Tras el sis­mo

El Norte - - Opinión -

Du­ran­te 55 se­gun­dos, el edi­fi­cio don­de yo es­ta­ba el mar­tes 19 de sep­tiem­bre se sa­cu­dió de un la­do a ro. Así tam­bién se sa­cu­die­ron los sen­tiien­tos de egoís­mo y enojo que ve­nía­mos ar­gan­do sin ra­zón.

Unos mi­nu­tos des­pués de que las re­des sa­tu­ra­ban, y a cuen­ta­go­tas se res­ta­blea la co­mu­ni­ca­ción, lle­ga­ban los pri­me­ros en­sa­jes de que va­rios edi­fi­cios en la Ciuad de Mé­xi­co se ha­bían de­rrum­ba­do. Así, mbién a cuen­ta­go­tas la so­cie­dad se abrió, re­co­no­ció y se abra­zó por pri­me­ra vez n mu­cho tiem­po.

Los me­xi­ca­nos su­pi­mos que era tie­mo de su­mar, de ayu­dar­nos. Sin pro­to­co­los, n dis­tin­cio­nes, sin bu­ro­cra­tis­mos, su­má­no­nos por­que ha­bía que ha­cer­lo. Por­que éxi­co es y siem­pre ha si­do pro­fun­daen­te so­li­da­rio, y por­que no ha­bía tie­mo que per­der.

Fui­mos to­dos: so­cie­dad, ins­ti­tu­cio­nes, mpre­sas, or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les, co­mu­niad in­ter­na­cio­nal. To­dos.

Has­ta ayer eran 28 los paí­ses que se uma­ron a ayu­dar­nos des­de los pri­me­ros as pos­te­rio­res al te­rre­mo­to. De­be­mos co­no­cer­los: Ale­ma­nia, Ar­gen­ti­na, Bo­lia, Ca­na­dá, Chi­le, Chi­na, Co­lom­bia, Coa del Sur, Cos­ta Ri­ca, Cu­ba, Ecua­dor, El Sal­va­dor, Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, Es­pa­ña, Es­ta­dos Uni­dos, Gua­te­ma­la, Hon­du­ras, Is­rael, Ita­lia, Ja­pón, Pa­na­má, Pe­rú, Ru­sia, El Va­ti­cano, Sui­za, Tai­wán, Tur­quía y, sí, tam­bién Ve­ne­zue­la.

Pe­ro el ver­da­de­ro sa­cri­fi­cio y tra­ba­jo de ayu­da se dio y se si­gue dan­do en las ca­lles, dán­do­le pa­so a un Mé­xi­co ge­ne­ro­so, un Mé­xi­co de­sin­te­re­sa­do, un Mé­xi­co ca­paz de en­fren­tar es­te re­to: un nue­vo sis­mo exac­ta­men­te a 32 años de otro de gran mag­ni­tud.

A la par de abo­car­se a la re­cons­truc­ción por los da­ños oca­sio­na­dos, me pa­re­ce que es momento de pen­sar en la reac­ti­va­ción de la eco­no­mía y el te­ji­do so­cial en los Es­ta­dos afec­ta­dos.

Uno de los ele­men­tos cen­tra­les pa­ra lo­grar­lo son las ins­ti­tu­cio­nes, las cua­les te­ne­mos que de­fen­der, pe­ro tam­bién cri­ti­car pa­ra me­jo­rar­las. Son Oa­xa­ca y Chia­pas, por mu­cho, jun­to con Mo­re­los, Es­ta­dos re­za­ga­dos y po­bres. Hoy, an­te es­te re­to, tie­nen la opor­tu­ni­dad de reac­ti­var­se, no só­lo re­cons­truir­se.

Mé­xi­co ha vi­vi­do en los úl­ti­mos años va­rias ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les que no han ter­mi­na­do en una re­cons­truc­ción ejem­plar. Mu­chos ma­los me­xi­ca­nos sa­ca­ron y que­rrán sa­car ven­ta­ja de es­te pro­ce­so. In­clu­so a po­cas ho­ras del sis­mo ya ha­bía ro­bos, sa- queos y asal­tos a quie­nes brin­da­ban ayu­da.

Hoy más que nun­ca de­be ser la so­cie­dad, pe­ro so­bre to­do la con­fian­za y la trans­pa­ren­cia, lo que guíe los es­fuer­zos des­pués del te­rre­mo­to.

Nues­tros po­lí­ti­cos, en vez de ofre­cer di­ne­ro del pue­blo que el pre­su­pues­to les ha asig­na­do, de­be­rían bus­car la ma­ne­ra de fa­ci­li­tar la reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca en es­tos Es­ta­dos qui­tan­do trá­mi­tes ab­sur­dos y bu­ro­crá­ti­cos pa­ra abrir­le la puer­ta a una ur­gen­te in­ver­sión que ge­ne­re em­pre­sas y em­pleos.

Se sa­be que los par­ti­dos po­lí­ti­cos han re­nun­cia­do a 325 mi­llo­nes de pe­sos del fi­nan­cia­mien­to pú­bli­co pa­ra apo­yar la re­cons­truc­ción. Es­to es de­ma­gó­gi­co, pues só­lo con el fon­do dis­cre­cio­nal le­gis­la­ti­vo de los “mo­ches”, que no han com­pro­me­ti­do aún por cier­to, se po­dría cu­brir una bue­na par­te del es­ti­ma­do cos­to de re­cons­truc­ción, 39 mil mi­llo­nes de pe­sos.

Mu­cho hay que ha­cer pa­ra coor­di­nar los apo­yos que to­do Mé­xi­co pue­de y es ca­paz de fa­ci­li­tar pa­ra la re­cons­truc­ción sin per­der de vis­ta la reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca y so­cial. Ésa que no se ha­ce re­ga­lan­do di­ne­ro, co­mo quie­re ha­cer Mo­re­na con su bolsa de 103 mi­llo­nes de pe­sos, que más que ayu­da real a dam­ni­fi­ca­dos tie­ne to­da la fa­cha de un ac­to an­ti­ci­pa­do de cam­pa­ña.

¿Cuán­do en­ten­de­rán los po­lí­ti­cos que no ge­ne­ran un so­lo pe­so? ¿Que to­do el di­ne­ro que usan es nues­tro y no de ellos?

La reac­ti­va­ción de la que ha­blo re­quie­re in­ver­sio­nes fuer­tes, pre­ci­sas, de me­diano y lar­go pla­zos jun­to con la po­bla­ción afec­ta­da y su vo­ca­ción eco­nó­mi­ca; no pa­lia­ti­vos que pa­re­cen as­pi­ri­nas cuan­do nos he­mos frac­tu­ra­do va­rios hue­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.