¡Amá­rren­les las ma­nos!

Lo s des­al­ma­dos par­ti­dos y go­ber­nan­tes pi­llos uie­ren ca­na­li­zar las do­na­cio­nes a con­ve­nien­cia.

El Norte - - Opinión - RMA MAR­TÍ­NEZ ma.mtzm@gmail.com

Nos en­ca­bri­ta ese alar­de sin sus­tan­cia de nues­tros go­ber­nan­tes que apro­vehan el momento trá­gi­co pa­ra su ci­mien­to per­so­nal. Se abren las uer­tas de la opor­tu­ni­dad pa­ra han­ta­jear en­nom­bre de los más es va­li­dos y aho­ra de­sam­pa­ra­dos.

Ve­mos por te­le­vi­sión al Pre­sien­te con su cha­que­ta ca­mu­fla­da, mo sol­da­do, dan­do un men­sa­je País. ¿Qué va­lor tie­ne es­te ti­po e in­ter­ven­ción ?¡ Ab­so­lu­ta m en­nin­guno!

Pa­re­cie­ra que Pe­ña in­ten­ta nar un es­pa­cio en­tre los hé­roes uda­da­nos, quie­nes gra­ta­men­te os sor­pren­die­ron des­de el prier momento de la emer­gen­cia or los sis­mos.

En­tre es­tos hé­roes es­tán in­nie­ros ci­vi­les, que de­tec­ta­ron años es­truc­tu­ra­les en vi­vien­das edi­fi­cios –mu­chos con fe­cha re­en­te de crea­ción–, y sa­ca­ron a luz prue­bas de cons­truc­cio­nes enun­cia­das por irre­gu­la­res y en sque pro­ba­ble­men­te exis­tie­ron mo­ra­les mo­ches.

En al­gu­nos de­rrum­bes ca­si se bser­vó la co­rrup­ción en los mi­sos es­com­bros, con ma­te­ria­les de pé­si­ma ca­li­dad o in­su­fi­cien­tes.

El pun­to cla­ve de es­ta ex­pe­rien­cia es que hoy se­me­jan­te co­rrup­ción se trans­for­ma en un ac­to cri­mi­nal. El Co­le­gio En­ri­que Réb­sa­men es­tá en­vuel­to en gra­ves pro­ble­mas: de acuer­do con la De­le­ga­ción Tlal­pan, pre­sen­tó ano­ma­lías des­de ha­ce sie­te años. Otros edi­fi­cios co­lap­sa­dos no res­pe­ta­ron el Re­gla­men­to de Cons­truc­cio­nes y la Ley de Pu­bli­ci­dad Ex­te­rior, que prohí­be que las azo­teas so­por­ten es­truc­tu­ras de anun­cios.

Jus­to es que las lec­cio­nes de­ri­va­das de la co­rrup­ción que­den do­cu­men­ta­das pa­ra siem­pre en Mé­xi­co.

Pe­ro, pe­se a la enor­me tra­ge­dia que sig­ni­fi­có una cuan­tio­sa pér­di­da de vi­das, el do­lor nos for­zó a ver­nos a no­so­tros mis­mos y va­lo­rar la ver­da­de­ra fuer­za ci­vil: den­tro de la de­ses­pe­ra­ción, los pri­me­ros que apa­re­cie­ron abrien­do pa­so fue­ron los ciu­da­da­nos que, con el uso de re­des so­cia­les, lo­gra­ron or­ga­ni­zar­se.

Así, es­ta so­li­da­ri­dad de ca­rác­ter úni­co re­ba­só a la ayu­da de las ins­ti­tu­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les.

Igual­men­te, nos in­dig­nó ates­ti­guar que, mien­tras mi­les de me­xi­ca­nos lu­cha­ban a bra­zo par­ti­do y sin tre­gua contra los es­com­bros, iba apa­re­cien­do el fe­nó­meno nau­sea­bun­do de los par­ti­dos po­lí­ti­cos de que­rer lle­var agua a su mo­lino. Por to­dos los me­dios in­ten­tan ca­pi­ta­li­zar la tra­ge­dia a su fa­vor.

El PRI pu­so su es­truc­tu­ra chan­ta­jis­ta en ac­ción, ma­ni­fes­tan­do ser el par­ti­do más ge­ne­ro­so. Ob­via­men­te, la fi­na­li­dad no es ali­viar el do­lor del pue­blo, sino sa­car ven­ta­ja pa­ra sus pro­pó­si­tos elec­to­ra­les rum­bo al 2018.

Te­le­vi­sa –in­ten­cio­nal­men­te o no, va­ya us­ted a sa­ber– no se que­dó atrás en su in­ten­to de au­men­tar su ali­caí­do ra­ting y, de la mano de in­for­ma­ción con­fu­sa de la Ma­ri­na, creó la historia de es­pe­ran­za del rescate de “Fri­da So­fía”. Es­te show du­ró ho­ras y ho­ras y, fi­nal­men­te, la ni­ña que“se co­mu­ni­ca­ba” en­tre los es­com­bros nun­ca exis­tió.

Oja­lá es­ta tra­ge­dia sea un par­tea­guas pa­ra que Mé­xi­co cam­bie. Los“mil len nials” nos des­per­ta­ron a to­das las ge­ne­ra­cio­nes del País.

La fuer­za de la crea­ti­vi­dad ya pa­re­ce es­tar en mar­cha an­te tan­ta des­gra­cia. El arte y sus crea­do­res se su­man con gran res­pues­ta. Mu­chos pin­to­res de bue­na ta­lla no só­lo do­nan el 30 o 40 por cien­to del va­lor de sus obras, sino el 100 por cien­to, pues ofre­cen sus crea­cio­nes a cam­bio del vou­cher de quie­nes rea­li­zan su con­tri­bu­ción en ins­ti­tu­cio­nes au­to­ri­za­das.

Es­cri­to­res, dra­ma­tur­gos y ci­neas­tas me­xi­ca­nos se­gu­ra­men­te usa­rán su crea­ti­vi­dad pa­ra con­ju­gar el do­lor con el abu­so de los go­ber­nan­tes y del sis­te­ma po­lí­ti­co.

Ob­vio que apa­re­cen in­fi­ni­dad de al­mas ge­ne­ro­sas, pe­ro tam­bién otras que só­lo quie­ren arre­ba­tar, y es ahí don­de en­tran los des­al­ma­dos par­ti­dos y go­ber­nan­tes pi­llos que ca­na­li­zan las do­na­cio­nes se­gún sus in­tere­ses.

¿Se­rá po­si­ble for­mar un gru­po de ciu­da­da­nos in­co­rrup­ti­bles que cui­de las ma­nos a los la­di­nos que te­ne­mos en el Go­bierno?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.