Fue­ra más­ca­ra

El Norte - - Opinión - Fricasé El abo­ga­do Del Pue­blo fri­ca­se@el­nor­te.com

Es muy di­fe­ren­te pre­ten­der el con­trol­de la de­mo­cra­cia que la de­mo­cra­cia del con­trol. Jus­to lo se­gun­do fue lo que pro­me­tió, pa­ra ele­gir­se, el Go­ber­na­dor Jai­me He­lio­do­ro Ro­drí­guez Cal­de­rón.

Des­gra­cia­da­men­te, ya co­mo Go­ber­na­dor, Ro­drí­guez ha vi­ra­do ha­cia lo pri­me­ro: el CON­TROL.

Pro­me­tió “ciu­da­da­ni­zar” el Go­bierno y ya no que­da pre­sen­cia ciu­da­da­na al­gu­na en las áreas im­por­tan­tes, sal­vo en asis­ten­cia so­cial.

Abier­ta­men­te ha re­co­no­ci­do Ro­drí­guez que el su­yo no es un Go­bierno de me­ri­to­cra­cia, en el que los pues­tos se es­ca­lan por ca­pa­ci­dad, co­no­ci­mien­tos, ex­pe­rien­cia y ta­len­to, sino en re­la­ción a su cer­ca­nía a él, amis­tad o com­pa­draz­go.

A los pues­tos es­ta­ta­les im­por­tan­tes no lle­gan los más pre­pa­ra­dos, sino los más cer­ca­nos. La exis­ten­cia de esa prác­ti­ca en el Go­bierno de Ro­drí­guez obe­de­ce, pre­ci­sa­men­te, a ese vi­cio co­no­ci­do co­mo el “AMIGUISMO”.

Por ejem­plo, en­car­ga­do del sec­tor de Sa­lud es­tá el Dr. Ma­nuel de la O, pe­dia­tra, ami­go de Ro­drí­guez, quien fue acu­sa­do de co­rrup­ción (ex­tor­sión) por el gre­mio res­tau­ran­te­ro ca­si al prin­ci­pio de la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción, y es fecha que si­gue en su pues­to.

Su otro cua­te, Ro­ber­to Rus­sil­di, ope­ra ba­jo un cla­ro con­flic­to de in­te­rés: es ac­cio­nis­ta del Gru­po Ja­ver, mis­mo que es­tá in­vo­lu­cra­do y/o es be­ne­fi­cia­rio de la re­pla­nea­ción ur- ba­na que tie­ne ba­jo su car­go con la sa­ca­da de los fe­rro­ca­rri­les de su ac­tual ubi­ca­ción.

Ma­nuel Vi­tal, otro de sus ami­go­chos, de­jó re­cien­te­men­te el Isss­te­león cuan­do, al acu­sar de que­bran­to fi­nan­cie­ro a pa­sa­dos ad­mi­nis­tra­do­res, re­sul­tó que él for­ma­ba par­te de la Ad­mi­nis­tra­ción que “pa­lo­meó” lo impu­tado.

Aho­ra, uno más de los nu­me­ro­sos cua­tes/in­con­di­cio­na­les de Ro­drí­guez­se­que­da­rá­con­laNÓMINA­de Educación, la cual re­pre­sen­ta la ma­yor ta­ja­da del pre­su­pues­to es­ta­tal.

No exis­tien­do nin­gún pre­ce­den­te ni an­te­ce­den­te que de­mues­tre que tal me­di­da sea otra co­sa que no un me­ca­nis­mo de con­trol, tan­to de grandes can­ti­da­des de di­ne­ro, sino ade­más del gre­mio ma­gis­te­rial en Nue­vo León.

Es­to ba­jo la pre­mi­sa del vie­jo ada­gio priis­ta “el que pa­ga, pe­ga”.

(No de­be ol­vi­dár­se­nos que Ro­drí­guez mi­li­tó 33 años en el PRI, ahí apren­dió to­do lo que sa­be y lo que hoy prac­ti­ca).

En su­ma: co­mo Go­ber­na­dor, Ro­drí­guez AC­TÚA exac­ta­men­te de mo­do OPUES­TO a lo que pro­me­tió en cam­pa­ña.

Lo pa­ra­dó­ji­co –se­gu­ro a us­te­des, avi­va­dos lec­to­res, no se les es­ca­pa– es­queRo­drí­gue­zNOHADEJADO DE HA­CER CAM­PA­ÑA.

Su lle­ga­da a la Gu­ber­na­tu­ra no se ha con­ver­ti­do en un es­fuer­zo coor­di­na­do con la so­cie­dad pa­ra ME­JO­RAR el ni­vel de vi­da de los ciu­da­da­nosy­re­tor­na­raNue­voLeón al sen­de­ro del pro­gre­so y la pros­pe­ri­dad.

No, ha si­do só­lo un ES­CA­LÓN en su am­bi­ción po­lí­ti­ca, pues aho­ra se le ha me­ti­do –y con­ver­ti­do en ob­se­sión– que quie­re ser Pre­si­den­te de Mé­xi­co.

Ello cuan­do to­da la evi­den­cia apun­ta a que no lo lo­gra­ría ni mu­rién­do­se me­dia do­ce­na de los can­di­da­tos pun­te­ros.

Es­te fra­ca­so en las en­cues­tas lo ha lle­va­do a con­ver­tir­se en un po­lí­ti­co co­lé­ri­co, ma­len­ca­ra­do, mal­hu­mo­ra­do, agre­si­vo, ame­na­za­dor, pe­ro so­bre to­do, ca­pri­chu­do y chi­cha­rro­ne­ro.

¡FUE­RA MÁS­CA­RA! La pre­sen­cia ciu­da­da­na en el Go­bierno le im­por­ta ya un ble­do, ope­rar ba­jo los prin­ci­pios bá­si­cos de la de­mo­cra­cia (i.e., que a un go­ber­nan­te le es­tá prohibido to­do aque­llo que la Ley no le per­mi­te ex­pre­sa­men­te) se ha con­ver­ti­do en al­go que se pa­sa co­ti­dia­na­men­te por de­ba­jo de­lar­co­del­triun­fo,SERAUSTERO… ¡bah! ni de chis­te: avión pri­va­do y he­li­cóp­te­ro con car­go al pue­blo.

Via­jes al ex­tran­je­ro con car­go al era­rio y en com­pa­ñía de fa­mi­lia­res, ¡cla­ro!

¿Preo­cu­pa­ción por la cre­cien­te in­se­gu­ri­dad? ¡Qué va, si es­to no es más que una “per­cep­ción”!

Y es­to lo di­ce el hom­bre que via­ja en Su­bur­ban blin­da­da, con un sé­qui­to de gua­ru­ras o en avión y he­li­cóp­te­ro; su ex­pe­rien­cia de vi­da no po­dría es­tar mas ale­ja­da que la de los ciu­da­da­nos.

En lu­gar de acep­tar y ofre­cer re­me­diar, se aco­ge al pri­vi­le­gio priis­ta de ne­gar la reali­dad y echar­le pes­tes a quien sea res­pon­sa­ble –se­gún él– de crear es­ta per­cep­ción.

Re­sul­ta in­creí­ble, pe­ro cuan­do me­nos en es­ta co­mar­ca, nos to­ca los peor de dos mun­dos: pa­de­cer a Trump en lo ex­te­rior, y a un IMITADOR de Trump a ni­vel lo­cal.

¡Vir­gen­ci­ta del Ro­ble, sál­va­nos!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.