La po­lí­ti­ca de la hu­mi­lla­ción

El Norte - - Opinión - Je­sÚs silva-Her­zog már­quez http://www.reforma.com/blogs/sil­vaher­zog/

Do­nald Trump tu­vo la pri­me­ra reunión con su ga­bi­ne­te com­ple­to a prin­pios de ju­nio. Las ra­ti­fi­ca­cio­nes el Se­na­do ha­bían re­tra­sa­do la te­gra­ción de su equi­po. Fue una unión bre­ve que ates­ti­guó ín­te­ra la pren­sa.

El es­pec­tácu­lo que se es­ce­ni­có en esa se­sión fue gro­tes­co. El un­to de par­ti­da fue, por su­pues, la men­ti­ra.

El Pre­si­den­te de Es­ta­dos Unios ha­bló de sus ex­tra­or­di­na­rios gros y su gran pro­duc­ti­vi­dad les­la­ti­va. Na­die ha lo­gra­do tan­to omo yo, di­jo quien in­fre­cuen­teen­te se tro­pie­za con la ver­dad. ólo Roo­se­velt lo­gró ma­yo­res rer­mas le­gis­la­ti­vas –pe­ro eso fue or­que es­ta­ba en­ca­ran­do la Gran epre­sión, acla­ró.

Ni una so­la reforma le­gis­la­va, va­le re­cor­dar, ha lo­gra­do el eñor Trump.

Des­pués in­vi­tó a sus co­la­boa­do­res a ha­blar. Uno por uno, abrían de pre­sen­tar­se an­te el abi­ne­te. Lo que acon­te­ció en los inutos si­guien­tes fue un cir­co e adu­la­ción.

Co­men­zan­do por el vi­ce­pre­den­te Pen­ce, to­dos los co­la­bo­rao­res se des­vi­vie­ron en elo­gios al ran Lí­der que es­ta­ba lo­gran­do el mi­la­gro de re­cu­pe­rar la gran­de­za de la pa­tria. Una ce­re­mo­nia de adu­la­ción. Gra­cias por la opor­tu­ni­dad, gra­cias por la ben­di­ción, gra­cias por su li­de­raz­go, gra­cias por su vi­sión, gra­cias por su va­len­tía y su pa­trio­tis­mo... El je­fe de ga­bi­ne­te de Trump, Rein­ce Prie­bus, le di­jo: “en nom­bre de to­dos los que lo ro­dea­mos, le agra­de­ce­mos por la opor­tu­ni­dad y la ben­di­ción que nos ha da­do pa­ra ser­vir a su pro­yec­to y al pue­blo ame­ri­cano”.

La pren­sa re­sal­tó de in­me­dia­to lo gro­tes­co que era el ri­tual. No hu­bo nin­gu­na dis­cu­sión so­bre los pro­yec­tos del Go­bierno, so­bre las prio­ri­da­des de la agen­da po­lí­ti­ca. Só­lo una com­pe­ten­cia de pi­ro­pos. Se tra­ta­ba de una de­mos­tra­ción de leal­tad.

Es cla­ro que, pa­ra el Pre­si­den­te Trump, el com­pro­mi­so pú­bli­co só­lo pue­de ser un ac­to de leal­tad al Pre­si­den­te Trump.

Habrá que de­cir que esas mues­tras de adu­la­ción, tí­pi­cas en las dic­ta­du­ras mi­li­ta­res y en los re­gí­me­nes au­to­crá­ti­cos, no son fre­cuen­tes en la po­lí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na. El atre­vi­mien­to sig­ni­fi­ca­ba uno de los cam­bios más sig­ni­fi­ca­ti­vos de la dis­rup­ti­va Pre­si­den­cia: un bau­tis­mo de in­de­cen­cia.

Pa­ra co­la­bo­rar con Trump hay que es­tar dis­pues­to a de­fen­der lo in­de­fen­di­ble y re­ci­bir la ve­ja­ción co­mo un ser­vi­cio a la pa­tria. Gra­cias, Pre­si­den­te: que sus mag­ní­fi­cos in­sul­tos lle­guen has­ta la pe­que­ñez de mi exis­ten­cia ha si­do una de las grandes ben­di­cio­nes de mi vi­da.

El mag­na­te neo­yor­quino ha inau­gu­ra­do la ce­re­mo­nia de hu­mi­lla­ción cí­vi­ca. La ha pues­to en prác­ti­ca des­de los tiem­pos en que era can­di­da­to.

Trump en­tien­de la fran­que­za co­mo el per­mi­so pa­ra el des­pre­cio. Sus ad­ver­sa­rios no eran sim­ple­men­te ri­va­les con ideas o tra­yec­to­rias cues­tio­na­bles: eran per­so­na­jes ri­dícu­los de los que ha­bía que bur­lar­se pú­bli­ca­men­te.

La adu­la­ción es el pri­mer pa­so de la in­de­cen­cia. Quien es­tá dis­pues­to a be­sar­le los pies al po­de­ro­so se pre­pa­ra a re­ci­bir su pi­so­tón.

Do­nald Trump ha ce­le­bra­do los pri­me­ros seis me­ses de su Pre­si­den­cia con una se­ma­na de caos. Su po­lí­ti­ca de hu­mi­lla­ción se co­ro­na con fra­ca­sos. El Con­gre­so re­cha­za su ini­cia­ti­va em­ble­má­ti­ca, su po­pu­la­ri­dad si­gue en caí­da li­bre, su equi­po se de­sin­te­gra.

La cri­sis de su equi­po es, por su­pues­to, de su pro­pia in­ven­ción. No pue­de ha­ber coor­di­na­ción en un equi­po si la ca­be­za ca­re­ce de la dis­ci­pli­na ele­men­tal. No se pue­de en­sam­blar cohe­ren­cia si la ca­be­za se guía por im­pul­sos.

En seis me­ses, ha te­ni­do ya dos di­rec­to­res de co­mu­ni­ca­ción, dos ase­so­res de se­gu­ri­dad na­cio­nal y dos je­fes de ga­bi­ne­te. No se­ría sor­pren­den­te si los cam­bios se mul­ti­pli­can en los pró­xi­mos me­ses.

Tie­ne un plei­to pú­bli­co con su Fis­cal Ge­ne­ral y ha in­vi­ta­do a un fre­né­ti­co pa­ra coor­di­nar su estrategia de co­mu­ni­ca­ción. Se ha inau­gu­ra­do en el car­go con el in­ter­cam­bio más des­qui­cia­do que pu­die­ra ima­gi­nar­se. Con el len­gua­je más pro­caz, dis­tri­bu­yó in­sul­tos a miem­bros del equi­po pre­si­den­cial y ame­na­zas (in­clu­so de muer­te) a sus enemi­gos. Eso sí, el nue­vo vo­ce­ro di­ce y reite­ra mil ve­ces que ama al Pre­si­den­te Trump.

Ro­dea­do de pa­rien­tes, ge­ne­ra­les e imi­ta­do­res, Trump ha­ce vi­si­ble su idea ca­li­gu­les­ca de la po­lí­ti­ca. El po­der no es, pa­ra él, un ins­tru­men­to pa­ra trans­for­mar al mundo. No es tam­po­co una tre­ta pa­ra el en­ri­que­ci­mien­to per­so­nal. Si sir­ve es pa­ra hu­mi­llar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.