Re­ne­go­cia­ción del TLC: pre­li­mi­na­res bue­nos y ma­los

El Norte - - Internacional - eVerarDo eLi­Zon­Do

El pa­sa­do día 17 de ju­lio, la Ofi­ci­na del Re­pre­sen­tan­te de Co­mer­cio de Es­ta­dos Uni­dos (USTR) —la cual for­ma par­te de la Ofi­ci­na Eje­cu­ti­va del Pre­si­den­te— pu­bli­có un Re­su­men de Ob­je­ti­vos pa­ra la Re­ne­go­cia­ción del TLCAN.

El Re­su­men es un do­cu­men­to im­por­tan­te, re­dac­ta­do pa­ra es­pe­cia­lis­tas en su par­te sus­tan­ti­va, aun­que no del to­do ile­gi­ble pa­ra el le­go, al me­nos en cuan­to al diag­nós­ti­co y los pro­pó­si­tos. La In­tro­duc­ción, por ejem­plo, di­ce a la le­tra que, a par­tir de 1994, cuan­do el tra­ta­do en­tró en vi­gor, “los dé­fi­cits han ex­plo­ta­do, mi­les de fá­bri­cas han ce­rra­do y mi­llo­nes de ame­ri­ca­nos se han en- con­tra­do atra­pa­dos, in­ca­pa­ces de uti­li­zar las ha­bi­li­da­des pa­ra las que fue­ron en­tre­na­dos”. Ello no es otra co­sa que una re­pe­ti­ción de la re­tó­ri­ca co­no­ci­da. Du­ran­te años —con­ti­núa el Re­su­men— los po­lí­ti­cos pro­me­tie­ron re­ne­go­ciar el acuer­do, dan­do a los trabajadores la es­pe­ran­za de que “pa­ra­rían la san­gría”. Pe­ro no hu­bo tal… has­ta que lle­gó Do­nald Trump a la Pre­si­den­cia, y en­car­gó a la USTR la ta­rea.

La USTR ha con­sul­ta­do al res­pec­to con el Con­gre­so, los in­tere­sa­dos y el pú­bli­co en ge­ne­ral. El Re­su­men es el re­sul­ta­do pre­li­mi­nar de ello.

La in­ten­ción de la re­ne­go­cia­ción, se­gún la óp­ti­ca de la USTR, es “ase­gu­rar un co­mer­cio ver­da­de­ra­men­te jus­to”, de­rri­ban­do las ba­rre­ras a las ex­por­ta­cio­nes ame­ri­ca­nas, lo que in­clu­ye “la eli­mi­na­ción de sub­si­dios in­de­bi­dos, de prác­ti­cas dis­tor­sio­na­do­ras del mer­ca­do por par­te de em­pre­sas es­ta­ta­les, y de res­tric­cio­nes gra­vo­sas a la pro­pie­dad in­te­lec­tual”.

En cuan­to al co­mer­cio de mercancías, el Re­su­men no an­da con ro­deos: la fi­na­li­dad es “re­du­cir el dé­fi­cit co­mer­cial con los paí­ses del TLCAN”. Con­si­de­ran­do la his­to­ria, es ob­vio que el blan­co es Mé­xi­co. Eso se de­ri­va sin di­fi­cul­tad de la grá­fi­ca, que ilus­tra la tra­yec­to­ria del dé­fi­cit de Es­ta­dos Uni­dos con Ca­na­dá (la lí­nea pun­tea­da) y con Mé­xi­co. El pri- me­ro ha dis­mi­nui­do abrup­ta­men­te de 2008 en ade­lan­te, mien­tras que el se­gun­do, aun­que es­ta­bi­li­za­do, si­gue ron­dan­do los 65,000 mi­llo­nes dó­la­res al año. En lo que va de 2017, el dé­fi­cit con Ca­na­dá ha si­do del or­den de 10,000 mi­llo­nes, mien­tras que el co­rres­pon­dien­te con Mé­xi­co se si­tuó en 30,300 mi­llo­nes.

Es­tu­dio­sos de to­do ti­po, en Es­ta­dos Uni­dos y en Mé­xi­co, han opi­na­do que se­ña­lar co­mo pro­ble­ma el dé­fi­cit co­mer­cial con tal o cual eco­no­mía cons­ti­tu­ye un error ana­lí­ti­co. Más to­da­vía: atri­buir al TLCAN los ma­les men­cio­na­dos, ca­re­ce de ba­se teó­ri­ca y em­pí­ri­ca. Pe­ro sus ar­gu­men­tos no han te­ni­do in­fluen­cia al­gu­na en la pos­tu­ra po­lí­ti­ca del Go­bierno estadounidense. Los fun­da­men­tos ofi­cia­les pa­re­cen teo­ló­gi­cos, en lu­gar de eco­nó­mi­cos. “Cuan­do se cree en al­go, ya na­da se le opo­ne, ni si­quie­ra la evi­den­cia”, de­cía con bur­la Adol­fo Bioy, y te­nía ra­zón.

El Re­su­men tie­ne as­pec­tos muy tran­qui­li­za­do­res, sin du­da. Por ejem­plo, pre­ten­de man­te­ner el ac­ce­so a los mer­ca­dos li­bre de aran­ce­les, tan­to en pro­duc­tos in­dus­tria­les co­mo agrí­co­las. Es­ta es una ex­ce­len­te no­ti­cia.

En lo que to­ca a las lla­ma­das “re­glas de ori­gen”, la idea es ac­tua­li­zar­las y re­for­zar­las, pa­ra ga­ran­ti­zar que los be­ne­fi­cios del TLCAN lle­guen só­lo a los paí­ses miem­bros. En len­gua­je llano, se quie­re evi­tar que Chi­na uti­li­ce a Mé­xi­co o a Ca­na­dá co­mo vías pa­ra ac­ce­der al mer­ca­do de Es­ta­dos Uni­dos.

Sin em­bar­go, el es­cri­to uti­li­za un len­gua­je muy va­go en re­la­ción con va­rios te­mas cla­ve. Ello deja abier­ta la po­si­bi­li­dad de obs­ta­cu­li­zar el in­ter­cam­bio co­mer­cial, ale- gan­do un ries­go pa­ra “la se­gu­ri­dad na­cio­nal”, o la

“la mo­ral, la sa­lud o la se­gu­ri­dad pú­bli­cas”.

Fi­nal­men­te, qui­zá lo más in­quie­tan­te del Re­su­men es su de­ter­mi­na­ción ex­plí­ci­ta de eli­mi­nar el Ca­pí­tu­lo 19 del TLCAN. Tan­to pa­ra Mé­xi­co co­mo pa­ra Ca­na­dá di­cho ca­pí­tu­lo ha si­do un com­po­nen­te crí­ti­co del acuer­do. Su esen­cia con­sis­te en re­du­cir la po­si­bi­li­dad de que el De­par­ta­men­to de Co­mer­cio apli­que la le­gis­la­ción estadounidense de ma­ne­ra pro­tec­cio­nis­ta. En con­cre­to, per­mi­te que un ex­por­ta­dor acu­sa­do de “dum­ping”, o al­go si­mi­lar, pue­da re­cu­rrir a una re­vi­sión de su ca­so por un pa­nel bi­na­cio­nal, com­pues­to por ex­per­tos co­mer­cia­les. El me­ca­nis­mo ha pro­ba­do ser muy efec­ti­vo en pre­ser­var la li­ber­tad de co­mer­cio.

No es aven­tu­ra­do su­po­ner que ve­re­mos el fi­nal del pro­ce­so allá por el cierre de 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.