Bron­co­di­le­ma

El Norte - - Opinión - JA­VIER LIVAS ja­vier­li­vas@pro­digy.net.mx

Jai­me Ro­drí­guez es­tá en un di­le­ma. De he­cho es un bron­co­di­le­ma por­que no es­tá na­da fá­cil de re­sol­ver. Por un la­do, qui­sie­ra ser Pre­si­den­te de éxi­co, pe­ro por otro no quie­re arries­gar la la de la Gu­ber­na­tu­ra que ya po­see, pe­ro oco ca­lien­ta por an­dar de aquí pa­ra allá.

Ha es­ta­do ma­du­ran­do su de­ci­sión al spec­to re­bo­tan­do con quie­nes lo si­guen dia­rio. Ya no son los cien­tos de mi­les de ns que sur­gie­ron du­ran­te su cam­pa­ña, pe­con po­qui­tos tie­ne pa­ra sen­tir­se obli­ga­do es­tar con­sul­tan­do a “la ra­za”.

Co­mo to­do en la vi­da, las co­sas siem­pre n más com­pli­ca­das de lo que a sim­ple vis­se pue­de ob­ser­var. Y en­tre más ba­ja­mos de­ta­lle más de­ta­lles sur­gen que an­tes o veía­mos y que se su­man a con­ver­tir su on­co­di­le­ma en ca­si una bron­co­pe­sa­di­lla.

Pa­ra al­guien que, se­gún di­cen, ba­ta­lla ara con­ci­liar el sue­ño, te­ner bron­co­pe­sa­dias pue­de afec­tar se­ria­men­te el pro­ce­so de cio­ci­nio del Go­ber­na­dor in­de­pen­dien­te.

Eso al­meno sesl oque pa­re­ce que es­tá­su­di en do cuan­do avien­ta ale ga­tos lar­gos so­bre ue si le abren pa­so o se pa­sa los ro­jos. Pue­de ue a na­die en reali­dad im­por­te mu­cho eso.

Lo que nos im­por­ta a quie­nes le ayu­daos co­mo pu­di­mos a que lle­ga­ra a la Guer­na­tu­ra del Es­ta­do más im­por­tan­te del País es qué de­ci­sión to­ma­rá y de qué ma­ne­ra to­do es­te pro­ce­so y su so­lu­ción fi­nal pue­den afec­tar la mar­cha de Nue­vo León.

Yo su­pon­go que “El Bron­co” es­tá ha­cien­do cuen­tas so­bre sus po­si­bi­li­da­des, ries­gos y pro­ba­bles des­fi­gu­ros. Y por más que ba­ja ce­ros y más ce­ros, no con­tie­ne y no sa­be qué quie­re y me­nos qué ha­cer con el re­loj im­pla­ca­ble en contra.

Él avien­ta el bus­ca­piés de que sa­ca­rá fir­mas, y si tie­ne éxi­to con eso le bas­ta pa­ra lan­zar­se. Lue­go acla­ra que pri­me­ro tra­ta­rá de sa­car las fir­mas en Nue­vo León pa­ra de nue­vo in­cor­po­rar a “la ra­za” en su de­ci­sión o qui­zá te­ner a quién echar­le la cul­pa de su de­ci­sión fi­nal.

Lue­go es­tá la com­pli­ca­ción de qué ti­po de li­cen­cia pi­de al Con­gre­so. Si co­mo se ru­mo­ra es­tá pla­nean­do sa­car per­mi­sos par­cia­les pa­ra te­ner abier­to el ma­yor nú­me­ro de op­cio­nes, pues re­sul­ta que sue­na co­mo al­go in­te­li­gen­te has­ta que se con­fron­ta con el “can­di­da­to ideal” que qui­sie­ra ser él, pe­ro que es­tá que­dan­do co­mo el in­de­ci­so que pa­ra Pre­si­den­te no sir­ve.

Le de­be es­tar pe­san­do mu­cho que co­mo Go­ber­na­dor ha cau­sa­do una gran de­cep­ción. Se es­pe­ra­ba mu­cho de él, de su dis­cur­so co­mo agen­te de cam­bio, co­mo una per­so­na echa­da pa­ra ade­lan­te. Ya ten- go tiem­po, mu­cho de no es­cu­char a al­guien que me­dio lo de­fien­da. Per­dió pi­sa­da o se ca­yó del Tor­na­do.

Yo con gus­to le da­ría una fir­ma de apo­yo su­je­ta a que cum­pla va­rias con­di­cio­nes.

Pri­me­ra: que ha­ga una re­nun­cia to­tal irre­vo­ca­ble. Que si se avien­ta al me­nos lo ha­ga ba­jo la apa­rien­cia de que tie­ne con­fian­za en su re­cia per­so­na­li­dad y mal­di­cien­tes dis­cur­sos. A los ra­jo­nes o sa­ca­to­nes na­die les cree y me­nos se les apo­ya.

La se­gun­da con­di­ción es que no se me­ta a de­sig­nar su­ce­sor. Que de­je al Con­gre­so en to­tal li­ber­tad pa­ra es­co­ger­lo. To­tal, peor no pue­de sa­lir.

La ter­ce­ra con­di­ción es que, una vez que se lan­ce, se com­pro­me­ta a tra­ba­jar en fa­vor de otro in­de­pen­dien­te que le va­ya ga­nan­do en las en­cues­tas. Es­to lo sa­bría­mos pa­ra enero o má­xi­mo fe­bre­ro. Lo que de­fi­ni­ti­va­men­te no se va­le es que ro­be vo­tos que nos ha­gan caer en otros va­le­ma­dres co­mo lo es el tal An­drés.

La cuar­ta con­di­ción es que, an­tes de que de­ci­da, nos pro­me­ta ha­cer bueno su com­pro­mi­so de que se so­me­te­ría a una re­vo­ca­ción de man­da­to a me­dio pe­rio­do. Él pue­de ma­ña­na or­ga­ni­zar una en­cues­ta pa­ra dar­se cuenta que la gran ma­yo­ría de los que lo vie­ron co­mo sal­va­dor aho­ra lo ven sim­ple­men­te co­mo ex­pli­ca­ble error.

Si se va que se va­ya ya, pe­ro pa­ra siem­pre, por­que Pre­si­den­te no se­rá nun­ca. Si se que­da, que apro­ve­che el momento de con­fu­sión que ha ge­ne­ra­do pa­ra re­com­po­ner to­do el de­sas­tre de Go­bierno que le cos­tó la re­nun­cia de los po­cos que le ayu­da­ron a dar­le cre­di­bi­li­dad.

Eso no es mu­cho pe­dir, creo yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.