les es­co­la­res a los po­bres que em­pe­ñan su dig­ni­dad, mal he­cho sin du­da, pe­ro lle­va­dos a ellos por el ex­plo­ta­dor en turno, por un pla­to de len­te­jas o un fla­co por­ta­li­bros que se re­ven­ta­rá en los pri­me­ros días de cla­ses.

Jai­me Ro­drí­guez re­nun­ció al PRI, pe­ro apa­ren­te­men­te se que­dó con la car­ta de re­nun­cia en la bol­sa de su pan­ta­lón de cha­rro.

Es el mis­mo PRI de siem­pre, aga­za­pa­do de­trás del hi­pó­cri­ta agró­no­mo, el que apro­ve­cha la po­bre­za del pue­blo pa­ra crear más po­bre­za, que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, es la pla­ta­for­ma en la que se sus­ten­ta la ri­que­za de los po­lí­ti­cos y su po­der, que, co­mo des­de el prin­ci­pio de los días, compran con cuen­tas de co­lo­res que ja­más ali­via­rán el ham­bre y la mi­se­ria de los po­bres, sino to­do lo con­tra­rio.

¿Cuál in­de­pen­dien­te? Si aca­so in­de­pen­dien­te del par­ti­do re­pu­bli­cano ame­ri­cano, don­de na­die sa­be quién es Jai­me, aun­que él se sue­ñe tam­bién lí­der in­ter­na­cio­nal, co­mo sue­ña an­dar de ma­ni­ta su­da­da con Pe­ña Nieto.

¿Cuál cam­bio? Los úti­les elec­to­ra­les de Jai­me Ro­drí­guez son los mis­mos que se­gu­ra­men­te re­par­tía a los cam­pe­si­nos man­da­do por Al­fon­so Martínez Do­mín­guez, su in­ven­tor en re­si­den­cia. Y de­ben ser los mis­mos, le di­go, por­que los ha de ha­ber re­co­gi­do pa­ra re­ven­der­los ha­ce 30 o 40 años des­pués de la foto de en­tre­ga o re­com­pra­do por una piz­ca­cha de su va­lor.

Las co­bi­jas frau­du­len­tas de su Go­bierno son las mis­mas que se le­van­ta­ron sus co­rre­li­gio­na­rios en ca­rre­te­ras, ca­mi­nos y puen­tes he­chos por de­ba­jo de la nor­ma, pe­ro co­bra­dos y co­mi­sio­na­dos por arri­ba.

El PRI de Jai­me si­gue en su co­ra­zón. Na­da ha cam­bia­do. Por eso com­pra vo­tos a cam­bio de cua­der­nos, por eso sus can­chan­cha­nes co­mi­sio­nan los con­tra­tos que asig­nan, por eso creó una sú­per te­so­re­ría, no una sú­per sub­se­cre­ta­ría, co­mo en la que a vien­to y ma­rea nos en­ja­re­tó a Je­sús Hernández, su com­pa­dre de Gar­cía.

Por eso, por­que el PRI es pros­ti­bu­la­rio, Jai­me Ro­drí­guez pros­ti­tu­ye con lá­pi­ces y li­bre­tas al pue­blo mi­se­ra­ble que se com­pro­me­tió en fal­so a re­di­mir. Es priis­ta y lo se­rá pa­ra siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.