Va Chi­na por he­ge­mo­nía de EU en in­dus­tria de mi­cro­pro­ce­sa­do­res

El Norte - - Internacional - Bob Da­vis y Eva Dou

WUHAN, Chi­na.– En una lo­do­sa obra en cons­truc­ción del ta­ma­ño de 12 es­ta­dios de beis­bol, la globalización se es­tá con­vir­tien­do en na­cio­na­lis­mo.

Un ca­mión tras otro en­tre­ga va­ri­llas de ace­ro a Tsing­hua Uni­group Ltd., una pa­ra­es­ta­tal chi­na que es­tá gas­tan­do 24 mil mi­llo­nes de dó­la­res en cons­truir las pri­me­ras plan­tas de mi­cro­chips de me­mo­ria avan­za­da del país. Eso es par­te del plan del Go­bierno chino pa­ra con­ver­tir­se en un ac­tor im­por­tan­te en el mer­ca­do mun­dial de mi­cro­chips y la me­di­da es­tá en­cen­dien­do alar­mas en Washington.

Cuan­do Uni­group tra­tó de ad­qui­rir fir­mas es­ta­dou­ni­den­ses de se­mi­con­duc­to­res en el 2015 y el 2016, Washington echó por tie­rra las ofer­tas.

Chi­na es­tá bus­can­do “to­mar con­trol de ca­da vez más seg­men­tos del mer­ca­do de se­mi­con­duc­to­res”, di­jo Pe­ter Na­va­rro, ase­sor co­mer­cial de la Ca­sa Blan­ca, quien te­me que Bei­jing inun­da­rá el mer­ca­do de pro­duc­tos ba­ra­tos y lle­va­rá a la quie­bra a las com­pa­ñías es­ta­dou­ni­den­ses.

Zhao Wei­guo, director ge­ne­ral de Uni­group, ex­pli­ca que só­lo es­tá cons­tru­yen­do sus pro­pias fá­bri­cas a raíz de la ne­ga­ti­va de Washington de de­jar­lo in­ver­tir en Es­ta­dos Uni­dos. “Las com­pa­ñías chi­nas han en­fren­ta­do dis­cri­mi­na­ción en mu­chos ru­bros” de la tec­no­lo­gía, ase­ve­ra.

Los se­mi­con­duc­to­res –los mi­cro­chips compu­tacio­na­les que hi­cie­ron po­si­ble la era di­gi­tal e im­pul­san la eco­no­mía in­ter­na­cio­nal– tie­nen mu­cho tiem­po de fi­gu­rar en­tre las in­dus­trias más glo­ba­li­za­das, con pro­ce­sos de di­se­ño y ma­nu­fac­tu­ra ex­ten­di­dos por do­ce­nas de paí­ses.

Hoy la in­dus­tria es pre­sa de una ba­ta­lla na­cio­na­lis­ta en­tre Chi­na y Es­ta­dos Uni­dos que re­fle­ja las am­plias co­rrien­tes que trans­for­man la sen­da de la globalización. Washington acu­sa a Bei­jing de echar mano de fi­nan­cia­mien­to y sub­si­dios gu­ber­na­men­ta­les pa­ra tra­tar de do­mi­nar los se­mi­con­duc­to­res co­mo lo hi­zo an­te­rior­men­te con el ace­ro, el alu­mi­nio y la ener­gía so­lar. Chi­na afir­ma que las que­jas de Es­ta­dos Uni­dos son un in­ten­to mal di­si­mu­la­do pa­ra coar­tar el desa­rro­llo chino.

Ju­ga­do­res es­ta­dou­ni­den­ses im­por­tan­tes, co­mo In­tel Corp. y Mi­cron Tech­no­logy Inc., se ha­llan en un em­bro­llo, an­sio­sos por ex­ten­der­se en Chi­na, pe­ro re­ce­lo­sos de sa­lir perdiendo an­te ri­va­les apo­ya­dos por el Es­ta­do.

