In­ci­vi­li­dad

El Norte - - Opinión - ca­tÓn afa­ca­ton@yahoo.com.mx

Un hom­bre jo­ven le co­men­tó a otro: “Mi no­via es in­sa­cia­ble en el ren­glón del se­xo. Quie­re que le ha­ga el amor a ma­ña­na, tar­de y no­che, y po­ne en prác­ti­ca con­mi­go to­da suer­te de ejer­ci­cios eró­ti­cos, lo mis­mo lin­gua­les que di­gi­ta­les y ma­nua­les. ¿Qué crees que de­bo ha­cer pa­ra que le des­apa­rez­ca ese ape­ti­to?”. Res­pon­dió el otro, la­có­ni­co y es­cue­to: “Cá­sa­te con ella”…Yo ten­go la des­di­cha de que no sé na­da de fut­bol. Yo ten­go la ven­tu­ra de que no sé na­da de fut­bol. Des­di­cha, por­que mi ig­no­ran­cia acer­ca del jue­go me si­túa en una ver­gon­zan­te mi­no­ría, pues lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, aun en­tre la cre­ma de la in­te­lec­tua­li­dad, es ser ca­paz de dis­cu­tir las in­ci­den­cias del úl­ti­mo par­ti­do en­tre las Chi­vas y el Amé­ri­ca con la mis­ma se­rie­dad con que se ana­li­za una par­ti­ta de Bach o un poe­ma de San Juan de la Cruz. Ven­tu­ra, por­que mi in­di­fe­ren­cia an­te el fut­bol me po­ne al am­pa­ro de las con­ti­nuas de­cep­cio­nes que trae con­si­go nues­tro sub­de­sa­rro­llo en ese jue­go, es­pe­jo fiel de la reali­dad na­cio­nal. Igual que ha­ce 20, o 30, o 50 años nues­tros glo­rio­sos ra­ton­ci­tos ver­des si­guen ca­yen­do con la ca­ra al sol y ob­te­nien­do grandes vic­to­rias mo­ra­les. Apar­te de dar de vez en cuan­do al­gu­na fi­gu­ra re­le­van­te, el fut­bol me­xi­cano na­ve­ga en las gri­sá­ceas aguas de la me­dio­cri­dad o en las os­cu­ras co­rrien­tes de una bur­da co­mer­cia­li­za­ción. No se to­men en cuen­ta mis pa­la­bras, sin em­bar­go: ya di­je que son las de un ig­na­ro en ma­te­ria fut­bo­lís­ti­ca y en to­das las de­más ma­te­rias per­te­ne­cien­tes al mundo ma­te­rial. A lo que voy es a ma­ni­fes­tar mi opo­si­ción al tris­te­men­te cé­le­bre gri­to co­ral “¡Ehhhhh pu­to!”, gran­dio­sa apor­ta­ción de Mé­xi­co al fut­bol. He lle­ga­do a la con­clu­sión de que ese gri­to es­tá muy le­jos de ser inocen­te, inofen­si­vo o ino­cuo. Es una ma­ni­fes­ta­ción in­ju­rio­sa que se apli­ca al ad­ver­sa­rio pa­ra de­gra­dar­lo. Cla­ra­men­te ho­mo­fó­bi­co, el tal gri­to con­tri­bu­ye a la dis­cri­mi­na­ción de que si­guen sien­do ob­je­to en­tre la gen­te ba­ja las per­so­nas de pre­fe­ren­cias se­xua­les di­fe­ren­tes. Así, el lla­ma­do “jue­go del hom­bre” asu­me una ac­ti­tud ma­chis­ta tor­pe y anacró­ni­ca. Ese gri­to de­be­ría des­te­rrar­se de las tri­bu­nas. Y no se­ría di­fí­cil ha­cer­lo: bas­ta­ría con que el ár­bi­tro, al es­cu­char­se ese ofen­si­vo “¡Ehhhhh pu­to!”, sus­pen­die­ra de­fi­ni­ti­va­men­te el par­ti­do y man­da­ra a ju­ga­do­res y pú­bli­co a su ca­sa. De­bi­da­men­te re­gla­men­ta­da tal me­di­da, y da­da a co­no­cer con opor­tu­ni­dad a los afi­cio­na­dos, es­toy se­gu­ro de que bas­ta­ría apli­car el cas­ti­go una so­la vez pa­ra su­pri­mir aque­lla gro­se­ra mues­tra de in­cul­tu­ra e in­ci­vi­li­dad. Y eso no se­ría aten­tar con­tra la li­ber­tad de na­die. Se­ría alen­tar la sa­na con­vi­ven­cia en­tre to­dos… Don As­ta­sio lle­gó a su ca­sa des­pués de su dia­ria jor­na­da de tra­ba­jo. Col­gó en la per­cha su sa­co, su som­bre­ro y la bu­fan­da que usa­ba aun en los días de ca­lor ca­ni­cu­lar y se en­ca­mi­nó a su re­cá­ma­ra a fin de re­po­sar un ra­to an­tes de la ce­na. Lo que en la al­co­ba vio le qui­tó al mis­mo tiem­po el ape­ti­to y el des­can­so. He aquí que su con­sor­te, doña Fa­ci­li­sa, es­ta­ba en con­cha­ban­za adul­te­ri­na con un man­ce­bo en quien don As­ta­sio re­co­no­ció al re­par­ti­dor de piz­zas. Fue el in­fe­liz es­po­so al chi­fo­nier don­de guar­da­ba una li­bre­ta en la cual ano­ta­ba pa­la­bras de­nos­to­sas pa­ra me­nos­ca­bar a su mu­jer en ta­les oca­sio­nes. Vol­vió y le es­pe­tó la úl­ti­ma que ha­bía re­gis­tra­do: “¡Pró­ji­ma!”. El le­xi­cón de la Aca­de­mia da a ese vo­ca­blo la con­no­ta­ción de mu­jer pú­bli­ca. En se­gui­da se di­ri­gió al mu­cha­cho: “Y us­ted, jo­ven no­ne­co, ¿qué cla­se de pen­de­jo cree que soy?”. El mo­zal­be­te sus­pen­dió los me­neos que en ese mo­men­to lo ocu­pa­ban y pon­de­ró se­ria­men­te la cues­tión. Res­pon­dió lue­go con sin­ce­ri­dad: “La ver­dad no lo sé, se­ñor. ¿Cuán­tas cla­ses hay?”. Don As­ta­sio me­neó la ca­be­za tris­te­men­te y sa­lió de la ha­bi­ta­ción sin de­cir más… FIN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.