Du­ran­te dé­ca­das, las com­pa­ñías de Oc­ci­den­te tra­ba­ja­ron en el mundo en desa­rro­llo pa­ra crear tec­no­lo­gía avan­za­da em­plean­do mano de obra ba­ra­ta pa­ra pro­pa­gar iP­ho­nes y lap­tops por to­do el mundo. La nue­va ba­ta­lla de se­mi­con­duc­to­res mar­ca un cam­bio ha­cia el na­cio­na­lis­mo, ba­ta­llas co­mer­cia­les y mer­ca­dos pro­te­gi­dos.

De­trás de la ri­va­li­dad hay pun­tos de vis­ta dis­tin­tos so­bre có­mo de­be avan­zar la tec­no­lo­gía. Es­ta­dos Uni­dos tie­ne mu­cho tiem­po de apos­tar a mer­ca­dos y desa­rro­llo im­pul­sa­do por la ini­cia­ti­va pri­va­da. Chi­na se va­le de fi­nan­cia­mien­to y pla­ni­fi­ca­ción gu­ber­na­men­tal pa­ra crear triun­fa­do­res na­cio­na­les. Es­ta­dos Uni­dos es­ti­ma que, con el tiem­po, Chi­na gas­ta­rá 150 mil mi­llo­nes de dó­la­res en el pro­yec­to, una ci­fra equi­va­len­te a al­re­de­dor de la mi­tad de las ven­tas mun­dia­les de se­mi­con­duc­to­res al año.

Aun­que re­pu­bli­ca­nos y de­mó­cra­tas dis­cre­pan en mu­chas cues­tio­nes de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, es­tán uni­dos en es­te asun­to. Un gru­po de tra­ba­jo in­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal­so­bre­se­mi­con­duc­to­res, ini­cia­do por la Ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma en el 2015, se ha seguido reunien­do ba­jo el Pre­si­den­te Do­nald Trump. El gru­po es­tá so­pe­san­do po­lí­ti­cas pa­ra di­fi­cul­tar más que Chi­na se que­de con tec­no­lo­gía estadounidense, de acuer­do con per­so­nas in­vo­lu­cra­das en las plá­ti­cas.

Una idea es en­du­re­cer las re­glas que abar­can la apro­ba­ción estadounidense de in­ver­sio­nes pri­va­das pa­ra di­fi­cul­tar las co­sas pa­ra fir­mas chi­nas vis­tas co­mo ries­gos de se­gu­ri­dad. En­tre otras op­cio­nes se cuen­tan san­cio­nes co­mer­cia­les, con­tro­les más es­tric­tos so­bre la ex­por­ta­ción y un au­men­to en el gas­to fe­de­ral pa­ra la in­ves­ti­ga­ción.

El prin­ci­pio ge­ne­ral, ex­pli­can los in­vo­lu­cra­dos, es la re­ci­pro­ci­dad: tra­tar la in­ver­sión chi­na en Es­ta­dos Uni­dos de la mis­ma for­ma en que Bei­jing tra­ta a las fir­mas es­ta­dou­ni­den­ses. Si Bei­jing dis­cri­mi­na a fir­mas es­ta­dou­ni­den­ses, Es­ta­dos Uni­dos li­mi­ta­ría la in­ver­sión chi­na allí.

Es­ta­dos Uni­dos ve a Chi­na co­mo su ma­yor re­to en se­mi­con­duc­to­res des­de Ja­pón a fi­nes de los 80. En ese en­ton­ces, Es­ta­dos Uni­dos pre­va­le­ció gra­cias a san­cio­nes co­mer­cia­les y avan­ces tec­no­ló­gi­cos. Las fir­mas ni­po­nas no po­dían igua­lar la tec­no­lo­gía de mi­cro­pro­ce­sa­do­res estadounidense, que im­pul­só la re­vo­lu­ción de las compu­tado­ras per­so­na­les, y se re­za­ga­ron res­pec­to a Co­rea del Sur en mi­cro­chips de me­mo­ria de ba­jos már­ge­nes.

Chi­na tie­ne ven­ta­jas que Ja­pón no te­nía. Es el mer­ca­do de mi­cro­chips más im­por­tan­te del mundo, al con­su­mir 58 por cien­to de las ven­tas de se­mi­con­duc­to­res de 354 mil mi­llo­nes de dó­la­res a ni­vel­mun­dia­le­nel2015,dea­cuer­do con Pri­ce­wa­ter­hou­se­Coo­pers LLP. Eso le da a Bei­jing el po­der de dis­cri­mi­nar, si así lo quie­re, a pro­vee­do­res ex­tran­je­ros.

Ca­si el 90 por cien­to de los 190 mil mi­llo­nes de dó­la­res en mi­cro­chips uti­li­za­dos en Chi­na son im­por­ta­dos o pro­du­ci­dos en ese país por fir­mas ex­tran­je­ras, es­ti­ma In­ter­na­tio­nal Business Strategies Inc., una fir­ma de in­ves­ti­ga­ción. Mu­chos mi­cro­chips son en­sam­bla­dos en fá­bri­cas chi­nas al in­te­rior de te­lé­fo­nos mó­vi­les y compu­tado­res pa­ra ex­por­ta­ción. Los 10 pri­me­ros ven­de­do­res de mi­cro­chips en Chi­na por in­gre­sos son ex­tran­je­ros.

Los go­bier­nos lo­ca­les crea­ron al me­nos otros 30 fon­dos de in­ver­sión en se­mi­con­duc­to­res, con un fi­nan­cia­mien­to anun­cia­do de más de 100 mil mi­llo­nes de dó­la­res. Si se con­cre­tan to­dos es­tos pro­yec­tos, la oferta mun­dial de chips de me­mo­ria re­ba­sa­ría la de­man­da por al­re­de­dor del 25 por cien­to en el 2020, cal­cu­la Berns­tein Re­search, ba­jan­do los pre­cios y gol­pean­do las ga­nan­cias de las com­pa­ñías de se­mi­con­duc­to­res a ni­vel mun­dial.

En to­tal, fir­mas chi­nas han lan­za­do 34 mil mi­llo­nes de dó­la­res en ofer­tas por com­pa­ñías de se­mi­con­duc­to­res es­ta­dou­ni­den­ses des­de el 2015, es­ti­ma el Rho­dium Group, fir­ma de in­ves­ti­ga­ción de mer­ca­do.

Las ofer­tas asus­ta­ron a Washington y la in­dus­tria. En reunio­nes pri­va­das, Mi­cron, In­tel y otros ad­vir­tie­ron que en­fren­ta­ba­nu­na“ame­na­zae­xis­ten­cial” de Chi­na, re­ve­la­ron fun­cio­na­rios de la in­dus­tria y gu­ber­na­men­ta­les. Las com­pa­ñías te­mían que­dar en­tre la es­pa­da y la pa­red. Ca­da com­pa­ñía es­ta­ba pre­sio­na­da a ven­der a Chi­na por te­mor a que sus com­pe­ti­do­res lo hi­cie­ron si ellas no.

El en­ton­ces Pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma plan­teó las in­quie­tu­des es­ta­dou­ni­den­ses res­pec­to a los pla­nes tec­no­ló­gi­cos de Chi­na con el Pre­si­den­te Xi Jin­ping en una reunión del 2016, de acuer­do con alle­ga­dos de Oba­ma. El Co­mi­té so­bre In­ver­sión Ex­tran­je­ra en Es­ta­dos Uni­dos, un gru­po de re­vi­sión in­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal, de­jó cla­ro que la mayoría de las ad­qui­si­cio­nes pro­pues­tas no se­ría acep­ta­da.

De acuer­do con el Rho­dium Group, só­lo al­re­de­dor de 4.4 mil mi­llo­nes de dó­la­res en ad­qui­si­cio­nes de em­pre­sas de se­mi­con­duc­to­res por par­te de Chi­na se con­cre­ta­ron des­de el 2015.

Plan­ta de se­mi­con­duc­to­res de Tsing­hua Uni­group, em­pre­sa que ha in­ver­ti­do 24 mil mi­llo­nes de dó­la­res en nue­vas fá­bri­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.